Saltar a: navegación, buscar

Liga Anticomunista Mundial

Liga Anticomunista Mundial
Información sobre la plantilla
Institución
Error al crear miniatura: Falta archivo

Institución terrorista de nivel Mundial
Fundación:1966

Liga Anticomunista Mundial (WACL). Creada para extender los métodos de contrainsurgencia por el sudeste asiático y América Latina.

Historia

Fundada en Taiwán en 1966, por iniciativa del entonces Presidente de Taiwan y líder del Kuomintang (Nacionalistas chinos) Chiang Kai-shek, se funda, con la idea de oponerse al comunismo a escala mundial La Liga Anticomunista Mundial.

En el nacimiento de esta institución, también se vieron implicados el reverendo Moon y criminales de guerra nazis y nipones, la Liga Anticomunista Mundial (WACL) fue utilizada primero por Nixon para extender los métodos de contrainsurgencia por el sudeste asiático y América Latina.

Siete jefes de Estado participaban entonces en sus reuniones. Más tarde, cobró vida de nuevo en la época de Ronald Reagan, convirtiéndose en instrumento del complejo militar e industrial estadounidense y de la CIA durante la Guerra Fría.

Acciones

Se le encargaron entonces asesinatos políticos y la formación de las contraguerrillas en todas las zonas de conflicto, incluso en Afganistán donde estaba representada por Osama Bin Laden.

Fueron connotados miembros de la misma el boliviano Hugo Banzer Suárez, el argentino Jorge Rafael Videla y el paraguayo Alfredo Stroessner. Uno de los mayores criminales del país y la región, el ex general argentino Guillermo Suárez Mason, quien fuera importante figura de la Liga Anticomunista Mundial y agente privilegiado de la Central de Inteligencia estadounidense (CIA), tuvo un gran peso durante la pasada dictadura militar argentina (1976-1983) y fue uno de los más "expertos" hombres de las guerras sucias, contrainsurgencia y represión, que ejerció sin piedad alguna cuando fue jefe del Primer Cuerpo de Ejército, entre 1976 y 1980, momentos en los que se registraron la mayoría de los secuestros, torturas, muertes y desapariciones en los centros clandestinos de detención que estuvieron a su cargo.

También fue clave en la dirección de los asesores de la muerte que fueron los militares argentinos en la saga centroamericana y socio de John Negroponte, entonces embajador estadounidense en Honduras, en los pactos y alianzas para el crimen que se firmaron en Centroamérica en los años 80.

Fuentes