Saltar a: navegación, buscar

El encantador de serpientes (Libro)

El encantador de serpientes.
Información sobre la plantilla
El encantador de serpientes.jpg
Premio José María Heredia, 1999.
Autor(a)(es)(as)José Orpí Galí.
Editorial:Ediciones Santiago, 2001.
GéneroPoesía
ImprentaTalleres computarizados de las Ediciones Santiago en Junio del 2001.
EdiciónLeón Estrada
Diseño de cubiertaFrancisco Martín
IlustracionesJosé Orpí Galí.
Ejemplares350 ejemplares
ISBN959-7036-48-7
PaísBandera de Cuba Cuba

El encantador de serpientes. Refleja en él la vida y la muerte, el amor, la noche y el día: todos posibles, el mismo mantiene de principio a fin el tema que abarca el libro de poesía, es decir, a la serpiente y al encantador.

Síntesis

El poeta, lírico e iluminado, nombra la vida y la muerte, el amor, la noche y el día: todos posibles. El libro invisible de la poesía sostiene de principio a fin a la serpiente y al encantador y por ello mereció el premio José María Heredia en 1999.

Temática

La temática que se aborda en este libro es Texto literario, ya que es un libro abarca en él los poemas que reflejan la vida y la muerte, el amor, la noche y el día: todos posibles en cada poema de este libro, el mismo consta de 350 ejemplares de 64 páginas

Datos del autor

José Orpí Galí (Santiago de Cuba, 28 de enero de 1953). Poeta, narrador, escritor para niños. Ha obtenido los premios José María Heredia, Luisa Pérez de Zambrana y el Premio de la ciudad, menciones en el Regino Pedroso, Ángelus, Juegos Florales, Santiago, Juventud Rebelde, Bohemia, entre otros. Ha publicado el poemario Acto de amor frente al espejo (1994) y las plaquettes Todos los ríos (1991) y Vestida de eternidad (2000). Ha sido antologado en Poetas del mediodía, Nuevos poetas cubanos y Hermanos (Brasil). Es miembro de la UNEAC.

Dedicatoria

A mis padres y hermano, siempre junto a mi en el páramo y la sombra la suerte y los espejos.

Frases

  • La calle de los sueños no tiene árboles, ni una mujer crucificada en una flor… Vicente Huidobro.
  • Me dejaste con las manos cubiertas sólo por el rocío del invierno. ¡Invierno que parece un soplo, cogerse las manos y no sentir frío, no sentir frío sino hambre, no sentir hambre sino sed y ganas de llorar por esta tristeza que se agolpa a veces como un valle enorme y silencio! Javier Heraud.
  • ¿De qué sirve un encantador, si la serpiente muerde antes de ser encantada? Eclesiastés 10,11

Contenido

El encantador de serpientes

  • Soliloquio del poeta.
  • Historia nocturna.
  • Naufragios.
  • Un pincel para Frida Kahlo.
  • Viaje a la tierra prometida.
  • Bolero
  • Azul desconocido.
  • Teoría literaria.
  • Manía.
  • La torre de Babel.
  • Historias perdidas de Safo.
  • Paralelo.
  • Tema de ausencia.
  • La hierba entre los pies.
  • Fábula del ciervo en la montaña.
  • Oscar Wilde: antes las ruinas del mundo.
  • Del escriba la suerte sus demonios.
  • El hombre detenido.
  • Epístola a los ingenuos.
  • La mujer que esperaba el azul.
  • Tobías.

Un soneto me manda hacer Violante

  • Soneto Dante.
  • Claroscuro para un pintor mediocre.
  • La mala suerte.
  • Sueño entre relojes.
  • La rosa muerta.
  • La voz de la noche.
  • Ala y perfume.

Los secretos designios

  • La canción del hombre.
  • De un ángel visto en la mañana del cuatro de noviembre.
  • El poeta.
  • Fotografía de dos amantes desnudos.
  • Virginia Woolf.
  • La señal.
  • Arte mayor.

El discreto encanto de la décima

  • Tiempo de trovador.
  • La búsqueda.
  • Elogio de la infancia.
  • Los secretos lugares del mediodía.
  • Donde se baña el deseo.
  • El abismo.
  • Exorcismo.

Nota del jurado

  • Aviso

Poema

El encantador de serpientes

Cuánto ha tenido el hombre
que correr por encendidos bosques
y arrebatar la hoguera
que se hunde en el deseo
en la sangre contaminada de los sueños.
Salvarse del naufragio
cuando la tormenta no es más
que un punto de nube en sus entrañas
al sostener su cuerpo
abatido, maltratado
por el sucio polvo de los muertos.
Cuánta soledad vio desde la cumbre
de su altivo monte
antes de bajar al paso de las aguas
y enredar su luz en el tiempo
de un reloj sin manecillas
domesticando el grito
de los monstruos que engendró el ocaso.
Cuánto tuvo el mundo
que girar en su galaxia
y apresar el vuelo fugitivo de los siglos
para ordenar el caos
o al menos intentarlo y dedicar un día
―tan solo un día terrestre y movedizo―
en holocausto
para que la especie permanezca en pie
insomne y expectante.
Cuánto tuvo que pasar en esta vida
hasta hoy 15 de julio de 1992
en que escribo este poema
para que perforen sus manos
como hormigas hambrientas
osos y meretrices
sabios fornicadores
lujuriosos aprendices
faunos y profetas
seguidores de Onán.
Poema que escribo oh Dios
y echo a volar
al aire roto y amarillo de estas horas
en que se alza este pobre mortal
nacido bajo el signo de Acuario
con vicios inconfesables
perdido en muchos sueños
y devorado por la milagrosa sed de la poesía.
A la hora justa
en que un ángel y un demonio
se aproximan para coronarme.
Yo rey absoluto de mi cuerpo y de mi fe
declaro que a pesar del abismo y el pecado
la suerte la rabia y el infierno permanece
inderrotablemente viva la esperanza.

Enlace relacionado

Enlace Externo

Fuente