Trauma

Revisión del 16:33 22 may 2019 de Javiermartin jc (discusión | contribuciones) (Texto reemplazado: «<div align="justify">» por «»)
(dif) ← Revisión anterior | Revisión actual (dif) | Revisión siguiente → (dif)
Trauma
Información sobre la plantilla
Trauma1.jpeg
Concepto:Se suele entender por trauma o "trauma psíquico", todo suceso o experiencia muy impactante vivido por un sujeto, que le produce diversos trastornos que a menudo dejan secuelas.

Trauma. Entendemos por trauma a toda aquella herida o lastimadura, lesión que se provoca sobre el organismo o sobre la psiquis de una persona, causando alteraciones del funcionamiento normal de tales elementos. Un trauma puede variar ciertamente en términos de gravedad, aunque en la mayoría de los casos la noción de trauma se vincula con una herida o lesión que deja algún tipo de secuela, ya sea esta física, moral, emotiva o mental.

Significado

Del griego trauma / tráuma (el genitivo es traumatoV / tráumatos, y a partir de él se forman traumatología y sus derivados), significa "herida". No sólo mantenemos su forma y significado, sino también su campo léxico sin variación alguna.

El verbo traumatizar lo hemos sacado de traumatizw (traumatítzo), que significa en griego herir, y cuyo uso hemos reservado en español a los traumas psíquicos. La palabra traumatismo es la misma en griego: traumatismoV (traumatismós), y el adjetivo traumático es transcripción fiel de traumatikoV (traumatikós).

Ya en griego se usó toda esta terminología no sólo para heridas físicas, sino también para otras heridas y desastres. Hablando de guerra, una de las formas de llamar a la derrota o al desastre, era trauma (tráuma). También se aplicaba este término a otros daños físicos en el orden de las averías, desperfectos y estragos.

Tipos de Trauma

Trauma físico

Está vinculado a una avería que sufre el cuerpo. Una herida es técnicamente la interrupción de la extensión continuada de las mucosas o de la piel, lo que genera que el interior corporal quede comunicado con el exterior.

Los esguinces, las fracturas y las luxaciones son ejemplos de traumas. Por lo general no suponen un riesgo de vida, aunque pueden ocasionar discapacidad en la persona. Un traumatismo de cráneo, en cambio, puede ser muy riesgoso ya que amenaza el sistema nervioso central.

De la misma forma, hay que subrayar que dentro de los diversos tipos de traumas físicos hay que destacar otros que también se caracterizan por ser graves y que requieren mucha atención y seguimiento por parte de los profesionales médicos. En concreto, entre aquellos se encuentran los siguientes:

Traumatismo en la columna vertebral. En este caso el peligro que tiene que una persona se haya hecho este tipo de lesión es que la misma pueda afectar a la médula espinal. De producirse ello podría suponer la parálisis en las extremidades del paciente. Traumatismo abdominal. El sistema urinario, el aparato digestivo y los vasos sanguíneos son los que sufren las consecuencias de este tipo de lesión. Traumatismo torácico. Las funciones respiratorias y cardíacas del organismo de una persona son las que pueden verse afectadas gravemente por aquel.

Trauma psicológico

Es una emoción negativa y duradera que pone en riesgo el bienestar de la persona. Lo que hace el trauma es desequilibrar el sistema mental del sujeto y su existencia desde el punto de vista de las emociones.

El trauma surge a causa de un miedo de gran intensidad (terror) o la falta de capacidad para controlar un peligro real o potencial. Es habitual que aparezca cuando el paciente es testigo de un hecho vinculado al daño o la muerte de otro ser humano, o cuando recibe una noticia inesperada y trágica relacionada con un ser querido.

Más allá de las diferentes corrientes de la psicología, existe un consenso acerca de que un trauma es un hecho que genera un estrés desmedido, que trasciende a las experiencias habituales. Por ejemplo: aunque es lógico sentir temor al fuego, una persona que sufre un trauma por un incendio puede hasta verse impedida de encender un fósforo o cerilla.

Además de todo lo citado no podemos pasar por alto el hecho de que el término trauma está muy presente en el mundo de la cultura y el espectáculo. Así, por ejemplo, en el ámbito cinematográfico hay que destacar la existencia de un film titulado Trauma, que vio la luz en el año 2005 y que está dirigida por Marc Evans. Colin Firth o Mena Suvari son algunos de los actores que participan en dicha producción que toma como punto de partida la figura de Ben, un hombre que se despierta después de haber estado un tiempo en coma y que descubre que toda su vida anterior ha desaparecido.

Igualmente hay que subrayar que también existe un grupo musical llamado Trauma, de origen chileno, que se enmarca dentro del género Metal.

Fuentes