¡Van Van empezó la fiesta! (película cubano-argentina de 2000)

¡Van Van empezó la fiesta!
Información sobre la plantilla
Documental | Bandera de Cuba Cuba
84 min
GuiónMartín Salinas
DirectorLiliana Mazure y Aarón Vega
Producción GeneralJorge Devoto y Noel Álvarez
Dirección de FotografíaRafael Solís, Marcelo Iaccarino
ProductoraICAIC, Arca Difusión S.A., Argentina
PaisBandera de Cuba Cuba

¡Van Van empezó la fiesta! (Filme). Los integrantes de la superbanda Los Van Van cuentan sus historias individuales, comentan acerca del amor y el orgullo que sienten por su agrupación, y testimonian sobre el origen, desarrollo y características de la más famosa orquesta bailable cubana —fundada hace más de cuarenta años por Juan Formell—  hasta la obtención del codiciado premio Grammy en febrero del año 2000. A destacar las sinceras y divertidas declaraciones del cantante Mayito y esas populares melodías con las que nuestro pueblo se ha identificado a través de varias décadas.

Sinopsis

Cuenta la historia de los treinta años de vida de la orquesta cubana de música popular Los Van Van, ganadora del premio Grammy en 1999.

Reparto

Premios

Primer Premio. Festival de Documentales Santiago Álvarez In Memoriam, Santiago de Cuba, Cuba, 2000.

Comentario

Que no termine la fiesta, Van Van

La sala estaba caliente y me hubiera gustado que después de los créditos se iluminara el escenario y apareciera la orquesta, preguntándose y respondiéndose, con su música y su sandunga: ¿Qué tiene Van Van que sigue ahí, ahí, ahí? Hubiera sido el espectáculo perfecto. Es de hecho, el espectáculo que ya nos deben la orquesta que revolucionó la música popular cubana junto a Liliana Mazure y Aarón Vega, los directores del documental ¡Van Van empezó la fiesta! Y es que entonces, con la presencia de los músicos en el escenario, sí que hubiera empezado la fiesta para un auditorio que ya tenía la cintura encendida. La música cubana hace moda y olas en el mundo; proliferan los discos y los documentales sobre nuestros ritmos y nuestros maestros; nuestra cultura gana premios, y dineros a manos de otros y ya es hora, no sólo de explotar nuestro gran panorama musical, sino también de hacerle honor y de conservar para nosotros su valía, sus mejores momentos. Pudiera parecer insólito que uno de los momentos de mayor esplendor internacional de la música cubana quede a veces ignorado dentro de la Isla. ¡Van Van empezó la fiesta! es, sólo por eso, un documental insoslayable, como lo es también Yo soy del son a la salsa (1996) de Rigoberto López, confiamos que no quede el filme de Vega-Mazure destinado únicamente a un reducido número de presentaciones en el marco del Festival. No creo en mayor privilegio que admirar la respuesta de nuestros espectadores, esos que se entregan como nadie a la música de la cual son protagonistas y consumidores primeros, con la pasión y el ardor que también imprimen a sus ritmos. Pero no sólo su pertinencia coyuntural hace notable al filme, sino también su capacidad para conservar y documentar la grandeza de una orquesta que ya es un clásico de la música popular cubana, y un clásico, si se quiere, insólito, capaz de haberse mantenido en todo momento, durante treinta años, en los primeros lugares de la popularidad, renovándose sin perder su sello musical, su estilo, y sin apartarse de la realidad musical y social de la Isla. El filme tiene, además, la habilidad de concentrar la evolución, revelar algunos secretos de su concepto musical, sin dejarse llevar por el didactismo pedante; contar historias personales sin inundarse de anecdotismo; explotar el carisma de los músicos, cada cual con su personalidad, sin estereotipos; definir la pertenencia absoluta del grupo a esta tierra y sus gentes, y sin caer en la política panfletaria, finalmente, establecer a Los Van Van en la cima de su carrera artística pero, a la vez, extender la senda de sus éxitos. Quizás cinematográficamente le sobran algunos planos de entrevistas y cae por momentos en la reiteración sonora, privilegiando el poder de las canciones para sacrificar el ritmo de la imagen, pero eso lo agradecerán aquellos que se descocoten y se les ponga "la cabeza mala". De cualquier manera Van Van llegó, aquí y allá, para decir que el son sigue también en Cuba. Hace ya treinta años que empezó la fiesta. ¡Que no termine!

Fuentes

  • Desirée Díaz. Diario del Festival. Publicación oficial del 22 Festival Internacional del Nuevo Cine Latinoamericano. La Habana, Cuba, 15 de diciembre de 2000. No. 11
  • Artículo ¡Van Van empezó la fiesta!. Disponible en: www.cubacine.cult.cu, visitado el 08 de mayo del 2013.
  • Artículo ¡Van Van empezó la fiesta!. Disponible en: www.lapapeleta.cult.cu, visitado el 08 de mayo del 2013.