Diferencia entre revisiones de «Batalla de Cabra (España, 1079)»

Línea 1: Línea 1:
 
<div align="justify">
 
<div align="justify">
{{Desarrollo}}
 
 
{{Ficha_Hecho_Histórico
 
{{Ficha_Hecho_Histórico
 
|hecho= Batalla de Cabra
 
|hecho= Batalla de Cabra
|imagen =  
+
|imagen = Batalla_de_cabra.jpg‎
|pie =  
+
|pie = Batalla de Cabra
 
|fecha= [[1079]]
 
|fecha= [[1079]]
 
|resumen= Realizada en el año [[1079]], en la ciudad conocida como [[homónima]]  en la actualidad, al [[sur]] de la provincia de [[Córdoba]], [[España]].
 
|resumen= Realizada en el año [[1079]], en la ciudad conocida como [[homónima]]  en la actualidad, al [[sur]] de la provincia de [[Córdoba]], [[España]].
Línea 42: Línea 41:
 
==Véase también==
 
==Véase también==
 
*[[Cid Campeador| Rodrigo Díaz]]
 
*[[Cid Campeador| Rodrigo Díaz]]
 +
*[[Edad Media]]
  
 
== Bibliografía==
 
== Bibliografía==

Revisión del 18:40 8 abr 2011

Batalla de Cabra
Información sobre la plantilla
Batalla de cabra.jpg
Batalla de Cabra
Fecha:1079
Lugar:Cabra, Córdoba,Bandera de España España
Descripción:
Realizada en el año 1079, en la ciudad conocida como homónima en la actualidad, al sur de la provincia de Córdoba, España.
Resultado:
Victoria de El Cid Rodrigo Díaz
Consecuencias:
Este episodio marca el inicio de los desencuentros del Cid con su rey, ya que aunque actuó legalmente, García Ordóñez era un conde muy influyente en la corte Alfonsina y tras este episodio se convirtió en enemigo acérrimo del Cid.
País(es) involucrado(s)
Taifa de Sevilla Taifa de Granada
Líderes:
Comandantes: Al-Mu'tamid, Rodrigo Díaz de Vivar, Abd Allah, García Ordóñez.


Batalla de Cabra: Realizada en el año 1079, en la ciudad conocida como homónima en la actualidad, al sur de la provincia de Córdoba, España. Resultando victorioso El Cid sobre los ejércitos combinados del emir Abd Allah de Granada y su aliado García Ordóñez. Derrotando Rodrigo Díaz al emir Abd Allah de Granada, quien era ayudado por el conde castellano García Ordóñez.

Origen

La Edad Media se caracterizo por un gran caos político y social, la anarquía y el descontrol con finales sangrientos fue una de las constantes de este periodo. El sistema feudal creó múltiples señores que con el poder de sus ejércitos condicionaron el gobierno de los reinos, llegando hasta el punto de hacer guerras sin autorización real y lo que es más grave a luchar con tropas del mismo reino.

En el año 1079 Alfonso VI envió dos embajadores a los reinos de Granada y Sevilla con motivo de cobrar las parias anuales. Las parias eran los pagos que hacían determinados reinos a cambio de protección por parte de otro reino. La embajada de Granada iba comandada por el conde García Ordóñez y la de Sevilla por Rodrigo Díaz, el Cid. El rey de Granada antes de pagar las parias pidió a García Ordóñez, gobernador de La Rioja, que iba acompañado por Fortun Sánchez, noble alavés, Lope Sánchez, hermano del anterior y Diego Pérez, notable de Castilla, y sus correspondientes mesnadas (ejércitos) que saquearan el reino de Sevilla para dar una lección a su entonces enemigo el rey al-Mutamid. Los nobles sin consultar a nadie y muy gustosamente accedieron al trato con claro interés de sacar botín en esta campaña. Con las tropas árabes de Granada y sus mesnadas los nobles castellanos pusieron rumbo a Sevilla.

En esta ciudad estaba el Cid para cobrar las parias correspondientes, y el rey sevillano le comunicó el ataque al que iba a ser objeto exigiéndole la defensa y protección que estaba obligado a prestarle como representante del rey Alfonso VI, beneficiario de las parias. El Cid al conocer la maniobra de García Ordoñez y el rey granadino avisó a los atacantes pidiéndoles que se retiraran, pero esto solo provocó la burla de ellos que prosiguieron su avance confiados en su superioridad numérica. Ante esta situación el Cid salió al encuentro de García Ordóñez con su ejército y las tropas sevillanas del rey al-Mutamid.

Los dos ejércitos se encontraron en Cabra produciéndose una durísima batalla donde la visión estratégica del Cid venció a la superioridad numérica de García Ordóñez infringiéndole una dura derrota narrada en la Historia Roderici:

…“el ejercito del rey de Granada sufrió una tremenda matanza tanto de mahometanos como de cristianos hasta que vencidos y avergonzados huyeron ante Rodrigo Díaz. En esta batalla fue capturado el conde García Ordóñez, Lope Sánchez y Diego Pérez con mucho de sus soldados. Una vez obtenida la victoria Rodrigo Díaz los mantuvo cautivos durante tres días; luego los despojó de sus tiendas y demás pertenencias y les permitió marchar libres”

Paralelamente al regreso de las tropas derrotadas que volvían con las manos vacías a la corte leonesa, marchaba el Cid y su ejército con las parias cobradas y multitud de regalos de agradecimiento del rey al-Mutamid. Bajo la misma bandera y el apoyo de los musulmanes se habían enfrentado entre sí las dos embajadas a las órdenes de Alfonso VI, lo sorprendente fue la actuación del rey al enterarse de la batalla ocurrida entre sus hombres: No hizo nada. Rodrigo victorioso de la batalla regresó a Sevilla, donde al-Mutamid le entregó las parias para el rey Alfonso a las que añadió muchos regalos y obsequios que el Campeador llevó a su rey.

Desencuentros del Cid

Este episodio marca el inicio de los desencuentros del Cid con su rey, ya que aunque actuó legalmente, García Ordóñez era un conde muy influyente en la corte Alfonsina y tras este episodio se convirtió en enemigo acérrimo del Cid. En aquel tiempo los reyes querían tener como aliados a los nobles poderosos para así evitar revueltas internas que acababan habitualmente con la cabeza del rey separada de su cuerpo. Esto explica la actitud pasiva del rey al enterarse de la batalla entre sus hombres.

Causas del bajo desarrollo en la Edad Media

La involución política de este periodo fue la causante del retraso social, cultural y económico que hubo en la Edad Media. Reinos enfrentados, condes y magnates que con sus ejércitos hacían lo que más le convenía, reyes más preocupados en controlar las revueltas internas que gobernar y una cultura guerrera que solo beneficiaba a unos pocos nobles insaciables de botines hicieron que los saqueos, traiciones políticas, conspiraciones reales, guerras internas, pactos con enemigos y todo tipo de confabulaciones fueran la causa de la regresión socio-cultural en esta época. Un reino y su rey con varios ejércitos pagados y comandados por sus condes o magnates cada uno defendiendo sus intereses personales nos dibujan la etapa más oscura de la historia

Véase también

Bibliografía

  • Falque Rey, Historia Roderici.
  • Gonzalo Martínez Diez, El Cid Histórico.