Saltar a: navegación, buscar

Mancha de ojo

Mancha de ojo
Información sobre la plantilla
Manchadeojo.jpeg
Mancha de ojo. Es considerada una de las enfermedades fungosas más importante de la caña de azúcar.

Historia y distribución

El primero en encontrar la enfermedad fue Hruger en 1890 en Java, dándole en nombre de "mancha de ojo" por la forma alargada de la lesión. Posteriormente Van Brenda de Haan en 1892 describe la enfermedad y llamó al organismo causal Cercospora sacchari.

En la India los primeros en reportar la enfermedad fueron Butler y Hafin en 1913, determinando que la enfermedad estudiada por ellos era del género Helminthosporium, parecida a Cercospora sacchari, por lo que propusieron denominarla Helminthoporium sacchari.

En Cuba fue observada en 1915 y se plantea que la enfermedad estaba poco propagada. Pero es hasta 1967 en que se comienza la realización de estudios más profundos sobre ella por un grupo de especialista del INICA considerándola como una de las enfermedades fungosas más importantes debido a u gran propagación por las diferentes zonas cañeras.

Síntomas

Esta enfermedad ataca el follaje de la planta fundamentalmente en variedades susceptibles, ataca también el tallo. En las hojas la enfermedad se presenta con pequeñas manchas elípticas y amarillentas, tomando después un color rojizo en el centro, rodeado por un halo amarillento, característica esta que da la apariencia de un ojo. En condiciones ambientales favorables y en variedades susceptibles, las manchas aumentan considerablemente de tamaño, del que surgen rayas de color rojizo, paralelas al nervio central de la hoja, producidas por la toxina del hongo, necrosando totalmente el limbo de la hoja. En el tallo la mancha aparece con tamaño irregular y de forma elíptica presentando una coloración roja carmelitosa, diseminadas por toda la superficie. Cuando la enfermedad está más avanzada las hojas más jóvenes se ven afectadas, produciéndose a su vez la muerte del cogollo, brotando gran cantidad de hijos aéreos.

Vías de diseminación

Esta enfermedad se hace más severa en los meses de invierno que es cuando las condiciones ambientales son más favorables para la propagación de la enfermedad. El factor que más ayuda al rápido esparcimiento de la enfermedad es la presencia de humedad sobre la hoja de la caña, así como de pesados rocíos o frecuentes lluvias.

Importancia económica

Cuando la enfermedad llega al estado de pudrición del cogollo las pérdidas pueden ser extraordinariamente significativas.

Métodos de Lucha

El control más eficaz para esta enfermedad al igual que la mayoría de las enfermedades fungosas, es la sustitución de variedades susceptibles por resistentes, aunque a veces este carácter lo determina las condiciones específicas de una zona o localidad.

Fuente

  • Agrotecnia de la caña de azúcar VI. Tomás Guzmán Hernández y otros.