Saltar a: navegación, buscar

Radio Reloj

Radio Reloj
Información sobre la plantilla
Institución con sede en Cuba Bandera de Cuba
Radio reloj.jpg
Emisora cubana
Fundación:1 de julio de 1947
País:Cuba Bandera de Cuba
Sede:La Habana
Dirección:La Habana
Sitio web
http://www.radioreloj.cu/

Radio Reloj. Única emisora cubana que difunde las noticias y la hora cada minuto, durante las 24 horas del día, completamente en vivo.

Historia

A las 6 de la mañana del 1 de julio de 1947, desde un local ubicado en la azotea del antiguo circuito CMQ, en la calle Monte esquina a Prado, en La Habana, comenzó a salir al aire la emisora Radio Reloj. En aquel pequeño e inadecuado inmueble, devenido estudio, había una mesa, un micrófono, un metrónomo y dos sillas.

La idea de implantar el estilo radiofónico de esta planta fue traída de México a Cuba por Gaspar Pumarejo, en ese entonces Jefe de Programación del Circuito CMQ, quien conoció de la existencia en la nación azteca de una planta, denominada XEQK que daba la hora cada minuto, intercalando menciones comerciales grabadas. Pumarejo le propuso a Goar Mestre, propietario de la CMQ, crear una emisora similar, pero alternando la hora con noticias y anuncios en vivo.

Los fundadores

El día que comenzaron las transmisiones de Radio Reloj inauguraron la planta los locutores Reinerio Flores, Eduardo Tristá, Félix Travieso, Héctor de Soto, Julián Espinal y Ramón Irigoyen; el periodista Jorge Bourbakis y el auxiliar Roberto López. (De estos fundadores aún viven: Félix Travieso, Héctor de Soto, Jorge Bourbakis y Roberto López).

En la etapa inicial de Radio Reloj se daba el hecho insólito de un noticiero que difundía noticias cada minuto y no tuviera periodistas. ¿Cómo podía ser un fenómeno radial?

Las noticias de la nueva emisora procedían de las copias que le suministraba el noticiero CMQ, situado en el piso más abajo, y que eran llevadas a la azotea por el auxiliar de redacción, Roberto López.

El encargado de coordinar las noticias y enviarlas a Radio Reloj era el periodista Jorge Bourbakis, quien permanecía casi todo el día y parte de la noche en la redacción de CMQ, recogiendo las copias y sintetizándolas.

Bourbakis fungía como director en funciones de la planta, pero oficialmente la dirección estaba en manos de Ángel Cambó, uno de los dueños entonces de la CMQ, junto con los hermanos Goar y Abel Mestre.

Los sucesos de Orfila

Cuando habían transcurrido dos meses y medio de la fundación de Radio Reloj, hubo un hecho que consolidó a la singular emisora. El 15 de septiembre de 1947 se produjeron en La Habana los sucesos del reparto Orfila, en Marianao, donde se enfrentaron dos pandillas armadas.

Casi de forma directa fue divulgado el suceso, pues cerca del lugar se encontraba un vendedor de anuncios de CMQ, Walterio Voigt, quien informó de inmediato lo que ocurría. Ese día nacieron en la planta las frases de identificación "La noticia en acción", "El minutero informa" y "Radio Reloj Reportando".

Estos sucesos ubicaron a Radio Reloj en los primeros planos de la popularidad, y establecieron su condición de vehículo informativo por excelencia. A partir de ese momento, aumentaron las peticiones de los anunciantes, ansiosos de conseguir espacios para sus menciones comerciales.

Con el decursar de los años, la emisora se fue ampliando y nuevos profesionales de la locución y el periodismo integraron su plantilla. El 13 de marzo de 1957 Radio Reloj se insertó en la historia Patria, al ser tomada por jóvenes del Directorio Revolucionario, con su líder José Antonio Echeverría al frente.

La toma de Radio Reloj

La planta del tic tac era una emisora pirateada por diversas cadenas nacionales, y en cuanto se divulgara el hecho, los demás medios de prensa copiarían la noticia.

A las tres y veintiuno de la tarde del 13 de marzo de [[1957 llegó José Antonio a la cabina de Radio Reloj y entregó a los locutores varios despachos, donde se informaba del ataque al Palacio Presidencial y de un supuesto parte emitido por oficiales y clases que habrían tomado el mando del Ejército, luego de destituir a altos jefes y oficiales del tirano Batista.

Al final de este boletín, uno de los locutores anunció que el líder de la FEU daría a conocer una alocución al pueblo de Cuba. Inmediatamente, José Antonio inició una apasionada arenga que aún hoy emociona a los cubanos, donde anunció la caída del tirano (algo que debía haber ocurrido según los planes). La alocución quedó cortada cuando el líder estudiantil repetía sus palabras, en el momento en que un empleado encargado de las transmisiones, en otro lugar, sacó del aire la emisora. Cuando al dirigente estudiantil le informaron que estaban fuera del aire, en su retirada, realizó unos disparos sobre el máster de la CMQ.

Radio Reloj en Revolución

A partir del 1 de enero de 1959, Radio Reloj cubrió un amplio espectro informativo en la sucesión de hechos que definieron las horas y los días que siguieron al Triunfo de la Revolución.

En esa dirección se divulgaron versiones escritas de la Operación Verdad, los juicios y ajusticiamientos a los asesinos batistianos, las primeras maniobras de Estados Unidos por aplastar al gobierno cubano, así como de los discursos por la televisión y la radio del comandante en jefe Fidel Castro, para aclarar lo que había que hacer en cada momento.

También con inmediatez la emisora brindó amplia información acerca de la invasión mercenaria por Playa Girón, la Crisis de Octubre y, en general, de los hechos de mayor trascendencia en la vida nacional cubana y del acontecer extranjero.

Radio Reloj las 24 horas

Radio Reloj es la única emisora cubana que difunde las noticias y la hora cada minuto, durante las 24 horas del día, completamente en vivo; es, asimismo, la única planta del país que transmite (a las 12 del día y a las 12 de la noche) la hora de más de veinte capitales del mundo.

La emisora no trasmite música ni grabaciones; el único sonido que se escucha al sintonizarla es el tic tac de las frecuencias de un reloj y la voz de los locutores.

Además de ser acreedora de la condición de Vanguardia Nacional por 20 años consecutivos, la planta ha recibido innumerables reconocimientos de organizaciones políticas y de masas. En 1980 el Ministro de las FAR, general de ejército Raúl Castro Ruz, entregó a Radio Reloj la Réplica del Machete del Generalísimo Máximo Gómez.

En todos estos años, el tic tac de la emisora no ha sido sólo un mecánico acento sonoro: junto a él, Radio Reloj ha sido un permanente vocero de la identidad cubana, defensora y divulgadora de su patrimonio cultural, eco del protagonismo de un pueblo que reafirma en nuestros días su lealtad mambisa e irreductible voluntad de ser libre y soberano.

Constante propósito de su colectivo es que el peculiar tic tac de la emisora sea compañía del oyente, quien demuestra su confianza en la planta cada vez que pronuncia la frase: «"Es verdad, lo dijo Radio Reloj"».

Estilo de trabajo

El especial estilo radiofónico de Radio Reloj, de ofrecer las informaciones nacionales y del exterior con inmediatez, brevedad, claridad y veracidad, complementadas con la marcha del tiempo, minuto a minuto, durante las 24 horas del día, obligó al empleo de una brevedad de expresión que evitara el divorcio entre la palabra oral del locutor y la palabra escrita por el redactor o el reportero.

La síntesis periodística, la economía de palabras en los textos, de uso diario en Radio Reloj, no se traduce en limitar a la oración gramatical el menor número de vocablos, sino también en lograr la precisión del texto con la sintaxis más apropiada al contenido informativo.

En la Redacción Central los periodistas se enfrentan a diario a un intenso quehacer durante su horario laboral. A la vez que reelaboran los cables que se reciben de las diversas agencias, por vía del teléfono copian en las computadoras las informaciones que dictan los corresponsales y, en caso de eventualidades climatológicas, establecen comunicación con las provincias para obtener datos.

Los turnos de trabajo para los redactores son de 6 horas, aunque también cubren actividades fuera de ese horario o consultan fuentes para la realización de trabajos propios.

Fuentes