Teatro Avellaneda

Revisión del 17:06 15 jun 2022 de Migueljc (discusión | contribuciones)
(dif) ← Revisión anterior | Revisión actual (dif) | Revisión siguiente → (dif)
Teatro Avellaneda de Camagüey
Información   sobre la plantilla
Teatro Avellaneda de camagüey.jpg
TipoColonial
UbicaciónCamagüey
Bandera de Cuba Cuba
Estilo arquitectónicoecléctica de dos plantas
Construcción13 de mayo de 1913
AdministradorGregorio Márquez

El teatro Avellaneda, fundado en 1913,Aledaño al anfiteatro de una de las principales plazas citadinas, denominada del Gallo, y ubicado en el sector declarado en el 2008 Patrimonio Cultural de la Humanidad.

  • nació el 23 de marzo de 1814 la referida intelectual, fallecida el primero de febrero de 1873 en España, donde aún permanecen sus restos.
Teatro Avellaneda

Ubicasión

La instalación radica en la esquina de las calle Ignacio Agramonte y Avellaneda, vía esta última en la que una de sus viviendas, declarada en el 2014 Monumento Nacional, nació el 23 de marzo de 1814 la referida intelectual, fallecida el primero de febrero de 1873 en España, donde aún permanecen sus restos.

Carácteristicas

Extensa fachada del teatro es la existencia de 29 balcones a ras de la pared y 19 arcos de medio punto.

Avellaneda

Primera obra constructiva ejecutada en Camagüey en honor a La Avellaneda, el teatro ha sufrido, al igual que el Principal -el más importante de la provincia-, modificaciones que lamentablemente les suprimieron sus imágenes interiores clásicas y de valor patrimonial, como la eliminación de las galerías de los palcos laterales.

Historia

El lugar donde se edificó el teatro, desde el siglo XVIII había sido ocupado por un entablado techado muy usado para presentaciones de feria. Luego en el siglo XIX una medio-hermana paterna de Tula Avellaneda, la poetisa, había tenido muy cerca de allí su residencia y en ella la escritora estuvo de huésped durante su estancia en su viaje de regreso a Cuba.

El exitoso comerciante de velas, señor Guarch, adquirió la propiedad e hizo levantar un recinto para las artes escénicas y el cine (entonces joven). Fue una sala de dos pisos con capacidad para 800 personas, 10 palcos y el segundo piso, bautizado por la voz popular como “el gallinero”. La acústica era magnífica. El emprendedor propietario tuvo en cuenta todos los detalles. La fachada se conformaba por 19 arcos de medio punto y un relieve del rostro de la camagüeyana que dio nombre o mas bien apellido a la institución: Gertrudis Gómez de Avellaneda.

El día de la inauguración los demás miembros del ramo cerraron sus puertas de manera solidaria. Hubo champán y velada. Veintiséis jóvenes de la ciudad a coro cantaron “Himno Glorioso a la Tula”, cuya partitura trece años después desapareció entre las llamas.

En 1926 un incendio accidental diezmó el recinto e hizo caer en la ruina al propietario, señalando entre el vulgo a la cifra 13 como culpable de los hechos acaecidos debido a su ya consabida fama de mala suerte. En 1927 fue reconstruido por el empresario teatral Alberto Mola con la ayuda de la compañía cinematográfica cubana Santos y Artigas. Entre las puestas en escenas estuvieron zarzuelas, teatro bufo de Arquimides Pous, Ramón Espigel y películas.

Hacia 1960 se le cambió el nombre por el de "Pionero", aunque para el pueblo siguió siendo el “Teatro Avellaneda”. Decayó tanto, tanto que hasta parte del edificio colapsó. Muchas familias sin hogar lo tomaron de refugio. De lejos y de cerca se captaba su deterioro y su penosa ruina.

  • Actualmente ha sido remozado
  • La instalación recibió un remozamiento capital en la sala, los camerinos, la cabina de proyección y la carpintería en general, entre otros elementos del mobiliario, el sistema de aire acondicionado, la cubierta y las redes hidráulicas, sanitarias, eléctricas y telefónicas.


Fuentes