Saltar a: navegación, buscar

Mercedes Varona González

Mercedes Varona
Información sobre la plantilla
Mercedes Varona.jpeg
Patriota revolucionaria
NombreMercedes Varona
Nacimiento24 de septiembre de 1851
Las Tunas, Bandera de Cuba Cuba
Fallecimiento1 de enero de 1870
Las Tunas, Bandera de Cuba Cuba
Mercedes Varona. Patriota de la provincia Las Tunas, Cuba, cuyo nombre ostentó el primer club femenino del Partido Revolucionario Cubano.

Síntesis biográfica

Poco se conoce sobre esta cubana que ve la luz en Las Tunas -ciudad ubicada en el activo Camagüey- el 24 de septiembre de 1851; año que marca el sentir patriótico de la región porque ocurre el levantamiento armado que encabezara Joaquín de Agüero y el fusilamiento de este gran líder principeño al frustrarse el intento.

En un ambiente donde germinan los anhelos libertarios, crece Mercedes Varona González dentro de una de las tantas familias cubanas identificadas con el pensamiento anticolonialista; y se nutre en esas espontáneas tertulias domésticas donde padres, hermanos, primos y amigos piensan juntos en la independencia. Mas esta añoranza colectiva no se marchita como sueño irrealizable; desde octubre de 1868, cuando la contienda se desencadena, todos se suman a la batalla bélica.

Pero el sexismo de la época y por ser la menor de los hermanos, Mercedes queda en casa cuidando a sus ancianos padres mientras los hombres de la familia parten a la guerra. Sin embargo, su amor por Cuba le impide postrarse en la marginación; ella sabe que las bisoñas tropas requerían de medicamentos, pertrechos e informaciones. Y en alianza con sus sirvientas, se convierte en colaboradora y agente, haciendo de la retaguardia la esfera de su prolífera acción patriótica.

Labor Revolucionaria

La valentía y seriedad revelada por esta joven luchadora en cada una de sus misiones, determinan que su primo -el alto oficial mambí Vicente García- le pide que confeccione un plano de la ciudad; tarea realizada con tal exactitud y definición que garantizó el éxito del ataque insurgente.

La vigilancia enemiga acosa a Mercedes por la creciente sospecha de su quehacer conspirativo al punto que sus padres tramitan el reglamentario salvoconducto a fin de abandonar el lugar y refugiarse en Manzanillo. Coincidentemente, una columna española dirigida por el tte. coronel March, también se encaminaría hacia esa ciudad y, creyendo que la relación de esta familia con los insurrectos impediría que las tropas mambisas los atacaran, les concedieron el permiso con la condición de realizar el viaje junto a estos militares.

A pocos días, ella a caballo y sus padres en una carreta, comienzan la travesía; pero ocurre un tiroteo en las cercanía de Las Arenas. Enardecida por el encuentro con sus compatriotas, Mercedes cabalga hacia ellos y los alienta:

"Fuego cubanos! !Poco me importa la vida!. !Viva Cuba Libre!

Muerte

Ante el inespedado combate y en un rapto de evidente cobardía, March da la orden de castigar la temeraria reacción de la muchacha quien recibe un mortal disparo en la cabeza ante la atónita mirada de sus padres que presencian el absurdo crímen. Era el 1 de enero de 1870.

Desde entonces, la caída en combate de Mercedes Varona la inscribe como La Heroína de Las Arenas en el largo historial de sacrificios escritos por tantas "anónimas" cubanas que formaron parte del movimiento independentista. Su contribución y firmes convicciones, la llevan a inmolarse cuando sin alcanzar los 20 años de edad le fue arrebatada toda una fértil existencia por vivir.

Reconocimiento a su labor

Cuando en 1892 la palabra inspiradora de José Martí llama a materializar la unión y la lucha en forma de clubes patrióticos, la puertorriqueña Inocencia Martínez, esposa de Sotero Figueroa, enamorada como él de la libertad para las dos islas, a poco de surgir el Partido Revolucionario Cubano funda la primera célula femenina. Y la bautiza con el nombre de Mercedes Varona.

A dos décadas del asesinato de la mártir tunera, este gesto patentiza la continuidad de una aspiración y certifica el respeto a las generaciones que entregaron lo mejor de sí por conquistarla, mediante la fraternidad entre pueblos que fueron "de un pájaro, las dos alas" . Asi mismo, anuncia la identificación de género a través del sentimiento patriótico, pues solo 15 de los más de 75 clubes femeninos organizados por las emigradas llevaron un nombre de mujer reflejando el autorreconocimiento al valor femenino.

El "Mercedes Varona" de Nueva York tuvo entre su membresía a la poetisa puertorriqueña Lola Rodríguez de Tió y a la añeja luchadora cubana Emilia Casanova, casada con el prestigioso intelectual Cirilo Villaverde; y animó la multiplicación del asociacionismo político femenino: ya a fines de ese año, en Cayo Hueso se inaugura el club "Mercedes Varona no. 2" , y en 1897 se calcula que más del 25% de todas estas agrupaciones estaban integradas por mujeres y niñas.

Además de la recolección de fondos, estos clubes fueron herramienta forjadora de cubanía afincando los valores culturales e históricos de la Patria, a pesar de la ausencia y las distancias. Las emigradas sabían que otra de sus misiones era garantizar el relevo para la futura guerra. Sus hijos o hermanos que no conocían la isla o partieron de ella demasiado temprano, fraguaban su patriotismo al escuchar las vivencias o relatos de un pasado glorioso en el que también la imagen de Mercedes Varona debió dejar la huella moral en esa humilde grandeza de quienes ofrendaron vida y juventud por ver a Cuba libre.

Fuente

</div>