Saltar a: navegación, buscar

Raíces tuberosas

Raíces tuberosas
Información sobre la plantilla
Raíces tuberosas.jpg
Concepto:Raíces tuberosas de Batata

Las Raíces tuberosas son aquellas que carecen de nudos y entrenudos, en ellas se almacenan grandes cantidades de nutrientes. Aparecen en ciertas plantas herbáceas perennes.

Descripción

Ciertas herbáceas perennes producen raíces tuberosas engrosadas en las que se almacena gran cantidad de nutrientes. Aunque el aspecto de tales raíces puede variar considerablemente de una a otra especie, presentan las características externas e internas de una raíz típica.

Así pues difieren de los verdaderos túberos en que las yemas se presentan solo en el extremo de la corona y del tallo (proximal); hacia el extremo opuesto (distal) se producen comúnmente raíces fibrosas. En consecuencia, la polaridad de las raíces tuberosas es inversa a la de un túbero verdadero.

Modalidad de desarrollo

El camote o batata y la dalia, en las raíces laterales producen secciones abultadas. En el caso de la dalia se producen en racimo, cada raíz tuberosa pegada a la corona de la planta.

Estas raíces son bianuales. Son producidas en una estación, después de la cual se vuelven durmientes a medida que las ramas herbáceas mueren. En la primavera siguiente, las yemas de la corona producen nuevos brotes que utilizan durante su crecimiento inicial las materias nutrientes de la raíz vieja. Luego la raíz vieja se desintegra y se producen nuevas raíces que a su vez sostendrán a la planta durante el siguiente período de reposo.

En la begonia tuberosa, la raíz pivotante primaria se convierte en una sola raíz tuberosa abultada. Las yemas son producidas en el extremo proximal (la corona). En la porción distal de la raíz abultada se producen raíces fibrosas.

Esta raíz tuberosa es perenne y vive un número de años, en los que sigue aumentando de tamaño y produce yemas adicionales en la corona.

Propagación

Brotes adventicios: las raíces carnosas de unas cuantas especies de plantas como el camote o batata tienen la capacidad de producir raíces adventicias si se les somete a condiciones apropiadas de temperatura y humedad.

Las raíces se colocan en arena en forma de que no se toquen una a otra y a una profundidad de alrededor de 5 cm. La cama se conserva húmeda.

A medida que los nuevos brotes o “pies” salen de la capa que cubre a las raíces tuberosas, se agrega más arena en forma que eventualmente las raíces queden cubiertas con una capa de 10 a 12 cm. En la base de estos brotes adventicios se forman raíces adventicias. Una vez que los pies están enraizados, se separan de la planta madre y se trasplantan al campo.

División

La mayor parte de las plantas con raíces carnosas se deben propagar dividiendo la corona en forma tal que cada sección contenga una yema de tallo.

Por ejemplo, esto es necesario en la dalia. La planta se extrae con su racimo de raíces intacto, se secan por unos cuantos días y se almacenan en aserrín seco, turba seca o viruta seca a temperatura de 4.40 C a 100 C. Si se almacenan al descubierto, las raíces pueden chuparse.

El racimo de raíces se divide al fin del invierno o al principio de la primavera poco tiempo antes de plantarla. En condiciones húmedas y templadas,las yemas empiezan a desarrollarse y se puede hacer la división con más seguridad de que cada sección contenga una yema.

Las raíces tuberosas perennes de la begonia tuberosa también pueden ser divididas con tal de que cada sección tenga una yema.

Para combatir las pudriciones,la superficie cortada debe espolvorearse con un fungicida y cada sección se deberá dejar secar por varios días después de cortada y antes de colocarla en un medio húmedo.

En plantas como estas, la reproducción vegetativa se puede efectuar mejor por estacas, ya sean de tallo, de hoja o de hoja con yema.

Las estacas formarán en su base raíces tuberosas. Se puede estimular este proceso si las estacas de tallo se hacen en forma que lleven un pequeño trozo de la raíz carnosa.

Fuentes

  • Propagación de plantas. Principios y prácticas, Hudson T. Hartmann Dale E. Kester, La Habana,1966,Edición Revolucionaria