Agustín Cruz

(Redirigido desde «Agustín Cruz González»)
Agustín Cruz González
Información sobre la plantilla
Agustín Cruz González+1.jpg
NombreAgustín Cruz González
Nacimiento24 de noviembre de 1870
Santa Isabel de las Lajas, Cienfuegos, Bandera de Cuba Cuba
Fallecimiento30 de septiembre de 1952
La Habana, Bandera de Cuba Cuba
NacionalidadCubana
Otros nombresTinito Cruz
CiudadaníaCubana

Agustín Cruz González, conocido como Tinito Cruz. Mártir de la localidad de Lajas. Médico que participó en varias acciones de la lucha revolucionaria, su valor lo convirtió en médico de acción, pues ejercía su profesión en pleno campo de batalla. En la localidad una de las principales arterias de la avenida principal lleva su nombre como homenaje a su labor revolucionaria.

Síntesis biográfica

Nació el 24 de noviembre de 1870 en Santa Isabel de las Lajas, al que desde niño se le llamó por Tinito. Estudió Medicina y Cirugía, especialidad de la que egresó el 27 de febrero de 1895.

Hijo de Laudelina González Bartolomeo y de Agustín Cruz Cruz (originalmente Agustín de la Cruz de la Cruz) del que pensamos recibió el coronel Tinito su formación patriótica, pues este fue conspirador en la colonia tomo parte en el movimiento autonomista primero y después participa y coopera en la lucha independiente siendo nombrado en el año 1892 delegado del partido revolucionario Cubano en Santa Isabel de las Lajas sufrió prisión y deportado a Chafarinas.

Infancia y juventud

Los primeros años de Tinito transcurrieron en Santa Isabel de las lajas en la calle Cuba núm. 35 en compañía de sus padres y cinco hermanos. Laudelina, Juan, Felipe, Octavio y María Luisa (Tita).

Cursa sus primeros estudios primarios en la propia Santa Isabel de la Lajas, en la escuela privada del señor Ventura graduándose con notas sobresaliente.

En el mes de diciembre del año 1885 matrícula en el Instituto Provincial de santa Clara donde se graduó de bachiller con excelentes calificaciones. Ya para esta época Tinito se desarrollaba y pensaba profundamente, con esa edad participaba en la agitación política que existía en la población criolla posterior a la guerra chiquita 1879.

En Santa Clara, capital de las Villas, existía una intensa agitación política dentro de la población criolla. Corría el año 1885. En la calle el Carmen entre independencia y Santa Rosalía hoy Martí) tenía lugar un concurrido mitin autonomista. Entre los asistentes habían dos jóvenes estudiantes de bachillerato: Lao Machado y Tinito Cruz. Al concluir la manifestación y al retirarse del local este se puso en su boca el pañuelo para preservarse del cambio de temperatura y un joven mozo de ojos azules, patillas rubias le puso la mano en el hombro y le dijo:

"Oiga jovencito quítese ese pañuelo de la boca, pues los cubanos debemos acostumbrarnos a la intemperie porque dentro de muy poco tendremos que combatir por la independencia de Cuba"

Quizás ninguno de los dos imaginó en ese momento que se volverían a encontrar tiempo más tarde en el campo de batalla por la emancipación de la Patria.

Tras haberse graduado de Bachiller el 21 de agosto de 1888 la Universidad de La Habana tuvo a Tinito Cruz en su matrícula. En este centro estudió Medicina y Cirugía especialidad de la que egresó el 27 de febrero de 1895.

Una vez graduado regresa a su pueblo natal residiendo en la calle Real Num. 107 hoy Dto. Machín / Calixto García y Martí donde habilito una habitación con puerta al portal para las consultas.

Etapas importantes de su vida

En estos primeros meses de 1895 demandan de su servicio para curar un insurrecto pues el doctor Enrique Barnet -médico con experiencia- se había negado, por aquel tiempo el ayuntamiento era un nido de mambíes y una factoría revolucionaria con la apariencia de una apacible oficina burocrática Cuyo secretario y jefe era Agustín Cruz padre. Un día transpuso el umbral de la puerta del ayuntamiento y tropezase con Esteba Cuellar que vigilaba en el pasillo de entrada y los señalo para la secretaria y le dijo allí hay un hombre del campo y creo esperan por usted estaba el grupo de revolucionarios reunidos y su padre que conoce de la situación.

Así Ramón Oviedo y Godals que venía desde Cartagena detalla al joven médico que trae una carta de presentación del Dto. Joaquín Caneda para buscar aun facultativo que amputase la pierna ya con gangreno de un jefe manbí que sufría otras heridas graves. El herido era una persona importante odiado y perseguido por los españoles por tanto era menester partir con urgencia para Santiago de Cartagena.

Tinito buscó los instrumentos de cirugía y algunos medicamentos indispensables, partiendo ese mismo días en las primera horas de la noche acompañado de Oviedo quién en el transcurso del viaje le confió que el herido era el coronel Artze y Echeverría. Este fue el bautizo de Tinito como médico de los mambíes a partir de ese momento continuara curando y alternando sus actividades profesionales en Lajas, Cruces y Paradero de Camarones con su servicio a los mambíes facilitándole esta profesión seguir curando y abasteciendo de medicina a los insurrectos.

En esa época las característica del lugar donde residía, el hecho de ser el hijo del secretario del ayuntamiento y sus sobresalientes notas de graduación le propiciaron contar con una buena clientela y a su vez le pèrmitio el desplazamiento por colonias y ingenios en tanto le facilito atender a los herido insurrectos.

La mata de mamoncillo existente en su patio era el lugar donde le dejaba los mensajes ubicando a heridos que el debía curar, la cual se conserva hasta el momento, plantada al fondo de su casa, colindante con la calle Habana, hoy Adolfo Ortiz.

Sus servicios a las tropas insurrectas, su probada fidelidad y su capacidad medica y sin ser miembro efectivo de las tropas le valió para ser designado a curar los heridos de la batalla de Mal Tiempo estableciendo una relación especial con los ayudantes de Maceo y Máximo Gómez: Manuel Piedra Martel y Augusto Feria respectivamente.

Después de curar los heridos de Maltiempo el Dto. Cruz Gonzáles “Tinito” oficializa su unión a la fuerza mambiza alzándose con otros 25 hombres el 25 de diciembre de 1895 designado al cuarto cuerpo y nombrado jefe de la sociedad de la primera brigada en la segunda división, al mando del coronel Antonio Núñez y con el grado de comandante.

Durante casi 2 años, se desempeñó como médico militar en el cuarto cuerpo y alcanzo antes de ser herido de gravedad el grado de teniente coronel de sanidad militar y jefe de la segunda división del cuarto cuerpo del ejercito libertador. Su severo valor lo convirtió en médico de acción, pues ejercía en pleno campo de batalla. Su presencia en esta forma es en múltiples combates y algunas beses contra órdenes superiores.

De médico a paciente

El 22 de mayo de 1897, mientras marchaba por el camino del provincial con Ramón Carrillo y 7 hombres más para atender a su buen amigo Alfredo Rego que fungía come jefe de la brigada de Cienfuegos que había recibido una herida grave, (Rego lo había solicitado con premura en el mamoncillo donde se encontraba para que le hicieran una operación urgente) Tinito Cruz, fue sorprendido por la guerrilla de los columnos españolas que por esa época operaba sobre la brigada de Santa Clara. Desde los primeros tiros fue alcanzado por una bala en el tercio inferior de la pierna izquierda que le destrozó la tibia y el peroné, hiriendo el mismo proyectil el caballo que montaba.

Poco o poco fue perdiendo la sangre y cayó sin conocimiento de la cabalgadura, uno de sus compañeros lo montó en su caballo para sostenerlo hasta que llegarán a la loma del aguacate. En este lugar no había médico que lo curara y que lo operara y con las heridas apunto de gangrena se dedica a entrenar a los barberos Serafín López y Andrés López la anatomía de las pierna herida, la circulación de la sangre de que manera se untaba el cloroformo, como se observa la pupila del anestesiado, como se tomaba el pulso, la respiración, la forma de coger una pinza, los movimientos rítmicos de la lengua en caso de que este se fuera hacia atrás y evitar así una aficcia, después le enseñó como hacer los cortes para esbrindar bien las heridas, extraer los esquirlos y proceder a la desinfección a fondo con bicloruro de mercurio el único desinfectante de que disponían. Cuando los creyó suficientemente preparados, se entregó en sus manos, en una decisión de inusitado valor de ser operado por médicos improvisados. Al volver de la anestesia dos horas más tarde, comprobó que todo había salido bien, pero como faltaban desinfectantes y otros materiales de curación, pronto la herida volvió a quedar infestada.

A pesar de sus limitaciones permanece cumpliendo sus responsabilidades, marcha desde Las Villas a Oriente donde debía presentarse al general en jefe del Ejército Libertador Máximo Gómez y con una pierna de menos que la había perdido en un combate contra las fuerzas españolas.

Al cruzar por Sancti Spíritus en los Quemados de Macaguabo tuvo necesidad de ver al jefe militar cubano de aquella zona, y cuanta sorpresa al reconocer a este jefe como la misma persona que la había recomendado acostumbrase a la intemperie allá en la inquieta Villa Clara. Fue una escena emocionante este reencuentro. Tinito después del abrazo le refirió al jefe Comandante Fulgencio Trujillo, al llegar el 25 de marzo de 1898, es ascendido a Coronel; el 6 de junio de ese propio año es embarcado en el vapor Florida que lo llevó a Tampa y de inmediato trasladado a New York donde se recuperó de las heridas y de su salud general.


Inicio de una nueva etapa

Regresa a Cuba y a su pueblo natal Santa Isabel de las Lajas, el 31 de diciembre de 1898, ya en Santa Clara por esa fecha algunos generales ocupaban los principales cargos. A él se le designó como Inspector Provincial de Higiene. El 17 de febrero de 1900 es nombrado director del asilo correccional de San José, enviado a Estados Unidos a prepararse para enfrentara esta responsabilidad, a su regreso se encuentre que un norteamericano había ocupado su puesto por lo que automáticamente queda cesante.

El 25 de julio de 1900 es elegido como suplente para la convención Constituyente. Contrae matrimonio con América Fernández Martínez, natural de Colón, Matanzas, de cuya unión nacieron cuatro hijos: Agustín, Américo, Felipe y Laudelina.

El 7 de enero de 1901 es nombrado Inspector de Sanidad en Santa Clara. Es nombrado director del Hospital de Dementes (Mazorra) el 26 de enero de 1909, donde trata de introducir algunas mejoras para lo cual presenta un informe a sus superiores en la secretaria de sanidad, sobre la situación existente y los cambios a realizar, y al no encontrar apoyo de sus superiores, hace pública la precaria situación de ese centro asistencial con una nota introductoria donde plantea:

"Las razones de la publicidad de la misma es que sean conocidos los males a remediar y el de ir formando opinión entre mis paisanos, que se figuran tener un buen manicomio cuando esto no es más que un almacén de locos"

Muerte

El 30 de septiembre de 1952 se apagaba en la ciudad de La Habana la existencia de este ilustre lajero. Su vida colocaba así el punto final a una historia llena de episodios heroicos de amor y lealtad a la patria.

El 5 de noviembre del año 2003 la ACRC en Santa Isabel de las Lajas solicitó al Partido el nombramiento de Tinito Cruz como Patriota Insigne, lo cual fue aprobado y dado a conocer en el cine Colonia de esta localidad el 24 de diciembre del mismo año.

Aportes importantes

Durante la República Tinito fungió en varias oportunidades como representante de la provincia de Las Villas. Atendía este territorio y los asuntos concernientes a la salud, algo que también realizó más tarde desde su posición de Senador de la República, manteniendo siempre una postura inclaudicable por lo que luchó durante la Guerra de 1895, y fue rompiendo y denunciando a los que lucharon y luego claudicaron bajo los designios de los americanos o se dedicaron a robar u otras cosas.

Otro ejemplo de claridad pública lo constituye el movimiento de los veteranistas (llamado así por la doctora Hortensia Pichardo) que con fecha de agosto de 1911 los veteranos de la guerra de independencia pidieron al gobierno la destitución de los funcionarios y empleados que hubieran sido enemigos de la revolución y este documento fue firmado por el Coronel Dr. Agustín Cruz González Tinito.

Como político tuvo el afecto y la complacencia del pueblo, su casa en La Habana era semanalmente centro de tertulia de los veteranos leales, e incluso el corneta de Maceo.

Por sus servicios a la Patria antes y después de la Independencia, el municipio de Santa Clara le concede el título de Hijo Adoptivo, acordado el 22 de mayo de 1945. También en sesión especial celebrada el 19 de mayo de 1949 en el Consistorio de Santa Isabel de las Lajas, bajo la presencia de Luis Moro López y con el voto unánime de todos los concejales, se acuerda otorgar el título de Hijo Predilecto al Dr. Coronel Agustín Cruz González Tinito.

Según las investigadores, el alcalde concretaba así su petición: Este pueblo pequeño en población, pero grande siempre por su entereza e ideales, y que se cuenta que por la proporción de hombres que diera a nuestras epopeyas libertarias se encuentra en uno de los primeros lugares entre aquellos que mayores contingentes de patriotas aportaron a esas luchas y que de esos hombres Tinito clasifica como uno de los que más aportó y que además en las guerra y en la paz.

Fuente

  • Multimedia Historia Local. Sede Pedagógica. Marta Alegria.