Población

De EcuRed
Población
Información sobre la plantilla
Concepto:En sociología y biología, una población es un grupo de personas, u organismos de una especie particular, que vive en un área geográfica, o espacio, y cuyo número de habitantes se determina normalmente por un censo.
Población. En sociología y biología, es un grupo de personas, u organismos de una especie particular, que vive en un área geográfica, o espacio, y cuyo número de habitantes se determina normalmente por un Censo.

La demografía es el estudio estadístico de las poblaciones humanas. Aspectos varios del comportamiento humano en las poblaciones se estudian en sociología, economía y geografía en especial en la geografía de la población. El estudio de poblaciones normalmente está gobernado por las leyes de la probabilidad, y las conclusiones de los estudios pueden no ser siempre aplicables a algunos individuos, grupos o países.

Contenido

Teorías de población

Éstas son teorías para explicar los patrones del crecimiento de la población en diversos países del mundo. Según Sidney H. Coontz[1] las teorías de la población pueden clasificarse en tres grupos:

  • Teorías biológicas: Estas teorías indican que el hombre es como cualquier ser viviente. Dentro de estas teorías se incluyen todas aquellas que consideran que las leyes que rigen el crecimiento de la especie humana son las mismas que las que regulan el crecimiento de los animales y de las plantas.

La tesis que correlaciona la disponibilidad de alimentos con el crecimiento de la población sería un claro ejemplo de las teorías biológicas, ya que se podría aplicar tanto a la especie humana como a los demás seres vivos. Según esta tesis, se presentan períodos alternantes en los cuales el número de habitantes se encuentra por debajo del nivel de los recursos alimenticios o por encima de los mismos, lo cual determina una disminución o un aumento de la mortalidad, respectivamente. Dentro de las teorías biológicas podrían incluirse las de Malthus[2] y las de Josué de Castro.[3] Malthus estudió el crecimiento de la población sin relacionarlo con factores culturales. Para Malthus, el crecimiento de la población tenía un ritmo evolutivo superior al de la obtención de alimentos: se hacía referencia a que el número de habitantes crecía siguiendo una progresión geométrica mientras que la disponibilidad de alimentos sólo aumentaba al ritmo de una progresión aritmética. Los siglos XIXy XX han demostrado que Malthus estaba equivocado, ya que la producción de alimentos ha crecido a un nivel acelerado gracias al desarrollo tecnológico aplicado a la agricultura y la agroindustria, al transporte y almacenamiento de alimentos, es decir a un aumento nunca antes visto de la productividad y el rendimiento de la agricultura y de otros sectores económicos. El hecho de que el hambre en el mundo haya venido creciendo y extendiéndose considerablemente en el mundo actual, a la par que en los países desarrollados (y en algunas otras regiones menos desarrolladas), se tengan excedentes agrícolas que suelen disminuir los precios a unos precios demasiado bajos para ser rentables no es sino una de las paradojas clave de nuestros tiempos. Hay exceso de alimentos, hasta el punto de que una enorme cantidad de alimentos a nivel mundial se desechan diariamente por llegar a su fecha de vencimiento, mientras que mucha gente, a veces, de los propios países donde se produjeron dichos alimentos, perece por la mortalidad y morbilidad derivadas de su bajo nivel de vida. En resumen: ha aumentado la producción de alimentos a un ritmo nunca antes visto y ha aumentado también el número de personas al nivel de pobreza crítica, a pesar de que el ritmo de crecimiento de la población también ha venido disminuyendo a un nivel que Malthus jamás llegó a intuir.

  • Teorías culturales: Estas teorías enfatizan el impacto del desarrollo cultural y educativo en la limitación de la natalidad, bien sea por la percepción creciente de un modo de vida en el que hay que ser más previsivo (tener los hijos que se pueden criar en las mejores condiciones), o por el creciente nivel educativo (sobre todo de las mujeres) y, al mismo tiempo, por el aumento de la escolaridad en los niveles medios y superiores (también especialmente del sexo femenino) que hace necesario dedicar a los estudios una buena parte de la edad más propicia a tener descendencia. Al igual que la teoría de la transición demográfica, la idea de una teoría cultural sobre el crecimiento demográfico podríamos considerarla de la autoría de Warren Thompson. El saber popular ha hecho muchos chistes acerca de esta teoría: ¿Por qué tienes tantos hijos? -Es que en casa no tenemos televisión.
  • Teorías económicas: Basadas en las teorías de Marx-Lenin, que suponen que el crecimiento de la población se da como resultado de la demanda por el trabajo. En gran parte, las teorías económicas han dejado de tener vigencia debido al desarrollo tecnológico de la industria, que ocasiona una menor necesidad de mano de obra a medida que pasa el tiempo. Más bien se refieren a la segunda mitad del siglo XIX. La película ¡Qué verde era mi valle! nos muestra esta teoría en la práctica, la vida de un pequeño pueblo donde el descubrimiento de una mina de carbón da origen al empleo de todos los hombres y hasta todos los niños del pueblo en las tareas mineras. Una película que también sirve de ilustración al tremendo impacto que la Revolución industrial tuvo sobre la emigración del medio rural hacia las ciudades. Se necesitaban brazos para desarrollar el nuevo modo de vida.

Densidad de población

Se llama densidad de población al número total de habitantes dividido entre el número de km² de una zona, región o país determinados. La densidad de población se mide dividiendo el número de individuos entre el área de la región donde viven.

Los países con la densidad de población más grande son microestados: Mónaco, Singapur, la Ciudad del Vaticano, y Malta. Entre los países de mayor tamaño, Bangladesh es el que tienen mayor densidad de población.

Al expresarse en términos relativos (habitantes por km²), la densidad de población se emplea para comparar los datos demográficos de los distintos países, regiones o lugares del mundo. No es un concepto del que se puedan hacer muchas inferencias, ni económicas (hay países pobres y ricos densamente poblados, lo mismo que hay países pobres y ricos con una escasa densidad demográfica), ni culturales, ni sociales. Pero sí resulta un dato muy importante para los distintos estados, con fines de planificación en numerosos aspectos: sanitario, asistencial, educativo, electoral, político - administrativo, fiscal, etc.

Pirámide de población

La distribución por años y sexo de una población dada, una nación o región, normalmente se representa con una pirámide de población. Este histograma o gráfico de barras representa las porciones de la población según grupos de edad y sexo en el eje horizontal X, es decir, en el eje de las abscisas y los grupos de edades de cada 5 años en el eje vertical "Y" o eje de las ordenadas. La población de varones está representada en la parte izquierda del eje vertical y la población femenina a la derecha.

Este tipo de gráfico muestra la composición según edad y sexo de una población para una fecha o año determinado, generalmente para el año en que se realiza un censo. Las naciones con una baja mortalidad infantil y una alta longevidad mostraron una forma más rectangular ya que la mayoría de la población vive hasta una edad longeva.

Envejecimiento de la población mundial

Es un proceso intrínseco de la transición demográfica, que es el tránsito de regímenes de alta mortalidad y natalidad a otros de niveles bajos y controlados. La disminución de la natalidad y el progresivo aumento de la esperanza de vida de las personas impactan directamente en la composición por edades de la población, al reducir relativamente el número de personas en las edades más jóvenes y aumentar la representatividad en edades avanzadas.

Transición demográfica Tendencias mundiales de la natalidad y de la mortalidad

La natalidad y mortalidad de la población mundial han tenido un considerable descenso particularmente durante la segunda mitad del siglo pasado.

  • La tasa de natalidad disminuyó entre los años 1950 y 2000 de 37.60por ciento a 22.7por ciento.
  • La tasa de mortalidad general pasó de 19.6 por ciento a 9.2por ciento, en el mismo período.

Esta transformación, que ha adoptado el nombre de transición demográfica, ha provocado un progresivo aumento del tamaño de la población mundial y, simultáneamente, su envejecimiento.

Según proyecciones de las instituciones especializadas, se espera que los niveles de natalidad y mortalidad, continúen disminuyendo en la primera mitad del siglo en curso. La primera disminuirá hasta alcanzar 13.7 por ciento en 2050; mientras que la mortalidad se espera que alcance sus menores niveles alrededor 9por ciento en el año 2015. A partir de ese momento aumente hasta alcanzar 10.49 por ciento en 2050, en estrecha relación con el incremento de la población de edades avanzadas.

La esperanza de vida al nacer está aumentando y lo seguirá haciendo en las décadas por venir al pasar de alrededor de 65 años en 2000-2005 a 74 años en 2045-2050.

Actualmente, la esperanza de vida de las mujeres (67.6) es superior en alrededor de cinco años a las que registran los varones (63.3). Cabe resaltar que en los países más desarrollados, la esperanza de vida al nacimiento promedio es de casi 76 años en el quinquenio 2000-2005 la cual podría aumentar a 81 años a mediados de este siglo, a la vez que en los países en desarrollo se estima que aumentará de 63.4 a 73.1, durante el mismo periodo.

Además de los cambios en su magnitud la población mundial avanza hacia un proceso acelerado de envejecimiento de su estructura por edades. En las pirámides de población, sobrepuestas para 2000 y 2050, se observa la disminución de los grupos más jóvenes de la población en su parte inferior, sobre todo entre los menores de 15 años, y el aumento de la población en edades laborales y de los adultos mayores. Es también evidente que, debido a la mayor esperanza de vida de las mujeres, su número y peso relativo en las edades avanzadas será mayor. Estas diferencias ya se aprecian en 2000, pero se acentuarán en el futuro como se aprecia en la pirámide de 2050.

Habrá cerca de dos mil millones de adultos mayores en 2050. Se precisa que este comportamiento es diferente en las regiones del mundo; actualmente los países desarrollados tienen las poblaciones más envejecidas; pero en unas cuantas décadas muchos países en desarrollo alcanzarán esos niveles de envejecimiento. Todos los países, en menor o mayor medida, enfrentarán un proceso de envejecimiento en las próximas décadas como se observa al comparar los siguientes mapas.

Población Económicamente Activa

Población Económicamente Activa (PEA) es un término acuñado por la ciencia económica para describir, dentro de cierto universo delimitado de población, a las personas que son capaces de trabajar y trabajan. Se refiere a la fracción perteneciente a la Población activa (también llamada Población en edad económicamente activa o PEEA), que se encuentra trabajando para la fecha del censo.

La definición de este subconjunto varía de acuerdo a la legislación o convención de cada país o región económica con relación a su información demográfica particular y características sociales propias.

La realidad demográfica, económica y social hace que la definición de población activa cambie de acuerdo con estas circunstancias y necesidades.

Ley socialista de la población

Ley económica del socialismo, según la cual se aseguran la ocupación completa y el empleo racional de toda la población apta para el trabajo en uno labor socialmente útil, el incesante aumento del nivel de vida material y cultural de las masas populares y el incremento natural y sin obstáculos de la población.

En el régimen socialista no existe ni puede existir la superpoblación relativa. El asignar de manera constante y planificada una parte del plusproducto a los fines de la acumulación hace que continúe ampliándose la producción, y ello permite elevar el grado en que se satisfacen las crecientes necesidades de la población, asegurar altos ritmos de crecimiento del número de trabajadores en la economía nacional. Utilizar racionalmente a la población presupone redistribuir la fuerza de trabajo de manera acertada y económicamente justificada entre las empresas, las ramas y los distritos económicos. El progreso técnico, la mecanización compleja y la automatización hacen más llevadero el trabajo de millones de personas y modifican de manera radical el carácter del mismo, elevan la productividad del trabajo contribuyen a que el nivel de vida de las masas del pueblo se eleve, permiten reducir la duración de la jornada de trabajo y eliminar las diferencias esenciales entre el trabajo intelectual y el trabajo físico.

Elevar la productividad del trabajo en la esfera de la producción material conduce a cambios estructurales en la distribución de la mano de obra, en las ramas de la economía, entre las esferas productiva y no productiva; en el interior de la producción material, entre la industria y la agricultura; en el interior de la industria, de la agricultura y de las empresas. En consonancia con los principios socialistas sobre el emplazamiento de las fuerzas productivas en las diferentes zonas del país, se levantan nuevas ciudades y centros industriales, lo cual contribuye, asimismo, a que se utilicen de manera más eficiente los recursos de trabajo.

La reproducción socialista ampliada asegura el incremento de los recursos laborales, la preparación planificada del personal, una mejor organización del trabajo, todo lo cual presupone una preocupación constante por el desarrollo físico y espiritual de los trabajadores, por la protección de la maternidad y de la infancia, por la educación de las nuevas generaciones, por crear condiciones favorables al crecimiento natural de la población. Con estos cuidados, el Estado socialista crea las condiciones más favorables para la reproducción ampliada de la fuerza productiva más importante: el hombre.

Referencias

  1. Sidney H. Coontz. Teorías de la población y su interpretación económica. México: Fondo de Cultura Económica, 1960
  2. Thomas Robert Malthus. Ensayo sobre el principio de la población. Londres, 1798
  3. Josué de Castro. Geografía del hambre, 1946. Geopolítica del hambre, 1951

Fuentes

  • Alfred Sauvy (1991). La población, Oikos-Tau Ediciones. ISBN 978-84-281-0729-7.
  • Beaujeu-Garnier, Jacqueline. Demogeografía. Barcelona: Editorial Labor, 1972
  • Colectivo de autores. Geografía Universal (Tabloide para curso de Universidad para Todos); La Habana; 2002.
  • El envejecimiento de la población mundial. World Population. 2002
  • Fernández Crespo J. Guía de Trabajo en el Aula. Departamento de Campañas y Educación para el Desarrollo. Ayuda en Acción; 2003.
  • Gutiérrez, J. y otros. Geografía Económica y Social. Editorial Pueblo y Educación. La Habana, 2004.
  • Valentei, D. Teoría de la población. Editorial Progreso; Moscú; 1978