Saltar a: navegación, buscar

Guerra de guerrillas

(Redirigido desde «Guerra de Guerrillas»)
Guerra de Guerrillas
Información sobre la plantilla
Guerraguerrilla.jpg
Concepto:Acción bélica o táctica militar que llevan a cabo pequeñas unidades irregulares, contra un ejército invasor o contra un gobierno establecido.
Guerra de guerrillas. Acción bélica o táctica militar que llevan a cabo pequeñas unidades irregulares, contra un ejército invasor o contra un gobierno establecido; consistente en hostigar al enemigo en el terreno mediante ataques rápidos y sorpresivos, emboscadas; voladura de, puentes, instalaciones. La guerra de guerrillas es sólo una fase, un método (Ernesto Che Guevara en su libro Guerra de Guerrillas) desencadenada de una extensa revolución política, económica, ideológica y social contra un orden establecido al cual consideran injusto.

Conceptos

La guerra de guerrillas es una táctica militar de conflictos armados consistente en hostigar al enemigo utilizando el conocimiento del terreno, con destacamentos irregulares y mediante ataques rápidos y sorpresivos, realización de emboscadas, voladuras de instalaciones, puentes y caminos o secuestros de armas y provisiones. Se utiliza con frecuencia en situaciones de guerra asimétrica.

Esta guerra se efectúa en zonas rurales o selváticas por nativos que conocen muy bien la zona, los cuales son muy difíciles de distinguir del resto de la población, pues se camuflan entre ella y de quien reciben suministros y refugio voluntariamente o a la fuerza.

Se las ha conocido como "Guerras de liberación nacional", cuyo objetivo es el control de las zonas rurales y el aislamiento de las ciudades para lograr la victoria de las masas contra un ejército regular dotado de armamentos superior en fuerzas y medios.

La guerrilla urbana es un tipo específico de tácticas de guerrilla aparecido en la segunda mitad del siglo XX que se caracteriza por desarrollarse en un ambiente urbano como parte de una estrategia coordinada de lucha militar, muchas veces de naturaleza anticolonial o revolucionaria.

Las estrategias de guerrilla son un tipo de estrategia de guerra diseñada para debilitar al enemigo a través de una larga serie de ataques menores. Más que comprometerse en grandes batallas, una fuerza de guerrillas se divide en pequeños grupos que atacan de forma selectiva el objetivo en sus puntos más débiles. Para ser efectiva, los equipos de guerrillas deben ser capaces de replegarse entre ataque y ataque. La forma genérica de estrategia comprende una secuencia repetida de ataques, retiradas y ocultaciones practicadas en series. Se dice, en ocasiones de forma errónea, que las "fuerzas de guerrilla nunca ganan las guerras, pero que sus adversarios generalmente las pierden".

Historia

La guerra de guerrillas ha sido utilizada innumerables veces en la historia en condiciones diferentes y persiguiendo distintos fines, últimamente ha sido usada en diversas guerras populares de liberación donde la vanguardia del pueblo eligió el camino de la lucha armada irregular contra enemigos de mayor potencial bélico. Asia, África y América han sido escenario de estas acciones cuando se trataba de lograr el poder en la lucha contra la explotación feudal, neo-colonial o colonial. En Europa se le empleó como complemento de los ejércitos regulares propios o aliados.

El término guerrilla y el término guerrillero comenzaron a usarse en España durante la invasión de Napoleón Bonaparte, en el siglo XIX. El sufijo -illa, acepta la desigual lucha entre civiles y un ejército regular organizado por un Estado. Sin ese nombre, esta forma de lucha se dio a lo largo de toda la historia. Los judíos conquistaron Canaán, según el relato bíblico, mediante ataques sorpresivos; Alejandro Magno debió enfrentarse a las guerrillas de tribus montañesas durante su primera incursión contra los persas; y Aníbal perdió varios guerreros a manos de las tribus salasias cuando cruzaba los Alpes. En la propia Península Ibérica se encuentran ejemplos de guerrillas ya durante la invasión romana (Viriato, Corocota) y los primeros siglos de la Edad Media (Don Pelayo y sus seguidores contra los musulmanes en Asturias o los vascones contra Carlomagno en Roncesvalles). También se ha usado historio-gráficamente para tratar a los patriotas en la Revolución Americana, que apoyados por Francia y España lograron la Independencia y dejaron de ser colonos para pasar a convertirse en ciudadanos, siendo la primera gran victoria en la história moderna de una guerra de guerrillas.

Pero el término alcanzó su consagración durante las campañas napoleónicas en España, destacando Jerónimo Merino y Juan Martín Díez; ensalzado, si se quiere, por el propio Napoleón que llegó a considerar la resistencia española la causa principal de su derrota; por encima incluso, según su opinión, de las catástrofes en Rusia que, según los historiadores, fueron mucho más sangrientas que las españolas.

El patriota dominicano Matías Ramón Mella, que contribuyó de manera significativa como estratega durante la Guerra de la Independencia Dominicana contra la ocupación haitiana, siendo Ministro de la Guerra elaboró el Manual de Guerra de Guerrillas dado a conocer el 26 de enero de 1864.

El Mayor General Ignacio Agramonte realizó un aporte en cuanto a la utilización de la caballería en la guerra de guerrillas mediante cargas fulminantes al machete durante la Guerra de Independencia de Cuba.

En el Sahara Occidental (bajo administración española, de facto marroquí) se produjo por parte del Frente de Liberación del Sahara Occidental combinada con un Ejército y tácticas convencionales la que fue la primera Guerra de Guerrillas a gran escala en el desierto, principalmente contra Marruecos, y en menor medida contra Mauritania, España, EEUU y Francia que apoyaron de algún modo a Marruecos.

En el siglo XX, durante la Guerra de los bóers, en la actual Sudáfrica, los colonos holandeses utilizaron esa táctica. También los irlandeses crearon un ejército de irregulares para oponerse a los británicos: el IRA, siglas en inglés de Ejército Republicano Irlandés. Lograda la independencia, la guerrilla siguió realizando ataques terroristas en la zona que quedó bajo control británico, el Ulster. En las primeras décadas del siglo XX, el Partido Liberal Mexicano, Francisco Villa y Emiliano Zapata formaron ejércitos de campesinos en México e iniciaron una revolución con métodos de guerrilla, finalmente frustrada. Por la misma época, los Estados Unidos sufrieron lo que probablemente es su primera gran derrota militar cuando se enfrentaron a la guerra de guerrillas liderada por el patriota nicaragüense Augusto César Sandino contra la ocupación militar.

El británico Lawrence de Arabia utilizó la guerra de guerrillas, con los árabes y contra los turcos, con devastadores efectos y en el Rif, en los años 20 del siglo XX, Mohammed Abdelkrim al-Jattabi puso en marcha una guerra de guerrillas contra las tropas coloniales españolas, la llamada harka, basada en gran medida en el desgaste producido por francotiradores invisibles a ojos del enemigo (llamados pacos por los soldados españoles) y logró crear un breve estado pan-bereber basado en los principios del islam y la separación de poderes. Los fundamentos teóricos de esta guerrilla serían estudiados años más tarde en Vietnam; por Ho Chi Minh el líder de esa lucha, y su gran estratega el general Vo Nguyen Giap en la guerrilla norvietnamita, nombrada Vietcong por los invasores, se continuó luchando en el sur del país contra los Estados Unidos, a los que finalmente logró expulsar infligiéndoles una traumática derrota.

La llamada "Guerrilla urbana", marxista o nacionalista, tuvo manifestaciones en Europa, donde las guerrillas acosaron a los invasores nazis en varios países destacandose los maquis franceses, la Resistencia italiana con las Brigadas Rojas de Italia o la Fracción del Ejército Rojo en Alemania y los partisanos yugoslavos. En la Unión Soviética, las guerrillas hostigaron al ejército alemán durante su avance hacia Moscú. Asimismo, hubo guerrillas que lucharon tanto contra los alemanes como contra los soviéticos. También en América Latina, principalmente en la Argentina y Uruguay, la guerrilla actuaba en las ciudades, como de hecho había ocurrido en Argelia y en Irlanda. En Chile, desde la década del 1960, vemos cómo los movimientos revolucionarios guerrilleros se conforman, tales como el Movimiento de Izquierda Revolucionaria (MIR) y a mediados de los años 1970 y 1980 con el brazo armado del Partido Comunista Chileno, el Frente Patriótico Manuel Rodríguez (FPMR), grupos que legitimaban la opción armada para derrocar la dictadura de derechas del general Augusto Pinochet. Sin embargo, varios tratados militares, incluido el del Departamento de Defensa de Estados Unidos, se niegan a considerar a estos movimientos como guerrilleros, sino como movimientos de baja intensidad.

Categoría de clasificación

El Departamento de Defensa de Estados Unidos en su clasificación de los conflictos bélicos y dividiendo las guerras según varios criterios, entre ellos el del tipo del enemigo a combatir. Las clasifica como Conflictos de Media Intensidad (dado que son realizados por grupos paramilitares sostenidos, pobremente armados, pero que controlan ciertas regiones de difícil acceso y con el apoyo tácito de la población directa o por los poderes electos a través de sus ejércitos) Atrás clasificaciones de conflictos armados: Conflictos de Alta Intensidad o guerras convencionales (aquellas donde el enemigo es otro ejército, mejor o peor armado que el propio, pero ejército con cuarteles, centros de mando y territorio que defender) Conflictos de Baja Intensidad (realizada por pequeños grupos que no controlan territorio y son apoyados por una parte de la población o por el contrario por una amplia mayoría contra los poderes establecidos, fuerzas del orden público, etc. o combinado. Como las F.A.R.C.

En los ejércitos modernos, estos ataques son llamados "operaciones de comandos" si los realizan tropas regulares. El comando es un soldado o un grupo de soldados entrenados y armados en un ejército regular que realiza operaciones de comando audaces acciones por lo general en la retaguardia del campo enemigo. Los guerrilleros también pueden actuar en relación con el ejército regular; pero son, normalmente milicias integradas por los civiles.

Funciones u Objetivos

Durante una guerra convencional, la guerrilla es auxiliar del ejército y se subordina a sus objetivos. Las guerrillas que se plantearon como de liberación nacional en la década de 1960 se proponían en cambio crear ejércitos populares a partir de la lucha de grupos guerrilleros. De acuerdo con la concepción militar tradicional (por ejemplo, la del teórico militar prusiano Carl von Clausewitz), la guerrilla no es posible si no se despliega en un territorio natural de difícil acceso. La guerrilla de la segunda mitad del siglo XX se ocultó y actuó en las ciudades y realizó operativos de comando y ataques con bombas no sólo contra objetivos policiales y militares, sino también contra bancos y otras empresas; un ejército guerrillero puede llegar a derrotar a otro regular por sus propios medios y sin ser la fuerza auxiliar de nadie.

El efecto de la guerra de guerrillas sobre el oponente es variable dependiendo del terreno en el que se luche. En campo abierto no es muy eficaz, pero en junglas (como el caso de la guerra de Vietnam) o escenarios urbanos puede llegar a ser devastador, especialmente para desmoralizar al oponente y agotar sus fuerzas. Algunos solo consideran que la guerra de guerrillas es una modalidad bélica que obedece al patrón de una guerra de desgaste.

Como método (Ernesto Guevara La guerra de guerrillas"(1960))

En América se ha recurrido a la guerra de guerrillas en diversas oportunidades. Como antecedente mediato más cercano puede anotarse la experiencia de Augusto Cesar Sandino, luchando contra las fuerzas expedicionarias yanquis en la Segovia nicaragüense y la guerra revolucionaria de Cuba. A partir de entonces, en América se han planteado los problemas de la guerra de guerrillas en las discusiones teóricas de los partidos progresistas del continente y la posibilidad y conveniencia de su utilización aun es materia de polémicas encontradas.

Ante todo hay que precisar que esta modalidad de lucha es un método; un método para lograr un fin. Ese fin, indispensable, ineludible para todo revolucionario, es la conquista del poder político. Por tanto, en los análisis de las situaciones especificas de los distintos países de América, debe emplearse el concepto de guerrilla reducido a la simple categoría de método de lucha para lograr aquel fin.

Además señalo que en los principios generales de la Guerra de guerrillas:

Las fuerzas populares pueden ganar una guerra contra el ejército. No siempre hay que esperar a que se den todas las condiciones para la revolución; el foco insurreccional puede crearlas.

En la América subdesarrollada el terreno de la lucha armada debe ser fundamentalmente el campo. En estos tres aportes o principios el Che, en los dos primeros, lucha contra la actitud quietista de revolucionarios o seudo- revolucionarios que se refugian, y refugian su inactividad, en el pretexto de que contra el ejército profesional nada se puede hacer, y algunos otros que se sientan a esperar a que, en una forma mecánica, se den todas las condiciones objetivas y subjetivas necesarias, sin preocuparse de acelerarlas.

Además acuño el concepto que encierra que; “la guerra de guerrillas es una guerra del pueblo, es una lucha de masas. Pretender realizar este tipo de guerra sin el apoyo de la población, es el preludio de un desastre inevitable. La guerrilla es la vanguardia combativa del pueblo, situada en un lugar determinado de algún territorio dado, armada, dispuesta a desarrollar una serie de acciones bélicas tendientes al Único fin estratégico posible: la toma del poder. Está apoyada por las masas campesinas y obreras de la zona y de todo el territorio de que se trate. Sin esas premisas no se puede admitir la guerra de guerrillas”.

Al carecer de la fuerza numérica y del armamento idóneo para enfrentarse a un ejército regular, las guerrillas evitan el enfrentamiento en campo abierto. A su vez, operan desde bases establecidas en terrenos inaccesibles y remotos tales como bosques, montañas o junglas, dependiendo del apoyo de sus habitantes para conseguir reclutas, alimentos, cobijo e información. Las guerrillas también pueden recibir apoyo en forma de armas, suministros médicos y asesoría militar de su propio ejército o de sus aliados.

La consolidación termina cuando se ha conseguido controlar suficiente terreno y población para formar un ejército y se han reunido suficientes armas de todas clases como para poder enfrentarse al ejército gubernamental en su propio terreno.

Cuando se dan estos puntos se lanzan grandes ofensivas que terminan por desgastar y desmoralizar al ejército enemigo que opta por retirarse, rendirse o simplemente desplomarse.

Fuentes