Dahlia

(Redirigido desde «Dalia»)
Dalia
Información sobre la plantilla
Dalias.jpg.jpg
Nombre Científico:Dahlia Cav.
Reino:Plantae
Subreino:Tracheobionta
División:Magnoliophyta
Clase:Magnoliopsida
Subclase:Asteridae
Orden:Asterales
Familia:Asteraceae
Subfamilia:Asteroideae
Tribu:Coreopsideae
Género:Dahlia

Dalia (Dahlia). Género de plantas perteneces a la familia de las asteráceas, es una de las especies preferidas a la hora de decorar ambientes para celebraciones. Estas bellas plantas con flores toman su nombre en memoria del botánico sueco Andreas Dalh.

Taxonomía

Nombre científico

Autores

Sinonimia

  • Georgina Willd.
    Distribución
    [6]
  • Georgia Spreng.[7]

Nombre común

  • Dalia

Especie tipo

Especies

Origen

Las dalias son originarias de los altos valles de naturaleza arcillo-silícea de México. El nombre de "dahlia" que le fue dado recuerda al botánico Andreas Dahl, alumno de Linneo. Esta planta fue introducida en Europa por los españoles con la esperanza de utilizar sus raíces carnosas con fines alimentarios, como lo hacían los aztecas, la planta apenas se aproximó a aquella ilusión culinaria.

En Bélgica se obtuvieron las primeras plantas de carácter ornamental con flores grandes y dobles, estas plantas rápidamente se propagaron por todo el continente, siendo las preferidas de la corte de la reina Victoria. Por el contrario, dos siglos de cultivo, selección e hibridaciones la han convertido en una de las especies ornamentales que ofrecen mayor diversidad de tamaños, formas y colorido de las flores.

Morfología

La dalia pertenece a la familia Asteraceae. Las dos principales especies son Dahlia pinnata Cav. y D. coccinea Cav. Es una planta herbácea, con raíces carnosas llamados impropiamente tubérculos Dahlia pinnata Cav. es una planta perenne de más de un metro de altura, con tallos rojizos o púrpura; las hojas son opuestas, simples o pinnadas, con folíolos ovados o elípticos, acuminados, aserrados o dentados, pubescentes o estriosos en los nervios. Las dalias poseen unas hojas de forma triangular, de margen denticulado y una nerviación unifoliada.

El color del follaje es verde pálido, careciendo de un brillo especial. La dalia es una planta que la podemos encontrar con diferentes tamaños desde plantas con una altura de 30 cm hasta plantas de más de 1,2 m. Es una planta que desarrolla una ramificación desordenada, solamente dirigida por los rayos solares, pero forma una mata densa, con un gran número de hojas. Las cabezuelas son radiadas teniendo un diámetro de hasta 15 cm, son erectas o inclinadas, con flores liguladas muy variables de color púrpura claro, amarillo o rosa en la base. Las flores son de disco y en ocasiones son sustituidas por flores liguladas fértiles o estériles.

Multiplicación

  • Semilla, se emplea para la obtención de nuevos cultivares después de la hibridación, efectuadas en recipientes en marzo y para la producción de plantas en macizos. Resulta difícil y es un sistema usado solamente por los floricultores que se dedican a la obtención de nuevas variedades.

Se siembran en macetas con tierra vegetal mezclada con arena, que se ponen en invernadero a una temperatura de 15ºC. Las plantas nacerán dos semanas después, podrán trasplantarse luego a otros recipientes mayores, dejando entre una y otra unos 5 cm, y cuando tengan cuatro hojas se trasplantan por segunda vez. A partir del mes de mayo podrán trasplantarse definitivamente a plena tierra, dejando entre ellas unos 80 cm de separación. Florecen generalmente en el mismo año. En noviembre, cuando termina la vegetación, deben arrancarse las plantas y guardar el tubérculo en un local seco.

  • Esquejes, se trata de separar, de los tubérculos principales, los brotes de la vegetación originaria. Tiene lugar de febrero a abril. Primero se realiza la puesta en cultivo de los tubérculos en invernaderos en enero-febrero sobre camas calientes a 15-20ºC, en un sustrato de turba y arena a partes iguales. Se sacan los esquejes de 5 a 10 cm del tubérculo madre con una navaja desinfectada. Los esquejes son colocados en invernaderos, en bandejas o en macetas del 7 a una temperatura de 18ºC en una mezcla terrosa bastante rica (turba enriquecida). Se regarán periódicamente en forma de lluvia, para que la tierra se mantenga húmeda. El enraizamiento tiene lugar en dos o tres semanas (de 20-60 esquejes por tubérculo en 2 ó 3 meses). Las plantas obtenidas son por lo menos pinzadas una sola vez.
  • División de tubérculos, la multiplicación por división de los tubérculos, es la más simple y fácil de practicar y tiene la ventaja de que la planta se revigoriza. La dalia está provista de un cierto número de tubérculos subterráneos, cada uno de los cuales tiene su correspondiente yema en la parte carnosa. Cuando se procede a la división del tubérculo hay que asegurarse de que cada porción tenga la correspondiente yema, ya que de no ser así le sería imposible la reproducción. La división de los rizomas debe hacerse en el mismo momento de efectuar la plantación. La puesta en cultivo se realiza a finales de marzo en invernadero en un sustrato ligero y húmedo. Se aclararán los troncos conservando al menos un esqueje del cuello por elemento de tubérculo.
  • Cultivo in vitro, se efectúa a partir de meristemos.

Particularidades del cultivo en maceta

Para obtener dalias en maceta se pueden producir con variedades enanas desarrolladas a partir de semillas o emplear tubérculos de variedades propagadas vegetativamente disminuyendo su tamaño mediante retardantes del crecimiento.

Para las variedades de semilla, se requiere entre 8 y 12 semanas desde la siembra a la floración. La época en la que más fácilmente se cultivan es de febrero a mayo. La temperatura de cultivo debe oscilar entre 18-20ºC. Las plantas soportan muy mal temperaturas por debajo de 9ºC.

Para las plantas reproducidas a partir de raíces tuberosas necesitan unas 6 semanas. Se suelen utilizar macetas de 20 a 25 cm. Se darán tratamientos con fungicidas en el momento de plantar para evitar podredumbres.

El sustrato a utilizar puede ser una mezcla 1:1:1 de tierra esterilizada, turba y perlita. Es conveniente que la turba esté enriquecida en potasio, ya que la dalia tiene un elevado consumo de este elemento, debido a su gran capacidad de floración. Puede emplearse un abono de lenta liberación o aplicar fertirrigación a razón de 100 ppm de un abonado equilibrado 2:1:2. La luz debe ser elevada, entre 30.000 y 50.000 lux, evitando una subida excesiva de las temperaturas.

Plagas y enfermedades

Pulgones (Myzus persicae), las ninfas y los adultos chupan la savia, causando un daño que puede ir desde el amarillamiento de las hojas y debilitamiento, hasta la muerte de las plantas. Más importante que el daño directo por succionamiento de la savia se presenta el daño indirecto, invisible en el momento de la infección, por transmisión de virus.

Control -Se darán tratamientos cuando se aprecie el inicio de los ataques.

Enfermedades

  • Carbón blanco (Entyloma dahliae). Esta enfermedad provoca manchas circulares sobre las hojas (hasta 1 cm de diámetro), redondas, elípticas o angulares en los híbridos de dalia. Las manchas cambian de color desde el pálido hasta el pardo cuando maduran.

El modo de controlar esta enfermedad es la retirada de las plantas enfermas del área de cultivo, ampliar el espaciamiento de las macetas de dalia y realizar tratamientos con Maneb y Captan.

  • Marchitez (Fusarium sp.). La planta afectada por esta enfermedad no se desarrolla, pierde calidad y muere. Los síntomas comienzan por un cambio de coloración de las hojas más viejas. Los tejidos internos se tornan de color café rojizo, daño que se extiende hacia la parte superior de la planta. Esta enfermedad se disemina rápidamente en el invernadero por los movimientos de suelo, plantas, esquejes, tubérculos, agua de riego y rastrojos de plantas enfermas.

Su modo de control es lento y costoso, pues el hongo produce estructuras de resistencia que permanecen en el suelo por mucho tiempo, se aconseja el uso de semilla y material vegetal sano, la recolección de todas las plantas infectadas y el adecuado manejo del riego.

  • Bacteriosis

Agrobacterium tumefaciens: produce tumores en los tubérculos. Corynebacterium fascians: produce agallas en las hojas. Erwinia chrysanthemi: es la bacteria más peligrosa y produce podredumbre de los tubérculos. Puede conducir en los cultivares sensibles hasta un 80% de pérdidas durante el período de multiplicación en invernadero.

El modo de controlar esta enfermedad es desechar las plantas afectadas así como la desinfección de las herramientas de trabajo y las manos después de haber manipulado las plantas enfermas, mantener el follaje seco y evitar heridas.

  • Virus del mosaico del pepino o Cucumber Mosaic Cucumovirus (CMV)

Numerosos cultivos florales muestran espectaculares síntomas cuando son infectados por CMV, pues este virus está distribuido a nivel mundial y cuenta con numerosos áfidos vectores que le hacen ser el más polífago de los fitovirus. En el caso de la dalia provoca un mosaico internervial.

El modo de control es que se debe proceder a la extracción de las plantas que presenten los primeros síntomas y la eliminación de las malas hierbas dentro y fuera del invernadero.

  • Virus del mosaico de la dalia o Dahlia Mosaic caulimovirus (DMV)

Los síntomas que produce este virus varía en función de los cultivares y el período considerado. Se pueden observar modificaciones en la pigmentación a nivel de las nerviaciones, aclaramientos de color amarillo brillante y marcas de color verde oscuro en las nerviaciones. Las hojas se desarrollan de forma irregular y asimétrica y se retuercen. También puede reducirse el crecimiento de los entrenudos, dando a la planta un aspecto enano. Este virus es transmitido por pulgones.

El modo de control es eliminar las plantas infectadas para evitar el contagio a las demás por parte de los pulgones, realizar tratamientos químicos para el control de los áfidos vectores, realizar controles visuales y test de ELISA.

Referencias

Fuentes