Saltar a: navegación, buscar

Félix Rodríguez Mendigutía

(Redirigido desde «Félix Rodríguez»)
Félix Rodríguez Mendigutia
Información sobre la plantilla
Felix rodrigues e ileana ross.jpg
Félix Rodríguez junto a la congresista Ileana Ros-Lehtinen
NombreFélix Ismael Rodríguez Mendigutia
Nacimiento31 de mayo de 1941
ciudad de La Habana,
Cuba Bandera de Cuba
Otros nombresFélix Ramos Medina, Félix El Gato, Max Gómez
CiudadaníaBandera de los Estados Unidos de América Estadounidense

Félix Rodríguez Mendigutia (La Habana, 31 de mayo de 1941). Coronel de la CIA nacido en Cuba. Conocido como «El Gato», también se hizo llamar Félix Ramos. Perteneció a la Legión AntiComunista del Caribe, en República Dominicana. Fue miembro además del grupo terrorista Cruzada Cubana Constitucionalista. Félix Rodríguez fue el mercenario No. 2718. Al ser derrotada la invasión por Playa Girón se ocultó en la casa de un contrarrevolucionario, donde con ayuda de un funcionario de una sede europea en Cuba gestionó el asilo en la embajada venezolana y partió hacia Caracas el 13 de septiembre de 1961.

Félix Rodríguez fue asignado a Bolivia, junto a otros agentes cubanos, cuando los servicios de inteligencia estadounidenses detectaron la presencia del comandante Ernesto Che Guevara en ese país. Se radicó en la ciudad de Santa Cruz de la Sierra y posteriormente en Vallegrande. El 9 de octubre de 1967 partió en helicóptero hacia La Higuera, donde trató de interrogar de forma violenta al Guerrillero Heroico. Una vez asesinado el Che, se tomó varias fotos junto al cadáver y regresó a los Estados Unidos.

Biografía

Primeros años

Félix Ismael Rodríguez Mendigutía nació el 31 de mayo de 1941, en La Habana. Sus padres lo llevaron desde pequeño a Sancti Spiritus, de donde eran originarios y allí pasó sus primeros años. Su tío era Ministro de Obras Públicas durante el gobierno de Fulgencio Batista.

En el año 1952 retorna a La Habana para continuar estudios e ingresa luego en la Academia Militar de la Habana. En 1954 sus padres deciden que vaya a estudiar a los Estados Unidos y va a Pennsylvania, donde ingresa en un pequeño colegio, en donde se gradúa en 1960.

Anteriormente había abandonado la escuela para unirse a la Legión Anticomunista del Caribe, creada en República Dominicana por el dictador Rafael Leónidas Trujillo, con el objetivo de eliminar a la naciente Revolución cubana y a su líder Fidel Castro. La invasión a Cuba fracasó y Félix culminó sus estudios y se fue a vivir a Miami junto a sus padres.

Invasión por Playa Girón

En 1960 es reclutado por la CIA. A finales de ese año le confía su primera misión. Llega a Cuba el 14 de febrero de 1961, con otros agentes, a bordo de una lancha rápida que los deja en una zona próxima a Arcos de Canasí, en los límites de las provincias de La Habana y Matanzas.[1] Desembarca con dos toneladas de equipos y explosivos que son descubiertos, pocos días después, por la Seguridad de Estado cubano.

Fue enviado a Guatemala para participar en la preparación de la Brigada 2506. El 21 de febrero de 1961 como parte de la Operación 40, ingresa nuevamente en Cuba reuniéndose con el grupo terrorista Movimiento de Recuperación Revolucionaria. Durante un mes contacta con bandidos en la provincia de Las Villas dando instrucciones para realizar actos de sabotaje.

El 15 de abril de 1961 parte la Brigada 2506 de Nicaragua con apoyo del dictador Anastasio Somoza, para desembarcar el 17 de abril en Playa Girón. La invasión sorprende a Félix en La Habana sin que fuera previamente informado. Esta fracasa en menos de 72 horas y Felix Rodríguez se esconde en casa de un contrarrevolucionario y contacta con un funcionario de la embajada española, agente de la CIA, quien organiza su salida del país a través de la embajada venezolana.

Después de Girón

Luego de llegar a Venezuela, se marcha rápidamente a los Estados Unidos, es enviado al selecto grupo que pasa el curso de oficiales del ejército estadounidense en Fort Bening. Algunos de sus compañeros de clase son: Jorge Mas Canosa, Luis Posada Carriles y José Francisco Pepe Hernández, entre otros.[2]

Luego fue enviado a Nicaragua con un grupo de agentes que atacó el buque español Sierra de Aranzazu como represalia por las relaciones mantenidas por España con Cuba. El burdo ataque terrorista contra civiles crea tal escándalo que la CIA se ve obligada a retirar a su tropa anticubana ―supuestamente de élite―.[1]

En 1963, el presidente John F. Kennedy es asesinado. La implicación de varios conspiradores cubanos, incluyendo a Félix Rodríguez, Frank Sturgis, Herminio Díaz, Orlando Bosch, los hermanos Guillermo e Ignacio Novo Sampoll y, particularmente, Luis Posada Carriles, es considerada por varios investigadores del tema. Félix Rodríguez salió libre porque argumentó que no recordaba nada de lo que hizo ese día.

Según su propio testimonio desclasificado, en junio de 1967, Félix Rodríguez recibe una llamada de un oficial de la CIA que se identifica como Larry S. quien le propone sumarse a una operación destinada a capturar al Che Guevara cuya presencia en Bolivia está confirmada. Rodríguez usará el nombre de «Félix Ramos Medina». Terminará utilizando el apodo de «El Gato».

Persecución y asesinato del Che Guevara

Félix Rodríguez viaja con otro mercenario cubano-estadounidense de apellido González, con el cual llega en La Paz el 2 de agosto de 1967. Son recibidos por el oficial de caso, denominado Jim, y un oficial boliviano de inmigración. La estación CIA es dirigida por John Tilton. Otro cubano-estadounidense, Gustavo Villoldo, se sumará pronto a Rodríguez y González.

El 31 de agosto, José Castillo Chávez un miembro de la tropa del Che cae preso. Rodríguez se desplaza por avión desde Santa Cruz hasta Vallegrande, acompañado por el Mayor Arnaldo Saucedo para interrogarlo.

El 22 de septiembre, los guerrilleros toman el caserío de Alto Seco pero luego caen en una emboscada en la población de Jagüey donde mueren Coco Pedredo, Manuel Hernández Osorio y Mario Gutiérrez Arcaya. Los militares atan los cadáveres sobre unos burros y aparecen así ante los campesinos horrorizados de Pucará, a poca distancia. El informe sobre el incidente estará entregado directamente al agente de la CIA Félix Ramos.

Este día el guerrillero Antonio León Domínguez Flores aprovecha el combate para alejarse de sus compañeros y luego entregarse al ejército. Félix lo tortura e interroga hasta que este decide traicionar al Che y los demás guerrilleros.

Félix convence al jefe de la Octava Division del Ejército boliviano, a desplazar a su 2do Batallón de Rangers desde su cuartel general de La Esperanza hacia Vallegrande. El 30 de septiembre de 1967, el Che y su grupo son ubicados en el sector de Valle Serrano.

El mercenario Félix Ramos Rodríguez junto al Che prisionero.

El 8 de octubre de 1967, en los alrededores de las 3:30 de la tarde, el Che cae preso después de agotar sus municiones en un combate donde recibe una herida en la pierna. El enfrentamiento dejó muertos a tres guerrilleros y dos soldados.

En las horas siguientes, el presidente estadounidense Lyndon B. Johnson es avisado por su asesor Walt Rostow, con un memorandum urgente, que el Che está preso en Bolivia. Según su versión de los eventos, Félix Ramos Rodríguez llega en helicóptero a La Higuera a las 6:15 de la mañana, el día 9. Observa al Che tendido en el suelo, los brazos atados en la espalda y sus pies amarrados y empieza a insultarlo con desprecio.

Luego, transmite con su radio un mensaje cifrado a la estación CIA más cercana para su retransmisión hacia el cuartel general de la CIA en Langley, Virginia. Empezó a fotografiar sistemáticamente todos los documentos encontrados con el Che, incluso su diario, página por página. Este mismo día, el dictador boliviano Barrientos recibe del embajador estadounidense Henderson la orden de muerte del Che.

El Gato (Félix Rodríguez) junto al cadáver del Che.

El Gato comunica la orden de asesinato.

Soldados se fotografían junto al cadáver del Guerrillero Heroico.

Según el joven soldado Eduardo Huerta Lorenzetti ―quien estaba de guardia en la escuelita donde se encontraba secuestrado el Guerrillero Heroico―, Félix Rodríguez ingresó repentinamente en la escuelita y zarandeó al Che ―quien estaba atado por los hombros― para que hablara, lo hala bruscamente por la barba y le grita que lo va a matar.

Félix Rodríguez confesó a la revista española Cambio 16, edición del 18 de diciembre de 1998:

Salí y mandé a Terán [el sargento boliviano Jaime Terán] que cumpliera la orden. Le dije que debía dispararle por debajo del cuello porque tenía que parecer muerto en combate.
Félix Rodríguez

Asustado, Terán no llega a disparar sobre el Guerrillero Heroico y sale de la escuelita. Félix Rodríguez le grita improperios hasta que ingresa nuevamente y dispara. Félix Rodríguez, imitando cobardemente a unos militares presentes, dispara hacia el cuerpo del Che, ya fallecido en el piso, pero le erra. Esa misma tarde, Félix Rodríguez partió de La Higuera en helicóptero hacia Vallegrande. Contará que al llegar «sabiendo que la gente de Castro estarían mirando para encontrar a agentes de la CIA», se puso la gorra del ejército boliviano.

Torturador en Vietnam

El 24 de febrero de 1969 Félix Rodríguez obtiene la ciudadanía estadounidense. Es enviado entonces por la CIA a Vietnam, donde le orientan ir a Saigón a interrogar y torturar prisioneros junto a Ted Shackley, quien fuera jefe de una estación encargada de desarrollar operaciones contra el gobierno cubano.

En Vietnam participa además en el Programa Phoenix, que asesinó a 26 369 personas de entre las 33 350 detenidas en los centros de interrogatorios estadounidenses.[3] Allí desarrolló más de 300 misiones ofensivas en helicóptero, siendo derribado en 5 de ellas.

Integrando la empresa de cobertura Air América, «El Gato» trafica luego heroína desde Laos para la red del mafioso Santos Traficante (contratado por la CIA), en Estados Unidos. Dos nombres muy importantes en la carrera posterior de Félix aparecen dirigiendo este narcotráfico de Air América: Donald Gregg y Theodore Shackley, ambos jefes de la CIA en la zona en ese momento.

Al final, el gobierno títere de Vietnam del Sur lo condecoró con 9 medallas.

Otros trabajos para la CIA

Entre 1972 y 1973, Félix Rodríguez fue instructor del Ejército Argentino ―durante la dictadura militar de Alejandro Agustín Lanusse― convocado por el entonces jefe del Cuerpo de Ejército I, general Tomás Sánchez de Bustamante, a quien conoció en Vietnam.

El propio Félix los explica ante la radio en Puerto Rico en el 2005:

Después en el 73 estuve de asesor de las fuerzas armadas en la Argentina, en el 74 y 75 en el área del Caribe, inclusive pasaba mucho por Puerto Rico, para de ahí visitar las diferentes islas que nosotros cubríamos por la Inteligencia.

Luego aparece como hombre de confianza y de consulta de la agencia Trident Investigative Services Inc. La agencia es representada en la Argentina por John Battaglia Ponte, un uruguayo nacionalizado estadounidense y exagente de la CIA, que en los años setenta participó del llamado Plan Cóndor que coordinó el accionar ilegal de las dictaduras represivas proestadounidenses del cono sur.

En agosto de 1974 Félix Rodríguez colabora con Orlando Bosch, quien sigue orientaciones de George Bush, entonces director de la CIA, de reunir el conjunto de los grupos terroristas de Miami en un solo grupo, la famosa Coordinadora de Organizaciones Revolucionarias Unidas (CORU) que luego realizara un centenar de atentados en más de 25 países.

Cumple entonces varias «misiones» en Uruguay, Brasil, Costa Rica, Honduras, Guatemala y El Salvador. Actúa en América Central y ayuda a la fuga de Anastasio Somoza de Nicaragua.

En 1976, el presidente George W. Bush (padre) condecora a su socio Rodríguez con la medalla Estrella al Valor.

Félix se retira en ese año de la CIA por «motivos de seguridad», aunque se sospecha que realmente estaba haciendo actividades terroristas contra Cuba en ese año, de manera encubierta. En una entrevista publicada en junio de 2005 al diario de Miami, El Nuevo Herald se puede leer:

A la pregunta sobre la responsabilidad de Posada Carriles en la tragedia del avión de Cubana de Aviación, el exoperativo de la CIA Félix Rodríguez se limitó a responder: «Prefiero no hablar de eso, por muchas razones».
Artículo en el periódico El Nuevo Herald (Miami)

Escándalo Irán-Contras

En enero de 1986, la administración del presidente Ronald Reagan aprobó el plan de Robert McFarlane de emplear a Michael Ledeen como intermediario, en lugar de Israel, para venderle armas a Irán a cambio de la liberación de rehenes. Las ganancias serían utilizadas para la Contra, los mercenarios nicaragüenses que luchaban contra la Revolución nicaragüense.

El entonces vicepresidente George Bush conocía de este contrabando y su oficina lo supervisaba. Félix Rodríguez era uno de los jefes de la operación en el terreno. Anteriormente había sido el coordinador de la fuga de Luis Posada Carriles y auspició su incorporación a la secreta operación. Según salió a relucir en una investigación realizada por un comité organizado por el senador John Kerry, «El Gato» durante todo este tiempo «hablaba casi a diario» con la oficina del vicepresidente, desde la base aérea de Ilopango.

George Bush, Donald Gregg (su asesor para Seguridad Nacional, y el mismo que traficaba heroína durante la guerra de Vietnam con la empresa Air América, de la CIA) y Oliver North, se dirigieron a ciertos gobiernos extranjeros y a contribuyentes privados para reemplazar los dólares del gobierno. [...] A finales de 1984, Donald Gregg reunió a Oliver North y Félix Rodríguez, quien ya llevaba más de un año trabajando en Centroamérica bajo las órdenes de Bush. El 22 de enero de 1985, se reunieron Bush, Gregg y Félix Rodríguez. Dos días después de esta reunión, Rodríguez fue a El Salvador e hizo los arreglos para organizar su centro de operaciones en la base aérea de Ilopango.
Declaración bajo juramento y por escrito ante el Comité Selecto de Inteligencia de la Cámara de Representantes del condecorado ex agente de la DEA, Celerino Castillo III
Félix Rodríguez conversa con George Bush.

Los aviones que llegaban a Nicaragua cargados de armas y suministros para la contra, regresaban a los Estados Unidos cargados de cocaína. Por casi una década una red de drogas del área de la bahía de San Francisco vendió toneladas de cocaína a las pandillas callejeras de Los Ángeles y canalizó millones de las ganancias de las drogas a los Contras nicaragüenses respaldados por la CIA.

En diciembre de 1985 George Bush recibió abiertamente a Félix Rodríguez en la Casa Blanca, con fotografías oficiales y protocolo completo. Rodríguez participó en la celebración de las navidades y el vicepresidente lo presentó como «un viejo amigo» de Donald Gregg y de él.

En 1988, una comisión del Senado, dirigida por el senador John Kerry, investiga la escandalosa operación de tráfico de drogas y de armas involucrando a Oliver North, Donald Gregg, John Poindexter, Elliott Abrams, Otto Reich, Richard Armitage, John Negroponte, Mitch Daniels y Félix Rodríguez. Este último también tendrá que dar un testimonio, al parecer bien arreglado: «Has ganado mucho respeto en el proceso», le comentará enigmáticamente George Bush en un mensaje personal que le escribió.

En el presente

De acuerdo a la revista estadounidense Rolling Stones:

Todavía en 1987, Félix Rodríguez aún iba a la sede de la CIA mensualmente para recibir tareas y de paso serviciar su Cadillac azul a prueba de balas.

Con posterioridad a esta fecha ha sido denunciado por las autoridades cubanas participando en varios planes de atentado contra el líder de la Revolución cubana Fidel Castro. Fue designado jefe de la organización terrorista Brigada 2506 que agrupa a lo que queda de los derrotados mercenarios de Girón.

Referencias

Fuentes