Saltar a: navegación, buscar

Siamés

Gato Siamés
Información sobre la plantilla
Gatosiamés.jpg
Clasificación Científica
Reino:Animalia
Filo:Chordata
Clase:Mammalia
Orden:Carnivora
Familia:Felidae
Gato Siamés. El siamés moderno es una raza de gato proveniente del antiguo reino de Siam, actualmente Tailandia. En 1880 fueron llevados a Inglaterra y en 1890 a Estados Unidos.

Este tipo de siamés, desde 1950, fue ganando protagonismo y resultó ser el elegido por los criadores y jueces de exposiciones felinas. Tal vez sea por esto que se acuñó el nombre "siamés" para el siamés moderno, ya que es la variedad que durante todas estas décadas ha participado a nivel de competición.

Siamés Moderno

El estándar del siamés moderno o siamés estilizado indica un cuerpo elegante, esbelto, estilizado, flexible y bien musculoso, con un esquema de color denominado pointed y en otros casos, colourpoint. Su cabeza es de forma triangular, el hocico fino, los ojos son almendrados y oblicuos, las orejas son grandes, el cuello delgado y largo, del mismo modo que su cuerpo y su cola. Su pelo es corto, brillante, fino, suave, apretado y adherido al cuerpo. El siamés se caracteriza por su esquema de color pointed típico, es decir, por una coloración más oscura en los puntos donde la temperatura corporal es menor (extremidades, cola, cara y orejas), que constrasta con el resto del cuerpo.

Siamés tradicional o Thai

El siamés tradicional o Thai, por su parte, es una variedad dentro de la misma raza siamés proveniente de Tailandia y equivalente
Error al crear miniatura: Falta archivo
al siamés antiguo o siamés ancestral, que dio origen a través de planes genéticos al siamés moderno. Si bien comparte algunas características con el siamés moderno (por ejemplo, el patrón de coloración o acromelanismo) se diferencia de éste por sus formas redondeadas. Así, el thai presenta un cuerpo más compacto y redondo, cabeza con mejillas llenas y redondeadas, hocico más corto, orejas de inserción alta pero no enorme, ojos alargados (no totalmente oblicuos) celestes o azules, cola más corta a mediana y generalmente con punta más redondeada y más gruesa. Los colores aceptados son los mismos que para el siamés moderno.

Actualmente, organizaciones internacionales felinas tales como TICA (The International Cat Association), WCF (World Cat Federation) y la Asociación Cubana de Aficionados a los Gatos (ACAG) reconocen al siamés tradicional como una nueva raza denominada thai y, en consecuencia, con un estándar propio y diferente al del siamés moderno.

Características y personalidad

Caracter

El Siamés es quizás el más extrovertido de los gatos domésticos. De temperamento volcánico, es decir, imprevisible y dotado de un carácter muy fuerte, puede ser excesivo en todo. No es tranquilo. Si se desea una verdadera presencia, es la raza perfecta. Este hipersensible y gran emotivo adora la compañía. Le horroriza la soledad y no soporta la indiferencia. Si no se le presta atención, se deprime.

Los gatos siameses son muy curiosos por naturaleza. Los siameses, aunque fieles a sus amos, nunca estarán sometidos, mostrando su descontento ante situaciones que no son de su agrado si bien con una mínima educación se mostrarán bastante sumisos. Su comportamiento está muy ligado a las personas, ya que es muy afectuoso, algo que suele demostrar con frecuencia a sus amos. Algunos siameses son muy sociables y sentirán curiosidad por conocer a tantas personas como lleguen a la casa y otros correrán a esconderse nada más escuchar el timbre de la puerta, aunque siempre curioseando desde lejos a nuestros visitantes. Y ésa es una de sus principales cualidades: la curiosidad, que aunque es corriente en los gatos, en esta raza es más acusada: investigará todos los cambios que se produzcan en su hábitat.

Tiene una agilidad extraordinaria, demostrable por su musculatura, mucho más firme que otras razas de gatos más sosegadas. Asimismo, se destaca por su hiperactividad típica de las razas asiáticas y su energía arrolladora, que demuestra corriendo y saltando por toda la casa. Como compañero destaca por ser alegre, curioso y muy cariñoso. El gato siamés es el más afectuoso de la especie y el más activo.

El gato siamés es una de las mascotas elegidas por excelencia debido a que, es una de las especies más fieles a sus amos; el siamés es limpio por naturaleza, son animales muy meticulosos en cuanto a su higiene, dedican entre 5 y 10 minutos en lavar todo su cuerpo con ayuda de su lengua; no es extraño ver cómo muchos de los gatos siameses se asean recíprocamente demostrando sus vínculos estrechos. El gato siames duerme más de 16 horas diarias y se despabila a la primera hora de la mañana y al atardecer; otra de las características positivas de esta raza es que no abandona su hogar.

Descripción

  • Cabeza: De talla mediana, se inscribe en un triángulo formado por las líneas rectas que van desde la nariz hasta los extremos de ambas orejas. Triángulo equilatero en el Siamés de tipo inglés e isósceles en el de tipo americano. Cráneo de perfil ligeramente convexo. Carrillos chatos, pero los carrillos colgantes están autorizados en los machos adultos. Hocico fino. Nariz larga, recta, sin depresión nasofrontal pronunciada. Sin pinch. Mentón firme, en la vertical que parte de la punta de la nariz.
  • Ojos: De talla mediana, almendrados, de tipo oriental, oblicuos. Color: azul lo más intenso posible.
  • Orejas: Grandes, anchas en la base, bien separadas, puntiagudas, prolongan los lados del triángulo de la cabeza.
  • Cuerpo: Largo, esbelto, tubular. Paletillas y ancas del mismo ancho. Osamenta fina. Musculatura firme.
  • Miembros: Patas largas, finas. Osamenta y musculatura finas. Pies pequenos, ovalados.
  • Cola: Larga, fina, estrecha en la base, se afina hacia la punta.
  • Pelo: Pelo corto, fino, apretado, sedoso, brillante, pegado al cuerpo. Subpelo prácticamente inexistente
  • Pelaje: Color: capa pigmentada en las partes distales (points): cara (máscara), orejas, miembros y cola. El color de estas zonas más oscuras debe ser lo más uniforme posible. Debe existir un contraste muy nítido entre el color de los points y el del cuerpo. Este patrón se denomina colourpoint.

Aspectos positivos de esta raza

Al tener el pelo corto, no requiere muchos cepillados. Adora estar con sus amos y es de una devoción inusual. Tiene un carácter limpio, tranquilo y curioso.

Lo peor de esta raza

Es muy prolífico en el terreno sexual y en época de celo sus maullidos pueden resultar desagradables. No tolera bien la ausencia prolongada de sus amos. Tiene tendencia al estrabismo (dependiendo del ejemplar) y casi siempre adquieren una cola curva, lo cual es un defecto para los concursos hoy en día.

Comportamiento

El siamés es muy territorial y adora el sitio en donde desarrolla su vida porque éste representa su refugio; no acepta inmediatamente los cambios de residencia, cuando esto sucede puede notárselo en un estado depresivo leve. El gato siamés es una raza que suele ronronear más de la cuenta, este sonido es suave y suele emitirse cuando el gato se encuentra en un estado de felicidad o se siente tranquilo; el siamés no es un animal agresivo pero siempre que se sienta amenazado tratará de defenderse.

Esta raza antigua es capaz de comunicarse como ninguna otra, ellos hablan con su voz y su cuerpo, la voz siamesa es legendaria y se los tilda como “adictos a los humanos” debido a que podrían permanecer en su regazo, subidos a sus hombros, en su cama o mientras el amo cocina. Los expertos afirman que tener un gato siames le ha cambiado la vida a más de un mortal, mucha gente que nunca tuvo un felino y que, de alguna manera, sitio desprecio por ellos, cuando se cruzó con un siamés, éste logró cambiar estos aspectos negativos. En conclusión decimos que el gato siamés es divertido, extrovertido, fiel, cariñoso, un compañero inseparable; los que lo poseen aseguran que es un “perro con piel de gato”. Son capaces de salir a pasear en auto o con un pretal por la vereda; se caracterizan por aprender trucos con mucha facilidad y siempre traen a nuestras vidas sorpresas nuevas.

Fuentes