Saltar a: navegación, buscar

Protófitos

Los Protófitos (o Protófitas) son entre los vegetales los más simples y de organización más sencilla y primitiva. Son unicelulares, y alguno no poseen ni cloroplastos, sino pigmentos sintetizadores con clorofila en forma difusa. Sus características les sitúan en el límite entre los Reinos Vegetal y el Reino Animal, de manera que muchos los consideran como pertenecientes al Reino Mónera, pero hay que considerar que realizan procesos de fotosíntesis.

Unicelulares

Error al crear miniatura: Falta archivo
Figura 1. Gloeocapsa spec. A célula aislada en división. B, C estados de multiplicación y formación de cenobios. D destrucción del cenobio por ruptura de la membrana más vieja, hinchada.

Las plantas más simples constan de una sola célula a menudo desnuda, la cual, sin embargo, en los seres unicelulares mayores puede alcanzar ya una sorprendente altura de organización. La forma más sencilla que toman tales unicelulares desnudos, por lo menos en su estado de reposo muy a menudo provistos de membrana. Muchos bacterios y cianofíceas (figura 1), revestidos de membrana durante toda la vida, así como las algas más primitivas dotadas de membrana permanente, constan también de células esféricas. Pero muchas plantas unicelulares presentan ya una clara polarización que, por ejemplo, en las flageladas se reconoce en la formación unilateral de flagelos y de orgánulos oculares (estigmas) y que a menudo se traduce en alargamiento de la célula.



Cenobios

Figura 2. Pediastrum boryanum multiplicación vegetatica por zoósporas. A, salida de las zoósporas; B, éstas nadando libremente: C a E, tres etapas de la agregación en un consorcio hijo. Los estados B-C, que aquí se representan aislados. Se desarrollan dentro de la vesícula dibujada en A.
Error al crear miniatura: Falta archivo
Figura 3.Cenobios de cianosficeas. A y B Anbaena circinalis (los nucleoides, equivalentes al núcleo, forman grupos centrales irregulares de corpúsculos feugen-pisitivo). B dos células en división con formación centrípeta del tabique, que avanza con un diafragma iris. C Plectonema wollei. D Plectonema tomasianum, ambos con **falsas** ramificaciones.

Cada división de un ser unicelular conduce a la estrangulación completa del protoplasto y a la formación de nuevos individuos hijos que viven libremente; la división celular representa, pues, a la vez en este nivel de desarrollo un proceso de multiplicación del número de individuos (ver fig. 2). Si los individuos hijos quedan reunidos entre sí por una masa gelatinosa producida en común o por la membrana originaria, también común a ambas, se originan consorcios celulares laxos o cenobios.

Muchos bacterios forman gelatinas mucilaginosas (zooglea, por ejemplo, en los zumos de frutos) o masas membranosas como por ejemplo, en las infusiones de heno). En los muros húmedos de los invernaderos se observan a menudo revestimientos verde azulados formados por distintas cianofíceas (entre otras Gloeocapsa, Fig. 1 y Fig. 3). Ciertas diatomeas y crisoficeas forman en las aguas corrientes cenobios relativamente consistentes, integrados por una masa común de gelatina, los cuales ofrecen aspecto de talo y a menudo incluso se ramifican irregularmente.
En Gloeocapsa (fig. 1) las células hijas quedan reunidas después de la división celular por la membrana hinchada de la célula madre, que sólo luego de varias otras divisiones se mucilaginiza Y finalmente desaparece del todo. Si todos los planos de división son más o menos paralelos entre sí, se llega a la formación de consorcios filamentosos de células, en los que la unión de los individuos celulares particulares a menudo es mantenida únicamente por una vaina común de gelatina que los envuelve: cada célula Particular conserva dentro del consorcio su completa autonomía. Si la vaina gelatinosa se desgarra en algún punto puede llegarse, como en Hydrurus a la formación de falsas ramificaciones. La multiplicación vegetativa se realiza mediante la ruptura de los filamentos por cualquier sitio (en caso extremo, por su descomposición en células aisladas; por ejemplo, Spirogyra).




Plasmodios

Figura 4. Desarrollo de un esporangio del mixomicete Dictyostelium mucoroides, esquematizado. A movimiento irregular de gran número de mixamebas aisladas; B formación de un centro de agregación; C-E las mixamebas trepan por el pedicelo y finalmente forman el esporangio; F esporangio maduro.

Son masas de plasma desnudas y plurinucleadas y se encuentran en los mixomicetes. Son capaces de realizar movimientos de reptación extremadamente lentos y por tal procedimiento pueden recorrer distancias apreciables (varios decímetros). (Ver  Fig 4. Dictyostelium), compuestos de muchos millares de células que viven libremente unas al lado de otras. Al llegar la madurez las células, dotadas de movimiento ameboide, se reúnen, reptando, en cuerpos esporíferos que alcanzan un tamaño de varios milímetros. Cuerpos esporíferos semejantes se forman también por reunión de las células que en un principio eran libremente móviles, en los mixobacterios.


Fuente

www.naturalezadearagon.com/flora/protofitas.php
Eduard Strasburger, Fritz Noli, Heinrich Shenck, A. F. Wilhelm Schimper. Tratado de Botánica publicada por Editorial Pueblo y Educación, julio de