Saltar a: navegación, buscar

Mariposas cubanas

Mariposas cubanas
Información sobre la plantilla
Mariposassscubanasss.JPG
Representan, dentro de los insectos cubanos, el grupo más conocido y más admirado.
Clasificación Científica
Reino:Animalia
Filo:Arthropoda
Clase:Insecta
Orden:Lepidópteras
Familia:Acrolepiidae

Mariposas cubanas. Las mariposas representan, dentro de los insectos cubanos, el grupo más conocido y más admirado. En los últimos tiempos Cuba ha podido escapar del exterminio de estos artrópodos, a causa del uso masivo de pesticidas, como ocurre en otros países. Por ese motivo, los campos se ven embellecidos por el vuelo vivaz de estos alados, que contribuyen a su vez a la polinización de la flora cubana

Generalidades

En Cuba se han colectado 177 especies de mariposas diurnas. Desde luego que este número se incrementa periódicamente a causa de las migraciones de muchas especies que llegan del continente o de otras islas. Actualmente sólo existen 18 especies que se consideran exclusivas de Cuba, y de ellas, las más vistosas y características son la avellaneda y el gundlachianus, ambas originarias de las provincias orientales y casi localizadas en esas provincias, especialmente la última, que únicamente se ha visto allí, y es muy abundante en esas regiones.

La Hymenitis cubana, la Dismorphia cubana y la Anetia cubana son especies que también se hallan en las montañas orientales de Cuba y son verdaderas joyas de la fauna americana.

Metamorfosis de las mariposas

Las mariposas son insectos ovíparos, sus huevos los ponen aislados o agrupados sobre las ramas o en las hojas de las plantas que servirán de alimento a sus larvas y orugas. El tiempo que tardan los huevos en desarrollarse es de tres a cuatro días generalmente

Las mariposas sufren metamorfosis o cambios de forma en su desarrollo. Las larvas tienen el cuerpo blando, por lo que algunos las denominan gusanos, por el parecido con las lombrices. En estado larvario tienen un aparato bucal masticador y llevan tres pares de patas toráxicas articuladas y cinco pares de falsas patas en la región abdominal. En algunas larvas faltan los primeros tres pares falsas patas abdominales y por eso caminan de una manera peculiar que les ha valido el nombre vulgar de orugas agrimensoras o medidoras. A la familia donde éstas pertenecen se le denomina geométridos. La llamada primavera de las plumierías es una de las larvas más grandes y hermosas de Cuba. Unas pocas de estas orugas son capaces de devorar en una noche todas las hojas del lirio tricolor, como se le llama también a la plumieria.

La oruga conocida con el nombre de bórer perfora el tallo de la Caña de azúcar y hace galerías en su interior, por donde penetran hongos y bacterias capaces de desdoblar el Azúcar, con grave perjuicio para la elaboración de este producto.

Algunas orugas son perforadoras de los frutos, como el gusano de los melones (Margaronia); otras son enrolladoras de las hojas (Hespéridos), y otras las llamadas pega pega (pirálidos), unen las hojas por sus bordes con un hilo, de manera que la oruga queda encerrada en una especie de tubo. Así permanece protegida de sus enemigos.

En los minaderos del cafeto la larva se nutre de los tejidos interiores de la hoja, de modo que la superficie superior y la inferior quedan separadas y mueren, tomando un color castaño.

Entre las mariposas diurnas se le llama perro del naranjo a la larva de una hermosa especie que ataca los cítricos. Las larvas recién nacidas suelen comer primero el parénquima de la hoja y cuando alcanzan mayor tamaño devoran los tejidos de este órgano. Crecen rápidamente y cambian de piel varias veces, fenómeno denominado muda. Cuando la larva ha crecido lo suficiente, deja de comer. Se adhiere a una hoja por medio de un hilo de seda y se cuelga o se envuelve con ella, con lo cual adquiere una cubierta rígida de color castaño generalmente. De este modo se convierte en crisálida (del griego chrysalis, oro), llamada así por el color dorado que ofrece en algunas especies.

La crisálida no come ni se mueve, y en ella se producen cambios que dan lugar a la mariposa adulta. Alguna orugas forman la crisálida en la tierra, y la mayoría tejen a su alrededor un capullo de seda. El período larvario varía mucho y generalmente depende de la temperatura. En muchas especies el período larvario es de 20 a 25 días, y el período pupal o de crisálida, de 8 días aproximadamente.

Las mariposas adultas tienen el aparato bucal dispuesto para la succión. En ellas las maxilas o apéndices bucales, están prolongadas y forman una larga trompa, que en reposo está arrollada en espiral (espiritrompa). Con esta espiritrompa liban el néctar de las flores, el cual constituye su principal alimento durante esta etapa de su vida.

Como vemos, ya adultas no dañan los cultivos y en cambio pueden ser útiles al hombre, puesto que contribuyen con otros insectos y las aves a la polinización o transporte del polen de una flor a otra asegurando la reproducción de los vegetales.

Mimetismo en las mariposas

Muchas mariposas presentan un aspecto o una coloración que les permite confundirse con el medio o con los objetos cerca de los cuales viven, de manera que pasan inadvertidas de sus enemigos. Este fenómeno se denomina mimetismo, palabra de origen griego que quiere decir imitación.

Algunas especies (Hamadryas) imitan la corteza de los árboles donde permanecen inmóviles durante una parte de su vida. Otras ofrecen un color verde que las confunde con el follaje de las plantas que visitan (Metamorpha).

La Siderone y la Historis tienen un color en la superficie inferior de las alas que, en reposo, imitan el reverso de las hojas.

El mimetismo no solo puede ser en el color, sino también en la forma del animal, que imita objetos diversos. Así, muchas orugas agrimensoras, en reposo, se fijan por las patas posteriores a la rama que las soporta y se mantienen inmóviles, imitando ramas muertas.

Algunas especies de Cuba

Las mariposas diurnas son las más vistosas generalmente y casi siempre carecen de nombre vulgar en Cuba, por lo que se las conoce sólo por su nombre científico.

  • La Hymenitis cubana, propia de los sitios boscosos de las montañas. Es frecuente en la Gran Piedra, Loma del Gato, Pico Turquino y otras regiones de la Sierra Maestra. Sus alas están desprovistas de escamas, por lo que resulta difícil observarlas cuando vuela en la sombra de los bosques. La larva se cría en las hojas del galán.
  • La Lycorea es otra especie propia de las regiones boscosas de las montañas orientales y se cría en el Jagüey. Los machos llevan en el extremo del abdomen dos penachos de pelos, normalmente ocultos en la piel, pero que proyectan y mueven cuando se los comprime con los dedos.
  • La Heliconius es una especie muy común en los jardines de toda Cuba. Es curiosa su costumbre de colocarse por la noche varios individuos uno al lado de otro en la misma ramita para dormir; se dispersan a la mañana siguiente.
  • La Siderone es una hermosa especie con fajas y manchas de color sanguíneo en la cara superior. Por debajo tiene color pardo con una faja que imita en conjunto el revés de una hoja. La mariposa suele posarse sobre las frutas maduras para chuparlas.
  • La Agraulis es muy común en todos los jardines, durante todo el año. Se crían en las pasionarias. Los adultos llevan por debajo unas manchas plateadas muy vistosas.
  • La Doxocopa vive sobre la jía. Los machos tienen sus alas con reflejos de color violeta de gran vistosidad.
  • El Gundlachianus, como ya se indicó, es exclusiva de la región oriental de Cuba. La especie fue nombrada así en honor al sabio naturalista alemán Juan Gundlach, quien dedicó casi toda su vida al estudio de la fauna cubana. Esta mariposa tiene en sus alas anteriores una mancha azul que cambia a verde según la posición. En las alas posteriores hay unas manchas de color rojo en fondo oscuro que hacen de los Papilios más bellos del continente americano.
  • La Sennae es frecuente en los jardines. El macho es de color amarillo y exhala un agradable perfume que fácilmente se percibe cuando lo acercamos al olfato recién capturado en el cuerpo. La hembra no tiene esa característica. Se distingue, además, porque su color es algo variable y ofrece dos manchas en las alas anteriores y el borde externo de sus alas más oscuras.
  • La Avellaneda vuela frecuentemente por los jardines de Santiago de Cuba y en las montañas de la Sierra Maestra, su nombre es en honor a la poetisa cubana que lleva ese nombre.
  • La Agarithe y La Kricogonia son especies que abundan en la playa de Varadero.
  • La Maerula es común en los alrededores de Santiago de Cuba. Se cría en el llamado fríjol de gallina (Cassia).
  • La Palmira vive comúnmente sobre el fango, al igual que otras especies del mismo género. La hembra de esta especie es blanca.
  • La Colobura se halla en la región occidental, pero es rara. Su larva vive debajo de las hojas tiernas de la yagruma hembra y como sólo las nervuras.
  • La Pelops de la familia ninfálide es una de las más pequeñas. Solamente se le ha visto en la playa Sardinero, en la provincia de Santiago de Cuba, aunque Gundlach la observó en toda la isla.

Mariposas que son plagas de los cultivos

Muchas mariposas atacan en estado larvario las plantas de cultivo y ocasionen cuantiosas pérdidas al hombre. Entre las mariposas diurnas puede citarse el Papilio andraemon, cuya oruga se conoce con el nombre vulgar de perro del naranjo, por ser una plaga de los cítricos; así como la Ascia monuste y la Pieris protodice, cuyas larvas atacan la col.

También hay algunos hespéridos, conocidos como enrolladores de las hojas, que dañan la caña de azúcar y otros cultivos importantes. Sin embargo la mayor parte de los lepidópteros que son plagas pertenecen a las mariposas nocturnas. De ellas en primer lugar está el bórer de la Caña de azúcar, cuyos daños se han calculado en millones de pesos por cada zafra.

Los falsos medidores de las yerbas también causan daños de consideración a la caña y a las plantas forrajeras.

La palomilla del maíz ataca varios cultivos, y los llamados cachazudos, cogolleros. mantequilla primavera y pega pega, que son plagas del tabaco, producen considerables daños en las vegas.

Fuente