Saltar a: navegación, buscar

Mensaje Subliminal

Mensaje Subliminal
Información sobre la plantilla
Mensajes-subliminales.jpg
Concepto:Señal o mensaje diseñado para pasar por debajo (sub) de los límites normales de percepción. Puede ser por ejemplo, inaudible para la mente consciente pero audible para la mente inconsciente o profunda; puede ser también una imagen transmitida de un modo tan breve que pase desapercibida por la mente consciente pero aun así, percibida inconscientemente.
Mensaje subliminal. Mensajes diseñados para pasar por debajo (sub)de los límites (liminales) normales de percepción (umbral de conciencia). Estos puede ser registrados por la mente consciente pero no por la mente inconsciente o profunda; puede ser un sonido de baja frecuencia, una imagen transmitida de un modo tan breve, etc.

Interpretación

Estas definiciones no debemos entenderlas como una división entre lo consciente y lo inconsciente. Aunque la percepción se produce a través de canales paralelos, los procesos aware o “consciente de” y los inconscientes, constituyen una unidad. Tanto los unos como los otros son parte integrante de la conciencia. Los mensajes subliminales son especialmente diseñados para pasar por debajo de los límites del umbral de conciencia pero siempre estarán por encima de los límites de la percepción.

Características

La intensidad o tiempo de exposición mínimo necesario para la detección consciente de la presencia de un estímulo, se conoce como el umbral de la conciencia. En este nivel, lo único que un sujeto pueden reportar es que vio u oyó “algo” sin poder identificar exactamente que es. Cualquier estímulo que se encuentre por encima del umbral de la conciencia se llama estímulo supraliminal.

Todo estímulo posee dos características fundamentales estas son: la intensidad y la frecuencia.

  • La intensidad se refiere al nivel de energía necesaria para que la energía física sea convertida en energía biopotencial; y la frecuencia al número de oscilaciones de una onda (sea mecánica, electromagnética, etc.) en una unidad de tiempo. Digamos, al insertar una imagen entre las 24 que se proyectan por segundo, en el caso del cine, y 25 en la televisión, no se produce la persistencia en la retina. El ojo ve y el cerebro recibe el estímulo, pero por debajo del umbral e conciencia.

Vías

Para determinar si un estímulo es percibido de forma consciente se utilizan dos vías: una es el reporte verbal o subjetivo, es decir que los sujetos manifiesten si recibieron o no la información; y la otra es la discriminación u objetiva, en una tarea de elección forzada. Para comprobar cuando un estímulo subliminal es percibido solamente se puede realizar por la segunda vía ya que, como se dijo anteriormente, si el estímulo está por debajo del umbral de conciencia, no es posible hacer un reporte verbal del mismo.

Por otra parte, algunos psicólogos consideran que el término percepción subliminal es inapropiado. Para estos el concepto de percepción implicaría siempre la identificación consciente del un estímulo o de su significado; aunque en la actualidad tiende a abandonarse la noción de percepción como un proceso único que implica necesariamente cierto grado de conciencia, para concebirse la percepción como un proceso que abarca una serie de estados o fases de procesamiento de la información proveniente de estímulos externos, gran parte de los cuales tiene lugar fuera de la conciencia.

Técnicas de estimulación

En los experimentos subliminales se emplean diversas técnicas de estimulación cuyo objetivo es prevenir el conocimiento consciente de los estímulos por parte de los sujetos.

Más utilizadas

  • Enmascaramiento: Esta técnica consiste en la presentación de un estímulo fugaz “A”, inmediatamente seguido por otro de mayor duración “B”. Por ejemplo, Smith, Spence y Holt, presentaron a un grupo de sujetos el dibujo de un rostro humano emocionalmente inexpresivo precedido por breves exposiciones de las palabras “feliz” y “enojado”; el resultado fue que los sujetos tendían a percibir un “rostro feliz” cuando el rostro inexpresivo era precedido por la palabra subliminal “feliz”.
  • Estimulación empobrecida directa: Consiste en la exposición directa de un estímulo por debajo del umbral de conciencia o de reconocimiento y la ejecución posterior de una tarea específica. El tipo de respuestas del sujeto frente a esta tarea habrá de poner en evidencia si existió o no un registro no consciente del estímulo en cuestión.
  • Empotramiento: Esta consiste usualmente en insertar el estímulo crítico (como puede ser una palabra o una figura) en el contexto de un material visual mas complejo (como una fotografía) de manera tal que aquel no pueda percibirse a nivel supraliminal. Por lo que estimulo critico se vería camuflado en el material que se presenta al sujeto. Esta técnica es muy empleada en el campo de la publicidad.
  • Estimulación dicótica: Esta técnica consiste en la presentación simultánea de los estímulos (auditivos o visuales) subliminal y supraliminal por canales (auditivos o visuales) diferentes.

De estas cuatro las más utilizadas tanto en la publicidad como en la experimentación han sido la estimulación empobrecida y el empotramiento, o la combinación de varias de ellas.

En muchas ocasiones se denomina subliminal a otros tipos de publicidades que nada tiene que ver con ella, por ejemplo: la publicidad asociativa y el emplazamiento. Frecuentemente se han confundido los estímulos subliminales con los estímulos supraliminales (muy poco, pero por encima del umbral mínimo). Sobre este tipo de estímulos existen numerosos experimentos le que otorgan cierta influencia sobre la percepción de determinadas formas. No obstante, su aplicación a la comunicación publicitaria se hace bastante difícil.

Existe poca literatura confiable que apoye la teoría sobre la existencia de la percepción subliminal o inconsciente. Igual sucede con la evidencia experimental, pocos estudios han logrado aportar elementos de peso.

Investigaciones realizadas

Goreger 1984

Una de estas escasas evidencias es la investigación realizada en 1984 por Goreger en la que presentó individualmente a un grupo experimental una serie de palabras por debajo del umbral de conciencia y, a continuación de cada palabra, durante dos segundos, una matriz con palabras colocadas al azar en cada una de sus 24 celdas. Estas palabras eran semánticas o estructuralmente semejantes a la palabra presentada en el estímulo. Por ejemplo, para la palabra subliminal TOWN (pueblo), una alternativa semántica sería CITY (ciudad), y una alternativa estructural sería FLOWN (exaltado). El mismo procedimiento se aplicó a un grupo de control excepto que en lugar del estímulo se presentó un campo blanco. Los sujetos fueron avisados que se presentaría una palabra en forma muy rápida. Su tarea consistiría en seleccionar de la matriz aquella palabra que ellos pensaban había sido expuesta previamente.

Resultados

Los resultados de este experimento indicaron que los sujetos eligen frecuentemente la alternativa semántica en la condición subliminal; muy pocas veces escogen las alternativas estructurales; mientras que en la condición de control la elección era aleatoria. Esto sugiere que los estímulos subliminales reciben un procesamiento predominantemente semántico, y que no afecta significativamente la alternativa de una elección estructural.

Poetzl

Otra de las experiencias que aportan evidencia de la existencia de este fenómeno nos llega de Poetzl. Este investigador demostró la influencia de los estímulos subliminales sobre el contenido de los sueños. Su estudio consistía en presentar a los sujetos por fracciones de segundo, un paisaje y luego pedirles que describieran y dibujaran lo que habían visto.

Aquellas partes del material estímulo que los sujetos no representaron en ese momento, aparecieron luego en los dibujos y descripciones que hicieron de sus propios sueños al día siguiente.

Holland y Spence

Igualmente, la memoria ha sido objeto de estudio. Holland y Spence observaron que la exposición subliminal de la palabra “queso” tendía a provocar el recuerdo de los sujetos hacía aquellas palabras semánticamente asociadas con “queso”. Según los investigadores esto se debe a que el estímulo subliminal produce una activación de un conjunto de significados relacionados con el mismo lo cual facilitaría el recuerdo de los asociados semánticos de una lista de palabras.

Más allá de su “uso artístico”, no existen pruebas de que se produzcan cambios perceptibles en el oyente o el espectador capaces de hacer consumir a dichos espectadores un producto, o cambiar sus ideas.

En Cuba

En Cuba se han realizado pocas investigaciones referentes a la percepción subliminal(o al menos no está bibliografiada). Una de estas investigaciones es la realizada por el Prof. Demetrio Compa Gallardo en la Universidad de la Habana, donde participaron 800 estudiantes. El propósito de la misma era determinar la existencia de la percepción subliminal. Aunque finalmente no se logró delimitar el lugar exacto, ni las condiciones necesarias para que se produjera el fenómeno, el propio investigador refiere que a partir de las observaciones clínicas y experimentales había llegado a la conclusión de que existe un canal especial de procesamiento de información.

Conclusión

Además del contenido semántico, racional y secuencial, en estas investigaciones no se menciona si se han tenido en cuenta algunas técnicas o principios del diseño gráfico en la presentación del estímulo, como son los colores, la forma, la escala, la disposición espacial del elemento estímulo, entre otros. La emisión de un mensaje subliminal, aunque está dirigido al subconsciente de un individuo o grupo, constituye un acto de comunicación, y como tal es lógico suponer que contenga algunos “mecanismos” similares a los empleados en la propaganda y la publicidad conscientes.

Se trata de una cuestión fundamental conocer en qué medida, cómo, y cuándo recibimos, o nos vemos influidos por este tipo de estímulo del que no se tiene conciencia; si el manejo del procesamiento inconsciente constituye una técnica infalible de manipulación psicológica, con una incidencia real y práctica; o si por el contrario, carece por completo de posibilidad de influir sobre la actividad consciente.

Fuentes

  • Ramonet, Ignacio: Propagandas silenciosas. Editorial Ciencias sociales. La Habana , 2006