Espíritu Santo (Brasil)

Ciudad de Espíritu Santo
Información sobre la plantilla
Ciudad de Brasil
EntidadCiudad
 • PaísBandera de Brasil Brasil
 • RegiónSudeste de Brasil
GentilicioCapixabas o espiritosantenses
Esp Santo.jpg
Ciudad de Espíritu Santo (Brasil)

Espíritu Santo. Estado de Brasil, situado al SE del país, que cuenta con una extensión de 46.184,1 km² .

Ubicación

Situado en la parte oriental de la región Sudeste, su posición geográfica es entre 17° 53′ 29″ y 21° 18′ 03″ de latitud S y 39° 41′ 18″ y 41° 52′ 45″ de longitud O. Limita al N con el estado de Bahía, al S con el de Río de Janeiro, al E con el océano Atlántico, y al O con Minas Gerais.

Historia

A la llegada de los portugueses, el actual territorio de Espíritu Santo estaba ocupado por los indios botacudos y capixabas (de donde proviene el gentilicio del estado), que opusieron dura resistencia a los conquistadores. El nombre del estado se debe a que el día en que Vasco Fernandes Couthinho (primer donatario), arribó a estas tierras -23 de mayo de 1535-, coincidió con el domingo del Espíritu Santo. Vasco Fernandes tuvo que hacer frente a las luchas de los indígenas sumamente belicosos, que opusieron una lucha de guerrillas contra los portugueses, la cual se prolongaría hasta mediados del siglo siguiente. Además de los indios, los portugueses tuvieron que repeler incursiones de franceses,ingleses y holandeses. Todo ello provocó la ruina del colonizador, Vasco Fernandes Couthinho, de forma que en 1560 la capitanía retornó a la corona portuguesa.

Así permaneció hasta que, tras la independencia de Brasil, fueron determinados los límites actuales. No obstante, la colonización siguió adelante con los ingenios azucareros a partir del siglo XVII, que dieron inicio a la actividad agrícola y comercial. En 1810, la capitanía recuperó su independencia y empezó a ser administrada por un gobernador. Este hecho, junto con la llegada de emigrantes suizos, alemanes, holandeses y de las islas Azores, dio un nuevo impulso a la economía del territorio. Pero, con la abolición de la esclavitud en 1888, los trabajos de las haciendas sufrieron un grave revés, del cual no lograron reponerse hasta la nueva inmigración de los años 1892-1896, esta vez principalmente de italianos, que fomentaron a gran escala el cultivo del café, el cual había sido introducido a mediados del siglo XIX por colonos procedentes de Minas Gerais y de Río de Janeiro.

Con la proclamación de la república en 1889, la provincia de Espíritu Santo se convirtió en estado. La construcción del ferrocarril Vitória-Minas, en el primer tercio del siglo XX, destinada a transportar el hierro desde Itabira (Minas Gerais) hasta el puerto de Vitória, impulsó en forma decidida el desarrollo de la cuenca del río Doce. Río arriba fueron apareciendo ciudades marginales -como Linhares y Colatina-, que pronto se convirtieron en polos de desarrollo cultural, político y económico.

En el campo religioso, la evangelización estuvo encomendada desde un principio a los jesuitas, seguidos luego por los franciscanos y los carmelitas. La diócesis del Espírito Santo fue creada el 15 de noviembre de 1895, y sería elevada a arquidiócesis en 1958, al mismo tiempo que se creaban las diócesis de Cachoeiro do Itapemerim y de São Mateus.

Características

Medio físico

Su territorio comprende dos regiones naturales bien diferenciadas: el litoral (con una longitud de 433 km) y el interior (sierra o planalto). A lo largo del litoral se encuentra una franja de tierra plana, que representa el 40% del territorio. En ella se observan dos características distintas: hacia el norte, por encima del río Doce, las tierras son, en general, pantanosas e insalubres, mientras que al sur del mismo río, hasta las inmediaciones de la capital -donde la sierra casi llega hasta el mar-, las tierras son menos anegadizas, aunque también son planas. A medida que se avanza hacia el interior, el terreno se va elevando, hasta encontrarse con las formaciones montañosas de la denominada Serra do Mar, que recorre el occidente del estado de norte a sur; al norte del río Doce se llama Serra dos Aimorés, y al sur del mismo, Serra da Chibata o de Espigão. Las regiones elevadas del estado son de las más pintorescas de Brasil, con altitudes superiores a los 1.000 m, entre las que destacan el Pico da Bandeira (2.890 m, el tercero más alto del país), y el Pico do Cruzeiro (2.875 m). Regadas por innumerables corrientes de agua, estas serranías se mantienen cubiertas de exuberante vegetación.

El clima de Espírito Santo es tropical húmedo, con temperaturas medias anuales de 23 ºC; el mes más caluroso es febrero, y el más frío, julio. Las precipitaciones superan los 1.400 mm de promedio anual, y se concentrándose especialmente en los meses de verano.

El más importante de sus ríos es el Doce (944 km de curso), que nace en el estado de Minas Gerais, y corre de oeste a este, dividiendo el estado en dos partes casi iguales y forma un gran delta en su desembocadura. Sus principales afluentes son el Guandu, Mutum, São José y São João Pequeno. Otros ríos importantes -de norte a sur- son: el Mucurí, que señala el límite con Bahía; São Mateus, Itapemirim e Itabapoana (éste en la frontera con Río de Janeiro). Espírito Santo cuenta también con muchas lagunas, entre las cuales las más importantes son: Juparanã (50 km de circunferencia), Juparanã-Mirim, Tapada, Monsarás, Pão Doce, Pau Atravessado, Pau Gigante, Choro d’Água, Limão, Aguiar, Dourada y Jacunem.

Ricas en orquídeas y colibríes, las selvas del Espíritu Santo, a partir de las investigaciones y publicaciones internacionales del científico Augusto Ruschi, son conocidas como las “tierras de los colibríes”.

Desarrollo económico

El estado de Espírito Santo, junto con Maranhão, Piauí y Pará, ha sido tradicionalmente uno de los estados menos desarrollados económica e industrialmente, del país. No obstante, con la creación del Banco de Desarrollo del Espírito Santo (1969), se intensificó a partir de la década de 1970 la utilización de la materia prima existente en el territorio capixaba. De esta forma se reactivó el cultivo del café, lo cual logró colocar al estado entre los primeros productores de este grano en el país. Simultáneamente se incentivó el cultivo industrializado del cacao en el valle del río Doce, así como la reforestación, principalmente de eucaliptos en la región del norte, motivando la instalación de industrias de celulosa y papel. Igualmente ha adquirido importancia el cultivo de la hevea para la extracción de caucho. Otros productos agrarios importantes son: caña de azúcar, fríjol, mandioca, pimienta, arroz, maíz, y frutas (piña, plátano y papaya, ésta en buena parte destinada a la exportación). En la cabaña ganadera predomina el ganado vacuno (con 1.700.000 cabezas), que sirve para abastecer el mercado del sur (Río de Janeiro) de carne y leche. Le sigue en importancia el ganado porcino y avícola. Pero en lo que más se ha notado el adelanto económico del estado es en los rubros de la minería y de la industria pesada, en el campo de los productos químicos, alimenticios (café soluble, chocolates, pastas alimenticias, lácteos, aceites vegetales, zumos de cítrico), madereros y metalúrgicos, de materiales eléctricos, de la construcción (azulejos) y calzado. Espírito Santo cuenta también con una importante industria pesquera. Sus costas son especialmente ricas en marlin blanco (una especie de pez espada de las costas sudamericanas). En minería dispone de manantiales de agua mineral, y explotación de calcáreos, mármol, granito, dolomita, calcita, titanio, gas natural y petróleo.

La instalación del puerto de Tubarão, en las proximidades de Vitória, supone un gran salto en la economía del estado, pues lo convierte en el primer puerto del mundo en exportación de hierro (por él sale toda la producción de Minas Gerais). Espírito Santo cuenta con una red de 831 km de carreteras federales, 3.369 km de carreteras estatales y 23.761 km de carreteras municipales. Su red ferroviaria abarca 439 km.

Atractivos turísticos

Entre los atractivos turísticos del estado cabe mencionar sus playas y los parajes de extraordinaria belleza de su interior, en el que se han ido formando pueblitos que en su arquitectura y costumbres guardan todavía las características de los primeros emigrantes italianos, alemanes, rusos o polacos, prácticamente como si se tratara de pueblos europeos en medio del paisaje tropical. Dada la condición montañosa del terreno, se han logrado conservar muestras de masas del bosque atlántico (Mata Atlántica), que en otros tiempos cubrió el 90% del litoral brasileño.

  • Pedra Azul: se encuentra en el municipio Venda Nova do Inmigrante (100 km al oeste de Vitória). Es el atractivo natural más sorprendente del estado. Se trata de una enorme piedra de unos 1.000 m de altura, en forma de dedo pulgar, cuya base se encuentra a otros 1.000 m sobre el nivel del mar. Es como una versión gigante del Pan de Azúcar de Río de Janeiro, pero absolutamente desprovisto de vegetación. A la sombra, tiene un color azul, pero cuando le da el sol se irisa con variados colores que proporcionan un maravilloso espectáculo natural.
  • Domingos Martins o Campinho (42 km de Vitória): pueblo del interior, típico por su sabor alpino. Cuenta con la Casa de la Cultura, donde existe un pequeño museo que recoge la historia de la colonia desde su fundación en 1847.
  • Santa Teresa: municipio ubicado a 70 km de Vitória, rodeado de frondosos bosques entremezclados con cafetales y viñedos, entre los que despuntan a veces promontorios de granito. Fundado en 1875 por emigrantes italianos, parece incrustado en un rincón del norte de Italia. Su principal atractivo es el Museo de Biología “Augusto Ruschi”.
  • Santa Leopoldina: fascinante pueblo fundado por un grupo de emigrantes suizos en 1856. Fue la primera colonia europea en Espírito Santo. Aunque con los años ha perdido prestancia con respecto a su vecina Santa Teresa, pero conserva todo el encanto de sus casas construidas a principios del siglo XX. En una gran mansión se encuentra el Museo Colonial.
  • Cascadas de São Félix: conjunto de seis cascadas en el municipio de Guarapari.

En lo que respecta a las playas, hay que decir que prácticamente todo su litoral es una larga playa, que atrae numerosos visitantes, sobre todo de Minas Gerais. Las principales son las de Guarapari (Areia Preta, cuyas arenas, ricas en monacita, tienen poderes medicinales; Setiba y Meaípe), las de Vitória (Curva da Jurema, apta para deportes náuticos; Praia de Camburi e Ilha do Boi), las de Vila Velha (Praia da Costa, con grandes edificios y hoteles a lo largo de 3 km; Praia de Itapoã, Praia de Itaparica y Barra do Jucu), las de Aracruz (Praia de Coqueiral, Itaparica, Formosa y Barra do Sahy) y, por último, hay que citar la playa de Manguinhos, en Serra, la Praia Grande, en Fundão, y la Praia da Barera, en Conceiçao da Barra.

Desarrollo social

Fiestas y folclore

  • Alardo: dramatización popular en la que se enfrentan guerreros cristianos y moros, que se disputan la consecución de la imagen de san Sebastián. Se celebra en Conceição da Barra el 20 de enero.
  • Carnaval de Máscaras de Roda d’Água (municipio de Cariacica): Es realizado por la Banda de congo Santa Isabel en tres ocasiones: Domingo de Ramos, Domingo de Pascua y día de Nossa Senhora da Penha, patrona de Espírito Santo.
  • Congo: costumbre bastante conservada en todo el estado, especialmente en el municipio de Serra. Su ritmo marcado por el tambor y los cánticos que hablan de la vida e historia del pueblo, se vienen transmitiendo desde los tiempos del emperador D. Pedro II, siendo la banda de Congo más antigua la de Campinho da Serra, fundada en 1890.
  • Pastorinhas: celebraciones del tiempo de la Navidad, en las que se narran historias, se canta y se baila en honor del nacimiento de Jesús. Al son de acordeones y violines, las pastorcitas bailan delante del pesebre, dentro y fuera de la iglesia.
  • Reis de Boi: representación folclórica de los Reyes Magos, que tiene lugar desde el día 6 de enero hasta el mes de febrero. Los disfrazados de reyes, recorren el pueblo, cantando de casa en casa. Está presente en los municipios de São Mateus (donde existe mayor número de grupos), Conceição da Barra, Linhares, Nova Venécia, Pinheiros, Boa Esperança y Montanha.
  • Ticumbi: fiesta celebrada en Conceição da Barra, organizada por los negros en honor de su patrono san Benedicto, desde el 27 de diciembre hasta el 1 de enero. Hombres, mujeres y niños, negros y blancos, acompañan acompañan en un ambiente festivo, mezcla de fe y de emoción, a los personajes de al fiesta: Reis Bamba, Reis Congos y Secretarios.
  • Peregrinación al Santuario de Nossa Senhora da Penha, en Vila Velha. A él acuden peregrinos de todo el país ocho días después de Pascua, para honrar a la Virgen, su patrona. Es tanta la devoción que la imagen inspira en los devotos, que algunos suben el cerro de rodillas, dejando rastro de sangre en pos de sí.

Monumentos históricos

El más importante hallazgo arqueológico del estado es el yacimiento de Santa Cruz, descubierto en 1995, en el distrito del mismo nombre, a 60 km al norte de Vitória. Allí fueron descubiertas seis urnas funerarias de seiscientos años de antigüedad. Los principales monumentos históricos del estado son:

  • Palacio de Anchieta (Vitória): data de mediados del siglo XVII, y en él se conserva la tumba de san José Anchieta, jesuita español que desempeñó su apostolado en esta ciudad en los últimos años de su vida.
  • Convento de la Penha (Vila Velha): levantado sobre un cerro de granito que emerge 154 m sobre la ciudad, acoge en su capilla una imagen de Nossa Senhora da Penha, traída por el franciscano fray Pedro Palácios, en 1558. La obra fue construida en 1644. El santuario constituye el principal monumento religioso del estado.
  • Iglesia Nossa Senhora do Amparo (Barra de Itapemirim): inaugurada en 1847. Desde hace más de cien años, cada primer domingo de febrero los pescadores de la región organizan una fiesta en honor de Nossa Senhora dos Navegantes.
  • Forte São Francisco Xavier (Vila Velha): Su primera construcción data de 1535. Reconstruido en 1726, hoy acoge a un Batallón de Infantería. Desempeñó un importante papel en la defensa de los minerales extraídos en Minas Gerais, durante los siglos XVII y XVIII.
  • Sítio Histórico Porto de São Mateus (ciudad de São Mateus, 233 km al norte de Vitória): sus primeras construcciones datan de 1636. Desde 1976 es considerado como Patrimonio Histórico Estatal.
  • Iglesia y Residencia de los Reis Magos (en Serra, unos 30 km al norte de Vitória): la más representativa de las construcciones jesuitas, puesto que la iglesia, el convento y la plaza permanecen bien conservadas. Emplazada en lo alto de una colina, ofrece una espléndida vista sobre el balneario de Nova Almeida.
  • Iglesia Matriz de Nossa Senhora do Rosário (en Vila Velha): es la iglesia más antigua del estado. Comenzó su construcción en 1535, y fue inaugurada en 1551. Forma parte del Patrimonio Histórico Nacional desde 1950.

Centros e instituciones culturales

  • Universidade Federal do Espírito Santo. Vitória.
  • Pólo Universitário São Mateus. São Mateus.
  • Museo Solar Monjardim (Vitória): instalado en una mansión bien restaurada del siglo XVII, ofrece una buena muestra de muebles y enseres del siglo XIX.
  • Museo de Biología “Augusto Ruschi” (municipio de Santa Teresa): recoge todo el trabajo del biólogo Augusto Ruschi, quien dedicó su vida al estudio de los colibríes y a la defensa del medio ambiente. En torno a las instalaciones del museo se conserva también una pequeña reserva natural de 8 ha, que es el parque natural más rico del estado, por la variedad de flores, orquídeas y cactus.
  • Museu Ferroviario Vale do Rio Doce: reúne máquinas, vagones y utensilios antiguos propios de los ferrocarriles. Fue inaugurado en 1998, y está localizado en la antigua estación Pedro Nolasco (Vila Velha).
  • Museo y Taller Homero Massena: está instalado en Vila Velha, en la casa en que vivió el pintor Homero Massena de 1951 a 1964. Nacido en Barbacena (Minas Gerais), y fundador de la Escola de Belas Artes de Espírito Santo Homero Massena.
  • Museo da Imigração Pomerana: situado en Santa María de Jetibá (80 km de Vitória). Reconstruye la historia de la emigración pomerana, desde la salida de Europa de los primeros emigrantes hasta nuestros días.

Fuente