Saltar a: navegación, buscar

Rehabilitación en Sacrolumbalgia

Rehabilitación en Sacrolumbalgia
Información sobre la plantilla
Sacrolumbalgia Imagen.jpg

Rehabilitación en Sacrolumbalgia. La Sacrolumbalgia, es muy frecuente y es una de las principales causa de consulta en la atención primaria de salud, no en vano la padecen en algún momento de la vida el 80% de las personas, esta considerada como el tributo que hemos de pagar por mantenernos en posición bípeda. Afecta por igual ambos sexos y aunque existen factores predisponentes puede presentarse en cualquier actividad o situación.

Se define lumbalgia como la sensación dolorosa circunscrita a la columna lumbar que impide su movilidad normal. Se denomina lumbalgia aguda si dura menos de tres meses y crónica a partir de este límite temporal cuando se acompaña de intolerancia al esfuerzo, con o sin afección de las extremidades inferiores. La sensación dolorosa puede ceñirse exclusivamente a la región lumbar o incluir una o ambas extremidades inferiores. Se habla entonces, de síndrome lumbar o vertebral al dolor que se acompaña de contractura muscular paravertebral y afección de la mayoría de los movimientos vertebrales (flexoextensión, rotaciones, etc).

Clasificación

La sintomatología mecánica es definitoria de las lumbalgias primarias, en las que un discreto porcentaje (hasta el 5%) se encuentrab alteraciones estructurales del disco (protrusión o hernia), de las articulaciones interapofisarias (degenerativas traumáticas), o por alteraciones de la biomecánica de la columna lumbar (escoliosis) pero la inmensa mayoría (60-80%), dada la ausencia de causa aparente, se clasificará como lumbalgia inespecífica. Estas últimas se deben a una utilización inadecuada de la espalda (posturas inadecuadas, micro traumatismos recurrente) a la pérdida de la musculatura paravertebral y abdominal, a alteraciones psíquicas y a causas desconocidas.

Las lumbalgias secundarias, están relacionadas con procesos inflamatorios, tumores (primarios o metastáticos) infecciones o patologías metabólicas. Por orden de frecuencia el dolor lumbar engloba tres grandes síndrome:

  • Lumbalgia mecánica aguda o lumbago: es aquella con crisis aisladas o repetidas que duran menos de tres meses, de evolución benigna, aparece en individuos mayores de 18 y menores de 50 años. A partir de esa edad pueden presentarse conjuntamente con las lumbalgias metabólicas. Para ser consideradas como tal no debe existir déficit neurológico, ni síndrome constitucional, ni trauma previo, ni neoplasia.
  • Lumbociática aguda: La sacrolumbalgia es una discapacidad que provoca estados de minusvalía o discapacidad en la población con consecuentes limitaciones laborales, psíquicas y sociales para todos aquellos que las padecen, por lo que las acciones de la cultura física terapéutica están dirigidas a rehabilitar a los pacientes e insertarlos nuevamente a la sociedad..

Fases de la rehabilitación

  1. Aliviar por medio de la reeducación postural
  2. Mantener la estática local y general por medio de una musculación sistemática en posición de corrección.
  3. Recuperar completamente al enfermo mediante una reeducación cinética total. Rehabilitación.

Tratamiento

  1. Personas de edad avanzada solo reciben la fase curativa I.
  2. En trastornos circulatorios se trabaja en plano inclinado o con almohadones.
  3. En trastornos ginecológicos no se dan abdominales mantenidos.
  4. En las ciáticas las flexiones de los miembros inferiores sobre el tronco producen dolor.

El tratamiento recomendado se basa en la analgesia mediante fármacos orales y métodos físicos y en realizar la actividad que sea posible mientras espera su recuperación. En este sentido el reposo absoluto cuando es imposible la diambulación debe ser inferior a dos días. El paciente debe realizar el máximo de actividades que aguante sin hacerse daño. El reposo prolongado en cama (más de 4 días) además de no mejorar los problemas produce sensación de gravedad, debilidad, desestabilización de la columna y a la larga descalcificación.

La mayoría de los pacientes pueden practicar en los primeros 15 días ejercicios aeróbicos que prodúzcanle mínimo de sobrecarga lumbar, como caminar, montar en bicicleta o nadar, después estarían indicado los ejercicios para fortalecer los músculos extensores de la columna lumbar (su práctica precoz podría exacerbar los síntomas de lumbalgia).

Ejercicios recomendados

  1. PI, acostado de cubito supino, brazos cruzados en el pecho: elevar cabeza contrayendo abdomen.
  2. Iden PI, brazos al lado del cuerpo y piernas flexionadas; girar las caderas a los lados derecho e izquierdo.
  3. Iden PI; llevar rodillas al pecho alternadas.
  4. Iden, pero con agarre de la rodilla con las manos.
  5. Iden. Pero realizarlos simultáneamente.
  6. Iden, pero flexionando ambas rodillas con las manos al lado del cuerpo.
  7. Iden PI. Pero los brazos flexionados detrás de la nuca, alterno de codo con rodilla.
  8. Iden, pero simultáneamente.
  9. Pedaleo.
  10. PI de cubito prono. Llevar los brazos a la nuca, elevar el tronco con los codos levantados.
  11. Iden PI, con los brazos extendidos al frente, llevarlos arriba, atrás y delante nuevamente.
  12. Iden PI, extender los brazos hacia el lateral y seguirlo con la vista el otro brazo con las manos en la cintura, alternar el movimiento.

Véase también

Enlaces externos

Fuentes

  • MSc. Yauelin Pimentel Pérez. Metodóloga de Cultura Física de la Dirección Municipal de Deporte Nueva Paz.