Arterias carótidas

Arterias carótidas
Información sobre la plantilla
Arterias Carótidas.jpg

Arterias carótidas. Son las cuatro principales arterias que se encuentran mayormente a ambos lados del cuello y en la cabeza. Estas suministran de sangre al cerebro.

Otros nombres

Estenosis de las arterias carótidas

Partes

La parte inicial de ellas se nombran arterias carótidas comunes y surge en el lado derecho del tronco braquiocefálico y en el lado izquierdo del cayado de la aorta. Luego se bifurcan, aproximadamente a nivel de la cuarta vértebra cervical y se llaman arteria carótida externa y arteria carótida interna. La arteria carótida interna se encargará de irrigar el interior del cráneo, mientras que la carótida externa irriga la cabeza y el cuello. Las arterias carótidas internas entran al cráneo para proveer sangre a los ojos y cerebro. En la base del cerebro las dos arterias carótidas internas y la arteria basilar se unen para formar un anillo de vasos sanguíneos llamado el “círculo de Willis”. Las arterias carótidas externas tiene varias ramas que suministran a los tejidos de la cara, cuero cabelludo, boca y mandíbula.

Tienen dos regiones especializadas: el seno carotídeo, que monitorea la presión sanguínea, y el cuerpo carotídeo, que monitorea el oxígeno en la sangre y ayuda a regular la respiración.

Enfermedades

Si en estas arterias existe una enfermedad, la arteria se estrecha, generalmente por la arteriosclerosis, que es la acumulación de colesterol y otros materiales. Si en esta arteria estrechada se adhiere un coágulo de sangre a sus paredes la sangre no puede llegar al cerebro, causando en ocasiones derrame.

La enfermedad de la arteria carótida muchas veces se torna asintomática, pero existen pruebas que le indican al médico su presencia, pero los síntomas de advertencia de un accidente cerebrovascular son una buena manera de determinar si existe una obstrucción en estas arterias. Otros indicios y síntomas de una obstrucción en una arteria carótida son los que a continuación se muestran:

  • Debilidad o parálisis del brazo, la pierna o el rostro, de un lado del cuerpo.
  • Entumecimiento u hormigueo en el brazo, la pierna o el rostro, de un lado del cuerpo.
  • Dificultad para tragar.
  • Pérdida de la vista o vista nublada en un ojo.
  • Mareo, confusión, desmayo o coma.
  • Dolor de cabeza intenso y repentino de origen desconocido.

En caso de estar muy estrechadas estas arterias es posible que se requiera una operación llamada endarterectomía para eliminar la placa. Para prevenir la formación de coágulos y así reducir el riesgo de derrames se puede administrar medicamento y así el estrechamiento sea menos severo. Otra opción para las personas que no pueden operarse es la angioplastia carotídea, que no es más que la colocación de globos y/o stents en la arteria para abrir la arteria y mantenerla abierta. La enfermedad de las arterias carótidas aumenta el riesgo de sufrir un accidente cerebrovascular de tres maneras:

  • La acumulación de una sustancia grasa denominada «placa» puede estrechar significativamente las arterias carótidas.
  • Un coágulo sanguíneo puede atascarse en una arteria carótida estrechada por placa.
  • La placa puede desprenderse de las arterias carótidas y obstruir una arteria más pequeña en el cerebro (arteria cerebral).

Diagnóstico

En la mayoría de los casos, los médicos pueden detectar la enfermedad durante un chequeo de rutina. Dentro de los medios diagnósticos utilizados para detectar esta enfermedad son:

Riesgos

El riesgo de sufrir un accidente cerebrovascular aumenta con la edad, y es más común en hombres que en mujeres. El accidente cerebrovascular es una de las causas principales de muerte y una de las principales causantes de discapacidad en mayores.

Si un paciente tiene una enfermedad de las arterias carótidas, es probable que también tenga enfermedad arterial coronaria grave o que uno de sus padres haya fallecido de enfermedad arterial coronaria. O sea que los factores de riesgo de la enfermedad de las arterias carótidas son similares a los de la enfermedad de las arterias coronarias:

Modificación del estilo de vida

El tratamiento de la enfermedad de las arterias carótidas incluye la modificación del estilo de vida para lo cual se sugiere:

  • Dejar de fumar.
  • Controlar la presión arterial alta, el colesterol, la diabetes y las enfermedades cardiovasculares.
  • Investigarse el ritmo cardíaco, especialmente fibrilación auricular.
  • Limitar el consumo de alcohol.
  • Realizar ejercicios físicos diariamente.
  • Usar menos sal en la comida.
  • Consultar inmediatamente al médico en caso de observarse síntomas de un accidente cerebrovascular.

Medicamentos

Podrían necesitarse anticoagulantes para prevenir un accidente cerebrovascular. La aspirina y otros diluyentes de la sangre han demostrado reducir el riesgo de sufrir un ataque cerebral. En la mayoría de los casos, los pacientes tienen que tomar estos medicamentos el resto de su vida.

Fuentes