Saltar a: navegación, buscar

Museo de la Guerra Hispano Cubano Norteamericana

Museo Guerra Hispano Cubano Norteamericana
Información sobre la plantilla
(M G H C N)
Entrada del museo.jpg
Museo que expone una colección de objetos relacionados con la guerra hispano-cubano-norteamericana. Fundado por el Comandante de la Revoluión Juan Almeida Bosque
Información geográfica
PaísBandera de Cuba
CiudadSantiago de Cuba
Información general
Inauguración=17 de julio de 1998
Información visitantes
DirecciónCarretera de Siboney km 13 1/2

Museo de la Guerra Hispano Cubano Norteamericana.Institución donde se atesoran objetos de inigualables valores patrimoniales. A través de tres salas de exposición se muestran los antecedentes, guerra y sus consecuencias, para ofrecer una amplia visión de los sucesos ocurridos en 1898, cuando Estados Unidos intervino en la guerra que ya los cubanos tenían ganada contra la metrópoli.


Ubicación

Ubicado en el km 13 1/2 de la carretera de Siboney, próximo a la Granjita Siboney, en Santiago de Cuba.

Historia del inmueble 

La construcción del inmueble data del año 1983 con un sistema de construcción tradicional. Su estructura posee columna, viga, loza, piso de granito, carpintería, madera y cristal. Tiene un área verde extensa con plantas ornamentales y frutales. Inicialmente fue concebido para una galería de pintura que exponía la temática de la Generación del Centenario, siendo su autor Daniel Rodríguez Varela, un camagüeyano autodidacta. Su función como galería termina en el año 1992. Luego de un período cerrado de 6 años por iniciativa del entonces Ministro de Cultura de la República de Cuba Dr. Armando Hart Dávalos, el local se convierte en el Museo de la Guerra Hispano Cubano Norteamericana. Inaugurado por el Comandante de la Revolución Juan Almeida Bosque, el 17 de julio de 1998.

Salas

Sala 1: Antecedentes

Es aqui donde se da a conocer la política que sigue Estados Unidos a finales del Siglo XIX para apropiarse de las pocas colonias que le quedaban a España en el Caribe, Cuba y Puerto Rico y en el Pacífico, Islas Marianas, Filipinas y Hawái. Para esta fecha la mayor parte del capital que circulaba en la isla era norteamericano. Estados Unidos utiliza la prensa amarilla para crear una campaña para propiciar un ambiente favorable en el pueblo norteamericano que simpatizaba con la causa cubana, se concientizara y viera con buenos ojos la intervención en el conflicto que se libraba en la isla. España estaba en total decadencia, no poseía los recursos necesarios para continuar financiando la guerra en Cuba, ni contaba con el potencial humano necesario para fortalecer el gran ejército que ya existía en al isla. A finales de 1897 la guerra estaba a favor de los cubanos, momento propicio para que Estados Unidos interviniera en el conflicto.

España pretendía terminar esta situación con una autonomía la cual no fue aceptada por el gobierno de la República en Armas, porque no se reconocían las ideas independentistas del pueblo cubano.

Sala 2: Guerra

El 25 de enero de 1898 había llegado a La Habana el buque acorazado Maine para devolver una visita amistosa al gobierno español y defender los intereses de los ciudadanos norteamericanos que se encontraban en la isla, pero en la noche del 15 de febrero de 1898 explota misteriosamente este barco, pretexto que utiliza Estados Unidos para declararle abiertamente la guerra a España. El 19 de abril de 1898 se aprueba la Resolución Conjunta, documento donde se planteó que se respetaría la beligerancia de los cubanos y se reconocería su libertad e independencia.

Posteriormente se realizó el bloqueo naval a los diferentes puertos de la isla, primero por la parte occidental, se suponía que la escuadra española al mando del Almirante Pascual Cervera y Topete que había salido de Cádiz llegara al puerto de La Habana, por condiciones adversas llegó el 19 de mayo de 1898 a Santiago de Cuba. El bloqueo se extiende hacia la parte oriental con el objetivo de evitar que llegasen refuerzos de España a la isla, debilitando y llevando a la rendición a las tropas españolas. El 20 de junio de 1898 se efectúa en Aserradero una entrevista entre oficiales norteamericanos y cubanos donde se aprobó el plan de acción propuesto por los cubanos, consistía en el desembarco de las tropas norteamericanas por el suroeste de Santiago de Cuba, tomando como punto de reunión Sigua.

El 22 de junio de 1898 desembarcaron tropas cubanas por Daiquirí y el 23 de junio de 1898 tropas norteamericanas y cubanas por Siboney, el día 25 concluyen los desembarcos.

El 24 de junio de 1898 comenzó el combate de Las Guásimas que concluye al dia siguiente con la retirada de las tropas españolas hacia la ciudad de Santiago de Cuba. El 1 de julio en horas de la mañana se produjo el combate de El Caney y en las primeras horas de la tarde el combate de San Juan. El 3 de julio de 1898 se llevó a cabo la acción naval que concluyó con la destrucción total de la escuadra española con un saldo de 350 muertos, 160 heridos y 1670 prisioneros, por su parte la escuadra americana a flote y con escasas averías tuvo un muerto y un herido. El 16 de julio de 1898 se firmó la capitulación de Santiago de Cuba entre oficiales españoles y norteamericanos en San Juan sin la participación de los cubanos, igual ocurre el 10 de diciembre de 1898 cuando se firmó el Tratado de Paz en París, documento legal donde España le entregó todas sus colonias a Estados Unidos.

Sala 3: Consecuencias

En 1901 se dio a conocer la Enmienda Platt en Cuba como apéndice de la constitución, a través de sus artículos el gobierno de los Estados Unidos se adjudicó el derecho de intervenir e inmiscuirse en los asuntos internos de la isla. El 20 de mayo de 1902, con la toma de posesión de Tomás Estrada Palma, Cuba dejó de ser colonia de España para convertirse en una dependencia económica y política de los Estados Unidos.

Ver también

Fuentes

  • Colectivo de autores. Archivos del Museo de La Guerra Hispano cubano norteamericana.