Lola Montes

Revisión del 08:33 5 jul 2017 de Zeniahlg jc (discusión | contribuciones) (Página creada con «{{Ficha Persona |nombre = Lola Montes |nombre completo = Marie Dolores Eliza Rosanna Gilbert |imagen = Lola Montes.jpg |descripción = Bailarina y aventurera irlandesa |fe...»)
(dif) ← Revisión anterior | Revisión actual (dif) | Revisión siguiente → (dif)
Lola Montes
Información sobre la plantilla
Lola Montes.jpg
Bailarina y aventurera irlandesa
NombreMarie Dolores Eliza Rosanna Gilbert
Nacimiento17 de febrero de 1821
Limerik, Bandera de Irlanda Irlanda
Fallecimiento17 de enero de 1861
Brooklyn, Nueva York, Bandera de los Estados Unidos de América Estados Unidos
NacionalidadBandera de Irlanda Irlanda
CiudadaníaIrlandeza
OcupaciónActriz y Bailarina
PadresEdward Gilbert y Eliza Oliver

Lola Montes. Niña rebelde, mujer extravagante, fue una de las mujeres más misteriosas y escandalosas del siglo XIX. Bailarina y artista de su tiempo.

Síntesis biográfica

María Dolores Eliza Rosanna Gilbert nació el 17 de febrero de 1821 en Grange, Irlanda. Lola era hija de un militar británico, Edward Gilbert y Eliza Oliver, de ascendientes españoles, quien la tuvo con apenas quince años.

Tenía dos años cuando su padre fue destinado a la India donde fallecería de cólera poco después. Su madre se casa de nuevo y manda a la pequeña a vivir a Escocia donde se hicieron cargo de ella unos familiares de su padrastro para ver si podían domesticar a Betty, como la llamaban entonces a aquella niña desobediente y rebelde.

Corría el año 1837 y la niña rebelde se había convertido en una jovencita de dieciséis años dispuesta a comerse el mundo y convertirse en bailarina. De vuelta en Londres, conoció a Fanny Kelly quien la animó a convertirse en Lola Montes.

Lola Montes personaje de una bailarina española que debutaba en Londres en 1843 con un éxito considerable. Poco tiempo después, tras descubrirse su verdadera identidad como ex pareja de un teniente, Lola marchó al continente y se estableció en París

Lola Montes1.jpg

Con las castañuelas en alto y una peineta de nácar, Lola se convirtió en una diva. Para ella, el hechizo era algo así como un don, y muy pronto los caballeros más notables de Europa solicitaron sus favores mediante lujosos regalos.

En 1847, Luis I de Baviera la invitó a la residencia real de Aschaffenburg, un palacio de recreo edificado bajo el exuberante diseño de Friedrich von Gärtner.

La consecuencia más inmediata fue que ambos —el monarca y la danzarina— se hicieron amantes. Con cierto apresuramiento, el Rey otorgó a su dama los títulos de baronesa de Rosenthal y condesa de Lansfield. Y aunque el liberal Karl Abel rehusó firmar esas cartas de nobleza, lo cierto es que Lola consiguió elevadas cotas de poder en la corte bávara. El pueblo y los liberales odiaban a Lola.

Poco después, debió de mirar su imagen en el espejo y se vio capaz de alejarse en busca de nuevos aires.

Nunca se sintió maniatada por un hombre: abandonó a su nuevo esposo —otro juguete roto— y en 1851 tomó un navío con destino a Estados Unidos. Aprovechándose del mito que la precedía, estrenó en un teatro neoyorquino la obra Lola Montes in Baviera, al tiempo que improvisaba conferencias en torno a materias tan equívocas como la belleza femenina.

Lola Montes2.jpg

En 1855 Lola Montes, coqueta y alborozada, llegaba a Australia con la intención de estrenar un fastuoso espectáculo de danza. Dos años después, sin haber cumplido del todo sus aspiraciones, volvía a Nueva York en busca de descanso.

Pero lejos de terminar rodeada de lujo y éxito, la actriz que llegó a ser condesa falleció de neumonía el 17 de junio de 1861 tras años predicar por las calles de Nueva York la fe metodista en la que se había sumergido.

Fuentes

  • Biografía [1] “La misterioso vida de Lola Montes”. Consultado: 30 de junio del 2017.
  • Biografía [2] “La misterioso vida de Lola Montes”. Consultado: 30 de junio del 2017.
  • Biografía [3] “Lola Montes”. Consultado: 30 de junio del 2017.