Saltar a: navegación, buscar

Alcanfor

Para otros usos de este término, véase Alcanfor (desambiguación).
Alcanfor
Información sobre la plantilla
Alcanfor.jpeg

Alcanfor. Es una sustancia semisólida cristalina y cerosa con un fuerte y penetrante olor acre. Es un terpenoide con la fórmula química C10H16O. Se encuentra en la madera del Alcanfor (Cinnamomum camphora). Puede también ser preparado de manera sintética del aceite de trementina. Se usa como bálsamo y con otros propósitos medicinales.

Origen de la sustancia

El alcanfor natural proviene de la madera de un árbol característico de Asia llamado alcanforero y el sintético, del aceite de trementina. Es una sustancia translúcida de olor fuerte y penetrante, que ha sido utilizada con diversos fines medicinales.

Historia

El alcanfor fue sintetizado por vez primera por Gustav Komppa en 1903. Previamente algunos compuestos orgánicos (como la urea) habían sido sintetizados en laboratorio como prueba conceptual. Pero el alcanfor era un producto natural escaso y con una demanda en todo el mundo. Komppa comenzó su producción industrial en Tainionkosky (Finlandia) en 1907, siendo la primera síntesis totalmente industrial.

El alcanfor fue usado como saborizante en alimentos similares a los helados en China durante la dinastía Tang (618-907). En el ritual pooja de origen hindú, es utilizado para encender el fuego que finaliza la ceremonia.

Descripción

Son cristales blancos o incoloros, gránulos o masas cristalinas, duras o ligeramente flexibles y translúcidas. Su olor es penetrante es característico y sabor quemante con sensación caliente.

Se pulveriza rápidamente con pequeñas cantidades de alcohol, éter o cloroformo. Si se coloca a temperatura ambiente se volatiza lentamente. Es poco soluble en agua, pero muy soluble en alcohol y en éter de petróleo y aceites volátiles.

Usos

  • Alivia los dolores abdominales
  • Popularmente se utiliza para prevenir enfermedades como la varicela, la conjuntivitis y el famoso “mal de ojo”
  • Mejora la circulación de la sangre
  • Alivia problemas respiratorios. El aceite de alcanfor diluido en agua caliente desprende un vapor muy beneficioso para las afecciones del sistema respiratorio
  • Alivia problemas reumáticos
  • Alivia la tos. Las sustancias del alcanfor en contacto con el agua forman una capa protectora sobre la mucosa de las vías aéreas altas que reduce la irritación y previene la tos
  • El té de alcanfor puede favorecer la eliminación de las secreciones de las vías respiratorias altas

Fuentes

  • Artículo Alcanfor. Disponible en "www.sanar.org". Consultado: 22 de julio del 2011.
  • Artículo Alcanfor. Disponible en "es.wikipedia.org". Consultado: 22 de julio del 2011.