Saltar a: navegación, buscar

Sitio histórico El Hombrito

Sitio histórico El Hombrito
Información sobre la plantilla
El Hombrito.JPG
Tarja que representa el sitio histórico El Hombrito
Fecha:30 de agosto de 1957
Lugar:aldea El Hombrito,
municipio de Buey Arriba,
provincia Granma,
República de Cuba Bandera de Cuba
Descripción:
Sitio donde se realizó el combate sostenido entre la columna 4 bajo el mando de Ernesto Che Guevara y las tropas del batistano Merob Sosa, donde estuvieron presentes Ramiro Valdés Menéndez, Lalo Sardiña, Raúl Mercader y Ciro Redondo García.
Resultado:
Se había detenido totalmente la columna de Merob Sosa que se retiró al anochecer lográndose una pequeña victoria.
Consecuencias:
Cae en combate el combatiente Hermes Leyva Iglesias
Líderes:
Ernesto Che Guevara
Ejecutores o responsables del hecho:
Columna 4 del Ejército Rebelde


El sitio histórico El Hombrito es el lugar donde se libró el combate de El Hombrito. Está localizado en la aldea El Hombrito, en el municipio de Buey Arriba (provincia de Granma).

Limita al norte con la comunidad de Pinal Quemado, al este con la comunidad de Cimarrona, al sur con Alto de Conrado (donde hay otro sitio histórico) y al oeste con la comunidad de Santa Ana.

En este sitio tuvo lugar el Combate El Hombrito, que detuvo el avance de las tropas del batistano Merob Sosa, el día 30 de agosto de 1957, dirigido por Ernesto Che Guevara.

Declarado sitio histórico el día 16 de julio del año 1998. Monolito con tarja de mármol, jardín y un área a proteger de 2 m2 encierra una de las grandes hazañas realizadas por el Ejército Rebelde.

Hecho histórico

Transcurría la noche del 29 de agosto de 1957 en la Sierra Maestra cuando un campesino llegó al campamento de Alto de Conrado e informó al comandante Che Guevara que una tropa grande estaba por subir por el camino de El Hombrito, que cae al valle. Debido a la cantidad de noticias falsas que llegaban, el campesino fue tomado como rehén hasta confirmar la veracidad de sus palabras.

Una vez corroboradas las palabras del campesino, el Che ordena trasladarse durante la noche y ubicar las fuerzas de forma estratégica, quedando el pelotón de Lalo Sardiña por el lado este, en el sao de helechos secos y castigar al enemigo cuando fuera detenido. Ramiro Valdés por el oeste con la gente de menor poder de fuego. La posición era menos peligrosa porque los guardias tenían que atravesar un profundo barranco, para llegar a ellos. Ciro Redondo los atacaría en forma oblicua y el Che con una columna mejor armada debía dar la orden de fuego con el primer disparo.

La mejor escuadra estaba al mando de Raúl Mercader del pelotón de Ramiro Valdés, por lo que fue colocado como fuerza de choque para recoger los frutos de la victoria.

El plan era muy sencillo; al llegar a una curva del camino para bordear una piedra se debía dejar pasar los 10 primeros hombres y disparar sobre el último, al cruzar el piñón donde torcía el camino de manera que quedaran separados del resto, entonces la escuadra de Raúl Mercader avanzaría, tomaría las armas de los muertos y se retiraban, protegidos por el fuego de la escuadra de la retaguardia de Vilo Acuña.

El Che se coloca en su puesto de combate, mientras se hacia visible la cabeza de la compañía. El dedo del Che que estaba equipado con una ametralladora Browning jugaba sobre el gatillo, después del desespero se corre al fin la voz de que se acercaban. Pasó el primer soldado, el segundo, el tercero, por el piñón, pero muy separados, el Che calcula que no daría tiempo a que pasara la cadena escogida, abrió fuego y el sexto hombre cayó, enseguida se generalizó el fuego y a la segunda descarga desaparecieron los seis hombres del camino.

Se dió orden a la escuadra de Raúl Mercader de atacar, mientras otros voluntarios caen sobre el enemigo. El teniente Oreste, de la vanguardia, el propio Raúl Mercader, Alfonso Zayas, Alcibíades Bermúdez y Rodolfo Vázquez, entre otros, avanzaban haciendo fuego a la compañía dirigida por Merob Sosa.

Rodolfo Vázquez le quitó el arma al soldado herido por el Che, quien resultó ser el sanitario y solo llevaba un revólver 45 con 11 o 12 balas, los otros cinco habían escapado por un arroyo cercano. Luego se sentían las bazucas de la tropa que se había repuesto de la sorpresa. La única arma de peso que tenía la compañía del Che era una ametralladora Maxin. Ramiro Valdés, Irrel Pardo y Yoel Iglesias, habían avanzado con sus infantiles armas.

Se da la orden de retirada a dos pelotones laterales y luego se retira la del Che, dejando la escuadra de retaguardia encargada de mantener fuego hasta que pasara el pelotón de Lalo Sardiña, destinada a la segunda línea de resistencia.

Luego llega Vilo Acuña con la noticia de la muerte de Hermes Leyva Iglesias y un pelotón enviado por el comandante Fidel Castro, a quien se le había comunicado del choque que se preveía.

Este combate probaba la poca preparación combativa de la tropa, que era incapaz de hacer fuego sobre el enemigo que se movía a corta distancia, entre diez y veinte metros de la vanguardia.

Para el Ejército Rebelde es una victoria muy grande, pues se había detenido totalmente la columna de Merob Sosa que se retiró al anochecer y se había logrado una pequeña victoria, con la minúscula recompensa de un arma corta que costó la vida de un valioso combatiente, Hermes Leyva Iglesias.

Personalidades asociadas

Fuentes

  • Museo Municipal Buey Arriba
  • Documentos del historiador Ledesme Garcés Rosales.