Hepática

Hepática
Información sobre la plantilla
Hepática.jpg
Nombre Científico:Anemone hepatica
Reino:Plantae
División:Magnoliophyta
Clase:Magnoliopsida
Orden:Ranunculales
Familia:Ranunculaceae
Tribu:Anemoneae
Género:Anemone
Especie:Anemone hepatica
Hábitat:Nativas de Europa central y septentrional, Asia y noreste de Estados Unidos.

' Hepática (Anemone hepatica). La palabra hepática viene de la palabra griega hepar, que se refiere al hígado. Es llamada así porque sus hojas frescas, tienen tres lóbulos similares al hígado humano y las hojas viejas de esta planta son de un color rojo oscuro del mismo color de un hígado. Otros autores dicen que sus hojas son siempre verdes. Actualmente algunos botánicos incluyen la hepática en una más amplia representación de la anémona, como Anémona hepática.

Historia

En general está considerada como un buen descongestionante del hígado; sin duda esto se basa en la teoría del signo, ya que sus hojas son trilobuladas, parecidas a la víscera hepática.

En la antigüedad fue utilizada como hierba medicinal. Se pensaba que la planta era un tratamiento efectivo para los desórdenes del hígado.

Las flores y las hojas se usan como astringente, emolientes, diuréticas y también como una cura lenta para las heridas.

Sobre la doctrina de la signatura o firma de Dios:

El concepto fue desarrollado por Paracelso (1491–1541) y publicado en sus escritos.

Durante la primera mitad del siglo XVI se dedicó a viajar por toda Europa, Oriente y Egipto, dando tratamientos a la gente y experimentando con nuevas plantas.

Posteriormente fueron difundidas por los escritos de Jakob Böhme (1575–1624), quien sugirió que Dios marcaba los objetos con un signo, o ‘firma’ para sus propósitos.

Características

Es una planta que pertenece a las herbáceas perennes, con cepa corta y numerosas raíces fibrosas. Las hojas son más bien correosas, con tres lóbulos enteros y perfectamente simétricos; a menudo presentan pequeñas manchas blanquecinas en el haz, y aparecen sostenidas por largos rabillos de pelos suaves y sedosos que las recubren sobre todo cuando la planta es joven.

Las hojas son basales, de color verde oscuro y coriáceas, cada una con tres lóbulos. Las flores nacen directamente de la cepa y se componen de 6 a 8 hojitas iguales, la mayoría de las veces de un bonito color azul. Son hermafroditas y pueden ser blancas, púrpura-azuladas o rosadas. Hay dos tipos de flores, las simples y las dobles. En estas flores nada es lo que parece ser; están llenas de triquiñuelas: aquellos que aparentan ser pétalos no los son, la hepática no tiene pétalos; la estructura azul con apariencia de pétalos son realmente los sépalos.

Puede haber entre 5 a 12 sépalos, pero en número los 6 son los más comunes. Debajo de los sépalos hay 3 estructuras que parecen ser sépalos, pero no lo son, son brácteas; hojas especialmente modificadas.Cada flor crece en el tope de un tallo en extremo velludo y parece sedoso.Las hermosas flores atraen a moscas y abejas para su polinización. Algunas veces, las anteras mutan y se convierten en otra espiral de pétalos, mientras las partes femeninas permanecen normales. Estas hepáticas deben ser apreciadas como “semidobles”.

Partes de provecho

La parte más utilizada con fines terapéuticos son las hojas (que se recolectan entre marzo y septiembre) y siempre con mucho cuidado, ya que la planta en estado fresco es vesicante es decir, que produce ampollas en contacto directo con la piel.

Usos medicinales

Los productos que se obtienen de esta planta son diuréticos, vulnerarios, y antiinflamatorios.

La planta contiene una sustancia llamada anemonol, que irrita la piel. Cuando se somete a la planta a un proceso de secado, esta sustancia se convierte en otras de carácter inofensivo. Además del anemonol, la hepática contiene un glucósido llamado hepatrilobina y también se ha encontrado una saponina. La medicina popular le ha atribuido propiedades muy variadas, pero en general está considerada como un buen descongestionante del hígado. Sin embargo estas propiedades sobre el hígado hoy en día no están demostradas. Lo que parece cierto son sus efectos diuréticos y antinflamatorio intestinal.

Toxicidad. Nunca se debe usar en estado fresco, sino que hay que someterla a un secado total y guardarla en frascos herméticos. Tóxica en grandes dosis

Fuente