Saltar a: navegación, buscar

Monopolio

Monopolio
Información sobre la plantilla
Monopolio empresarial.jpeg
Concepto:Forma de mercado en que la oferta se encuentra concentrada en manos de un único oferente, mientras que la demanda proviene de una multitud de demandantes.
Monopolio. Privilegio exclusivo de fabricar ciertas cosas o de ejercer un determinado control sobre el mercado de un producto o un servicio. Forma de mercado en que la oferta se encuentra concentrada en manos de un único oferente, mientras que la demanda proviene de una multitud de demandantes.

Ejemplos de monopolios

Monopolio Bilateral

Forma concreta de mercado en la que hay un solo demandante o comprador y un solo oferente o vendedor. Mercado en el que hay un solo comprador y un solo vendedor. Bilateral monopoly. Situación del mercado caracterizada por la existencia de un único oferente y un único demandante. El precio lo fijará aquel que tenga mayor poder o sea más fuerte.

Monopolio Comercial

Monopolio en el que un único vendedor o un único comprador tiene capacidad para fijar el precio de un bien determinado.

Monopolio de Demanda

Forma concreta de mercado caracterizada por la existencia de un único comprador y numerosos vendedores. Al monopolio de demanda también se le denomina monopsonio. Es el caso simétrico del monopolio de oferta.

Monopolio de Emisión

Concesión a una entidad financiera de la exclusiva de la puesta en circulación de billetes

Monopolio Discriminador de Precios

Poder que ejercen una o varias empresas sobre el precio de mercado de un bien o servicio, imponiendo diferentes precios a distintos tipos de consumidores o asignando a cada consumidor diferentes precios por unidades diferentes del mismo bien o servicio. Aquel monopolio en el que el único vendedor ofrece el mismo producto o productos muy similares a precios distintos a los diferentes clientes que intervienen en ese mercado.

Monopolio de Oferta

Según su etimología griega, la palabra monopolio expresa o significa un solo vendedor. Forma concreta de mercado caracterizada por la existencia de un único oferente o vendedor y numerosos compradores. Al existir un único oferente o vendedor, éste podrá imponer el precio que más le convenga para maximizar su beneficio. El denominado grado de monopolio o poder para influir sobre los precios no depende sólo del número de oferentes o vendedores, que en el caso del monopolio de oferta sería máximo al existir un único vendedor, sino también de la forma concreta de la función de demanda y, en particular, de su mayor rigidez o menor elasticidad. En un mercado de competencia perfecta la función de demanda es infinitamente elástica y ningún vendedor individual puede influir en los precios (el precio viene dado por el mercado). Cuando la función de demanda es muy elástica, sin llegar a serlo completamente, un pequeño incremento en el precio provoca, por lo regular, un fuerte descenso en la cantidad vendida, y lo que se gana por un lado (al vender a un mayor precio) puede resultar insuficiente para compensar lo que se pierde por el otro (al vender una menor cantidad de producto). Cuando se trata de una función de demanda rígida, como ocurre con ciertos bienes de primera necesidad de difícil sustitución, el poder del monopolista para influir sobre los precios es, en cambio, mucho mayor, puesto que para un determinado incremento del precio el descenso de la demanda es mucho menor. Como medida del poder o grado de monopolio suele tomarse el valor recíproco de la elasticidad de demanda.

Situación de mercado en la que hay muchos demandantes y tan sólo un oferente que puede influir en el precio de sus productos tratando de maximizar beneficios.

Elevada ganancia monopolista

Beneficio de magnitud sensiblemente mayor que la ganancia media y del que se apropian los monopolios capitalistas cuando establecen su dominio en una o en varias ramas de la economía.

En tiempos del capitalismo premonopolista, era un fenómeno raro y transitorio. Bajo el imperialismo se ha convertido en una forma constante de ganancia. Apropiarse de una elevada ganancia monopolista constituye el fin de toda la actividad de los monopolios. En el capitalismo monopolista, la obtención de este tipo de ganancia por parte del gran capital constituye una de las formas en que se manifiesta la ley económica fundamental del capitalismo. El dominio de los monopolios en la economía de los países imperialistas dificulta la libre emigración del capital de las ramas con baja cuota de ganancia a las ramas en que la cuota de ganancia es elevada, es decir, dificulta la nivelación de las diversas cuotas de ganancia en una cuota media única. El resultado es que el capital monopolista logra apropiarse de una ganancia que supera en mucho a la ganancia media.
“El monopolio proporciona superganancia, es decir, un excedente de ganancia por encima del beneficio normal, corriente en todo el mundo capitalista”

Por regla general, los monopolios sacan dicha superganancia estableciendo sobre las mercancías elevados precios monopolistas, considerablemente superiores a los precios de producción. La elevada ganancia monopolista se forma a cuenta de la plusvalía creada por el trabajo de los obreros asalariados, y también a expensas del valor creado por el trabajo de los pequeños productores de mercancías. Sus fuentes son:

  1. un aumento enorme de la explotación del proletariado del país que se logra intensificando el trabajo, recurriendo en gran escala al trabajo de la mujer, peor remunerado, reduciendo el salario por debajo del valor de la fuerza de trabajo apropiándose de una parte del salario de los obreros por medio de los impuestos y de la inflación, elevando los precios sobre los artículos de amplio consumo;
  2. la explotación de los campesinos trabajadores y de los pequeños granjeros mediante las denominadas “tijeras de los precios” (se fijan elevados precios de monopolio a los artículos industriales que los monopolios venden, y bajos precios de monopolio a los productos agrícolas), a través del crédito y de los impuestos. De este modo, una gran parte del valor creado por los campesinos trabajadores y los granjeros pasa a manos de los monopolios;
  3. la explotación de los pueblos de otros países, sobre todo de los poco desarrollados en el aspecto económico, por medio del intercambio no equivalente y la obtención de enormes beneficios sobre el capital invertido en tales países. Contribuyen asimismo en importante medida a asegurar elevadas ganancias monopolistas las guerras y la militarización de le economía. Los monopolios se apropian también de parte de la plusvalía producida en las empresas de los capitalistas pequeños y medios. El afán de los monopolistas de obtener la ganancia máxima origina, entre ellos, una encarnizada lucha competitiva y conduce a la agudización de todas las contradicciones del capitalismo.

Precio de monopolio

Precio que se aparta del valor o del precio de producción de una mercancía dada. Forma económica con que los monopolios capitalistas obtienen superganancias. El precio de monopolio es igual a los costos de producción más la elevada ganancia monopolista.

En la época del capitalismo premonopolista, en régimen de libre competencia, los precios de monopolio sobre las mercancías se establecían tan sólo para productos agrícolas raros y, parcialmente, industriales, debido a la necesidad de pagar la renta monopolista del suelo. Como fenómeno masivo y regular los precios de monopolio son inherentes tan sólo al imperialismo, y se establecen cuando los monopolios se imponen, durante largo tiempo y en gran escala, en la esfera de la producción y de la circulación y logran desviar el precio de mercado respecto al precio de producción tanto en más como en menos.

Tipos

Se distinguen dos tipos de precios de monopolio: los elevados, a que los monopolios venden su producción y los bajos, a que los monopolios compran la materia prima o los productos destinado a la reelaboración y a la venta sobre todo en los países coloniales y dependientes.

Permanencia en el mercado

Con el fin de mantener en el mercado los precios de monopolio, los monopolios capitalistas:

  1. obstaculizan la libre emigración de capitales impidiendo al competidor que rebaje el precio de monopolio o estableciendo un acuerdo con él para mantener un precio determinado,
  2. limitan la producción de mercancías en el mercado interior, sin que les arredren ciertas reducciones en la producción ni siquiera la destrucción de las mercancías "sobrantes",
  3. utilizan el Estado burgués para proteger el mercado interior contra la competencia extranjera estableciendo elevadas tarifas arancelarias.

Los precios de monopolio no eliminan la acción de la ley del valor como ley de los precios de las mercancías. Lo que gana el capital monopolista gracias a los precios de monopolio, lo pierden los trabajadores de los países capitalistas y también las masas populares de los países coloniales y económicamente débiles, de donde los monopolistas, mediante el intercambio no equivalente, extraen ingentes ganancias. Cierta porción del precio de monopolio forma parte de la ganancia de la burguesía que no entra en la agrupación monopolista. De este modo, en el precio de monopolio se entrecruzan los intereses de diferentes clases y grupos de la sociedad capitalista. Por este motivo, el crecimiento de los altos precios de monopolio, así como la reducción de los bajos precios monopolistas -fenómeno que se observa sin cesar- conduce a la ulterior agudización de las contradicciones de clase del imperialismo.

Consorcio

Forma de agrupación monopolista; se da cuando un grupo de monopolistas domina muchas empresas por medio de nexos financieros, convenios sobre patentes y licencias, acuerdos sobre comunidad de intereses, uniones personales, etc. con el fin de asegurarse elevadas ganancias monopolistas. Del consorcio suelen formar parte no sólo empresas de ramas diversas de la industria y del transporte, sino, además, firmas comerciales, bancarias y de seguros. Las empresas englobadas en los consorcios formalmente siguen conservando su independencia, mas de hecho se subordinan al control de los magnates de las finanzas que los encabezan. Al frente del consorcio figura ya sea a compañía Industrial más fuerte ya sea el banco más importante que se encuentra en manos de los grupos de la oligarquía financiera. En el consorcio es donde se manifiesta de la manera más palmaria la fusión, propia del imperialismo, del capital monopolista bancario con el capital monopolista industrial. Los consorcios son un exponente del alto nivel a que han llegado en la producción, la concentración y la centralización del capital.

Outsiders

Empresas capitalistas que no forman parte de las uniones monopolistas de su rama en la industria, en el comercio, en la banca, en los seguros, etc. En los países capitalistas, muchas empresas pequeñas, medias y a veces grandes, se mantienen al margen de los monopolios. "Outsiders" y monopolistas compiten entre si por la conquista de los mercados y por la obtención de beneficios. En esta lucha, suelen vencer los monopolios. En los casos en que las empresas "outsiders" constituyen un obstáculo para que los monopolios lleven a cabo determinadas medidas, éstos no cejan hasta arruinar a las empresas no monopolizadas o hasta obligarlas, bajo amenaza de desaparición, a adherirse a los acuerdos monopolistas. Donde impera el capitalismo monopolista de Estado, el Estado imperialista protege con todos sus medios los intereses de los monopolios y promulga leyes especiales para obligar a los "outsiders" a ingresar en las agrupaciones monopolistas. En la etapa de la crisis general del capitalismo, se han promulgado leyes de dicho tipo en Alemania, en Francia, en Suecia y en otros países capitalistas. En períodos de coyuntura favorable, se crean nuevas empresas "outsiders" en algunas ramas lo cual lleva a una intensificación de la competencia y de la anarquía en la economía capitalista.

Fuentes

Enlace externo