Nerium oleander

(Redirigido desde «Adelfa»)
Adelfa
Información sobre la plantilla
Flor-de-adelfa.jpg
Nombre Científico:Nerium oleander
Reino:Plantae
Clase:Magnoliopsida
Orden:Gentianales
Familia:Apocynaceae
Subfamilia:Asteroideae

La adelfa Es una planta bastante popular gracias a los diferentes usos que ha tenido desde su descubrimiento. Sin embargo, también hay que mencionar el detalle de que es un arbusto tóxico con el que debemos tener mucho cuidado y no consumir sin una revisión previa de que efectivamente todo está en orden y no tenemos nada que temer.

Habitad

Los continentes dónde podemos encontrar buenas colecciones de adelfas son Europa y Asia (Oriente Medio) en cambio, se ha extendido a muchas otras partes del mundo a razón de sus usos ornamentales e incluso se ha reconocido la búsqueda de su cultivo en otros muchos espacios por el interés que esto despierta para todos.

En cuanto a los terrenos más favorables para su crecimiento debemos mencionar aquellos que son altamente arenosos y calizos dónde el sol da de golpe o al menos hay una buena cantidad de horas en las que éste puede verse. Los cauces de torrentes mediterráneos son los alrededores de los que gusta estar alrededor gracias a que favorece a su buen crecimiento sobre todo cuando busca aquellos que están secos la mayor parte del tiempo.

Cultivos y cuidados

Lo primero que debes saber si deseas cultivar una planta de adelfa en el jardín, es que se debe evitar en los paisajes domésticos donde juegan niños y mascotas. Todas las partes de los arbustos son venenosas y el humo de la quema de restos de adelfas es tóxico. Ingerir incluso una pequeña cantidad de follaje o flores de adelfa puede ser fatal.

El contacto con el follaje y las flores, puede causar irritaciones severas en la piel y reacciones alérgicas. Siempre utiliza mangas largas y guantes cuando trabaje con el arbusto. Los esquejes de adelfa echan raíces de manera muy fácil. Para hacer esto, corta algunas puntas de brotes frescos de 15 cm durante la primavera o principios del verano, y colócalos en un tiesto lleno de tierra. Este arbusto tiende a ser de hojas largas, con un espacio libre típico de 0,6 m del suelo, y debe ser plantado con plantas perennes de crecimiento más bajo. Las adelfas florecen desde la primavera hasta el final del verano. Aparte del frío del invierno, casi nada molesta la adelfa.

Casi cualquier suelo bien drenado servirá; ácido o alcalino. Una vez establecida, es muy tolerante a la sequía. También soporta el viento y el rocío de sal, por lo que es una planta ideal para la plantación en playas. Después de la floración, corta las plantas y déjalas descansar durante unas semanas. Si se desean esquejes, tómalos de madera madura. La poda para darle forma a la planta se puede hacer en cualquier momento. Limpia y desecha toda la suciedad después de que termine la poda.

Propiedades medicinales

Como ya hemos dicho, la adelfa cuenta con propiedades medicinales más que interesantes por ello es muy habitual ver que cada vez hay más personas interesadas en hacerse con algunos ejemplares para su cultivo y posterior consumo, ya que esto en parte estaría beneficiando a la salud de aquellos que la toman con regularidad.

La adelfa se ha utilizado en múltiples ocasiones para la extracción de oleandrina que se utiliza en la medicina como cardiotónico y como tratamiento para diferentes tipos de cáncer aunque este último punto está aún en proceso de investigación.

A pesar de que en la medicina tradicional no se está utilizando mucho en la actualidad a razón de las partículas tóxicas que se sabe que han podido causar alguna afección para las personas que estuvieron en contacto con estos ejemplares, lo cierto es que si nos trasladamos a sitios africanos sí que hemos visto que se utiliza como abortivo y también para combatir la sarna en múltiples ocasiones.

Toxicidad

Los usos terapéuticos con los que cuenta la adelfa no es algo nuevo y los estudios han comprobado que los útiles son muchos más de los que siempre se han creído. Sin embargo, también se sabe que este arbusto contiene componentes tóxicos y que pueden perjudicar seriamente la salud. Los envenenamientos que se han producido por el consumo de adelfa se han visto sobre todo en niños pequeños que han obviado pasar por un control médico para que esta planta le funcione con respecto a su enfermedad o problema que tuviese en ese preciso momento.

Algunos de los casos de intoxicación han señalado directamente al contacto con la adelfa es decir, el simple hecho de tocar las hojas o las ramas de este arbusto puede hacer que las ronchas y los bultos en la piel humana salgan directamente. A pesar de que a partir de aquí una persona no se puede morir, lo cierto es que estamos ante una planta con alto grado de provocar sarna u otras afecciones en el cuerpo a quiénes se han rozado con ella. Asar carne con ramas de adelfa también ha sido una razón por la que las personas se han intoxicado con las partículas que ésta lleva y ciertamente, aquí sí que hay un riesgo mucho mayor de encontrar la muerte.

Fuente