Televisión Serrana (Cuba)

(Redirigido desde «Televisión Serrana»)
Televisión Serrana
Información sobre la plantilla
Institución
LogoTVS5.png
«Televisión Serrana: una mirada auténtica»
Siglas o Acrónimo:TV Serrana
País:Cuba Bandera de Cuba
Sede:ICRT
Dirección:localidad de San Pablo de Yao,
municipio de Buey Arriba,
provincia de Granma

Televisión Serrana (TV Serrana o TVS) es un proyecto comunitario de video y televisión realizado en Cuba, establecido en la población de San Pablo de Yao (provincia de Granma), en las montañas de la Sierra Maestra.

Plantea un rescate de la cultura local a la vez que refleja los intereses de la comunidad. Utiliza la difusión de videos para fines sociales y educativos, y la promoción cultural en las zonas de difícil acceso, como apoyo al fortalecimiento de la capacidad comunitaria de actuar sobre su propia realidad.

Aunque lleva el nombre de «televisión», el proyecto hasta 2018 ha funcionado exclusivamente como una entidad de producción y difusión de videos. Si bien se incluye dentro del programa nacional de «telecentros» (centrales regionales de televisión), sus referentes siempre la sitúan aparte para marcar la diferencia. Los materiales y prácticas productivas demuestran la participación real de una comunidad definida y delimitada, en un ambiente completamente rural.

Con más de cuatrocientos documentales, reportajes, informaciones y spots, el proyecto ha establecido su presencia activa en el ámbito comunitario. Se llevan pantallas, videograbadoras y generadores de energía eléctrica a las comunidades más remotas de la Sierra Maestra para exhibir sus producciones más recientes. La obra de TV Serrana ha transformado la vida de los habitantes de la zona, no solo en el aspecto cultural, sino también en cuanto a las condiciones materiales de la comunidad como vehículo de expresión y canalización de sus principales problemáticas socio-económicas.

Este proyecto único de su tipo en el país estuvo auspiciado en principios por la UNESCO con la colaboración de la Asociación Nacional de Agricultores Pequeños (ANAP).

Historia

TV Serrana fue creada el 15 de enero de 1993, es una institución sin fines de lucro, con personalidad jurídica propia perteneciente al Instituto Cubano de Radio y Televisión (ICRT), financiada por el Gobierno cubano. Desde entonces recoge la voz y la imagen de los campesinos de las zonas montañosas más orientales de Cuba, hermosa experiencia que posibilita el rescate cultural de estas comunidades y la integración de estas a la vida social del país.

Para contar su historia es necesario evocar los primeros días de ese año en los que guiados por Daniel Diez Castrillo, un grupo de jóvenes ascendía al poblado de San Pablo de Yao en el municipio granmense de Buey Arriba. Seleccionados para pasar un Curso de Habilitación en Video venían para fundar lo que sería la primera televisión comunitaria de la isla, como entidad, y aún más, la única de su tipo en toda América Latina. Parecían guiados por la aventura, pero era una aventura diferente, cimentada con profundos valores y armada de realidad. Ante ellos tenían un camino poco transitado pero sabían que el inicio estaba ligado a la necesidad de ganarse la confianza del hombre serrano y no actuar como colonizadores que robarían sus imágenes y luego desaparecerían. Para ello dieron un primer paso, fundamental e indispensable: vivir en las montañas, estar junto a sus gentes en sus alegrías y sus penas, sus horas buenas y malas, su vida, compartir con ellos lo mucho o lo poco, pero siempre con la idea de dar más de lo que se pudiera recibir. Después, el trabajo que reflejara esta realidad les daría la credibilidad necesaria. Las premisas de nuestro trabajo siempre han sido: el compromiso con los pobladores ―actores sociales―, con sus necesidades y la visión que éstos tienen del mundo. Su filosofía, sus vivencias, costumbres e identidad, transparentados en la realización de documentales y alimentados por el trabajo comunitario, va unido a la solidez estética de los materiales que se producen y la participación popular alrededor del proyecto,no sólo como espectadores sino también como participantes de la imagen a crear.

La cuestión no era solamente cultivar valores, rescatar identidades, ayudar a solucionar sus problemas y hacerlo de cualquier forma, sino hacerlo de la manera mejor, sin dejar a un lado el arte. La labor creativa de nuestro centro funciona como un proceso de reafirmación cultural que incide de manera favorable en la calidad de vida de los seres humanos a los cuales va dirigido. Y no podemos terminar esta breve reseña sobre la Televisión Serrana sin mencionar ciertos nombres de los que aunque hoy no están, con su entrega hicieron posible este sueño. Daniel Diez, Waldo Ramírez, Rigoberto Jiménez, Marcos Bedoya, Carlos Y. Rodríguez, aquellos quijotes que nos regalaron obras como Un cariño poderoso, Freddy o el sueño de Noel, Las cuatro hermanas, Tocar la alegría y Al compás del pilón, serán siempre nuestra escuela, nuestra inspiración y orgullo para no dejar de ser, para que podamos seguir escribiendo en la estela de este siglo la historia de la Televisión Serrana.

Año de fundación

La Televisión Serrana con sus dieciocho años de experiencia ha seguido cosechando logros. Podemos afirmar que la «nueva generación» ha mantenido los preceptos con que fue creada esta productora de documentales en la Sierra Maestra. Hasta la fecha, ha mantenido su interesante trabajo comunitario y el ritmo de la producción de obras audiovisuales; y no solo podemos hablar del ritmo y la constancia, sino de la calidad con que se continúa expresando este pequeño grupo de creadores.

Objeto Social

En el año 1994, surge una nueva alternativa de trabajo comunitario para la Televisión Serrana, y esta es la Cruzada Audiovisual, que se realiza en diferentes comunidades, fuera del municipio de Buey Arriba donde reside nuestra sede.

Principales actividades a desarrollar

El Grupo de Creación se traslada, preparado para convivir varios días en la zona elegida y allí desempeñar un programa de trabajo comunitario donde tienen cabida las muestras de video de nuestros documentales, además de la presentación de materiales facilitados por la EICTV de San Antonio de los Baños, así como filmes cubanos antológicos. También tiene lugar la relación que se establece entre los promotores culturales de la comunidad y nuestros realizadores, que propicia la creación de un espacio para que puedan manifestarse los valores culturales de la zona, sobre todo con el movimiento de aficionados en las diferentes artes. Este también es un punto de partida para organizar talleres infantiles y para todas las edades, donde se promueve el conocimiento del mundo audiovisual, la literatura, el teatro, la música, la pintura y el cuidado ecológico, así como espacios recreativos que susciten la alegría y conviertan estas jornadas en una gran fiesta para la comunidad. A estos acontecimientos, sumamos la investigación y realización de nuevos documentales con personajes, tradiciones e historias del lugar.

Desde sus inicios la Televisión Serrana contó con esta manera de unir en una sola idea, todas las mentes y corazones responsables de la obra final. No es nada nuevo; tampoco significa ―como han pensado algunos― que las obras sean de autoría colectiva o que el Grupo de Creación imponga una forma estética o conceptos determinados: sencillamente son todos los artistas y creadores de la Televisión Serrana, que se reúnen para discutir, sugerir y decidir (fundamentalmente los proyectos a realizar) y donde siempre se respeta la individualidad. Se dialoga, se discute, no sólo en las reuniones «oficiales», sino casi las veinticuatro horas, porque aunque parezca increíble, después del trabajo diurno diario, se suceden las largas conversaciones nocturnas también casi diarias. La Televisión Serrana tiene la buena peculiaridad de ser un forum permanente, y no son palabras tejiendo la hojarasca.

En plena Sierra Maestra, tratan de llevar la existencia de la forma más liviana posible, en medio del rigor de la vida del campo, y de la lejanía de las familias. Un intercambio en medio de una muestra de video, entre ocasionales momentos de relajación o en la sobremesa de la noche, es muy útil para la obra. De ahí surgen estrategias de trabajo, ideas para alimentar la labor que sin dejar de ser de uno es de todos. Todo el tiempo se trata de proteger lo fundamental, el trabajo cultural con los campesinos y el arte, el arte con el que construimos nuestros documentales. Esta empresa es tangible, detrás están las mujeres y los hombres que conforman esta vocación por la sensibilidad y el buen gusto.

Fuentes