El agitado pleito entre un autor y un ángel (Libro)

Revisión del 18:47 31 may 2019 de Javiermartin jc (discusión | contribuciones) (Texto reemplazado: «<div align="justify">» por «»)
(dif) ← Revisión anterior | Revisión actual (dif) | Revisión siguiente → (dif)
El agitado pleito entre un autor y un ángel (Libro)
Información sobre la plantilla
El agitado pleito entre un autor y un ángel.jpg
Título originalEl agitado pleito entre un autor y un ángel
Autor(a)(es)(as)Nicolás Dorr
GéneroTeatro
PaísCuba
PremiosPremio UNEAC 1972

El agitado pleito entre un autor y un ángel. Libro que expone las diferencias de criterio de que si los escritores o artistas tienen virtudes distintas que los demás seres humanos o no.

Sinopsis

Aunque el autor aborda un viejo dilema existencial de la humanidad con respecto a la creación artística y lo hace de manera original, porque ubica el asunto dentro de una situación real, en el contexto de la Revolución Cubana.

Datos del autor

Nicolás Dorr nació en 1946, en La Habana. Dramaturgo y novelista cubano. Debuta como un Jarry tropical, cuando en 1961, a los quince años de edad, estrena Las pericas, donde se mezclan por igual el humor negro, la bufonería, el surrealismo, el absurdo, la libre imaginación y la farsea. Su aparición en la escena cubana es de una sorpresa extraordinaria, e inmediatamente estrena El palacio de los cartones y La esquina de los concejales, todas en un acto. Su mundo infantil, hecho paradójicamente de crueldad y ternura, es uno de los momentos más fascinantes de estos años. Posteriormente ha escrito La chacota (tres versiones entre 1962 y 1974), Un viaje entretenido (1972), El agitado pleito entre un autor y un ángel (Premio UNEAC 1972), y La puerta de tablitas (1978).

Criterios sobre la obra

Manuel Galich, dramaturgo, ensayista e historiador guatemalteco, es una de las grandes figuras del teatro para niños y jóvenes en Latinoamérica:

"La originalidad de Nicolás Dorr está en la manera como maneja los términos del dilema conceptual. Para ello apela a una suerte de harakiri parcial: emplaza a sus personas de obras anteriores y los desaucia por pertenecer a una sociedad ya extinta en Cuba…”

Fuentes