Amblypygi

Amblypygi
Información sobre la plantilla
Amblygypi.jpeg

Amblypygi. Los amblipígidos constituyen un grupo tropical y semitropical de unas 60 especies, que antes se agrupaban desde el punto de vista taxonómico con los uropígidos.

Hábitat

Este orden está representado en Estados Unidos por varias formas residentes en Florida, Arizona y California. Los amblipígidos, como los uropígidos, tienen hábitos nocturnos y ocultos, escondiéndose durante el día debajo de palos, piedras, hojas y objetos parecidos. Además, varias especies habitan en cuevas. En general, los miembros de este grupo prefieren ambiente húmedo.

Estructura externa

El tamaño fluctúa de 4 a 45 mm y tienen el cuerpo algo aplanado que se parece al de las arañas. El caparazón lleva un par de ojos medios anteriormente y dos grupos de tres ocelos cada uno lateralmente. Los quelíceros son silimares a los de las arañas. Los pedipalpos son fuertes y empleados para capturar. El primer par de patas está modificado y parecen largos apéndices con aspecto de antena, dotados con una cierta variedad de diferentes tipos de receptores. Los tres últimos pares de patas no están modificados y los emplea el animal para locomoción. La marcha de los amblipígidos es parecida a la de los cangrejos, por virtud de su cuerpo aplanado y su capacidad para desplazarse lateralmente. Una de las largas patas táctiles está siempre apuntada en la dirección del movimiento, en tanto que la otra puede explorar las regiones a ambos lados del animal. El abdomen segmentado carece del flagelo característico de los uropígidos.

Estructura interna y fisiología

El insecto presa es localizado con las largas patas primeras y es capturado luego e inmovilizado rápidamente con los pedipalpos espinosos. Los quelíceros arrancan pedazos de la presa, cuyos jugos son chupados hacia el sistema digestivo en una forma típicamente arácnida. Dos pares de pulmones en libro están situados en el lado ventral del segundo y tercer segmentos abdominales. Los órganos excretorios constan de glándulas coxales y de túbulos de Malpighi.

Reproducción

En las especies de Charinus, Tarantula y Admetus, en las que se han observado los hábitos reproductivos, el macho corteja a la hembra con movimientos vibratorios de las patas anteniformes, alternados con movimientos rotatorios del cuerpo hacia aquella. Por último se deposita un espermatóforo. Sirviéndose de sus pedipalpos o patas anteriores, el macho guían a la hembra por sobre el espermatóforo y ésta recoge las masas de esperma. Ponen estos animales de seis a 60 grandes huevos. Cuando llega el momento de la puesta, las glándulas reproductoras secretan una membrana parecida a un pergamino, que sostiene y fija los huevos en la parte inferior del abdomen de la hembra. La madre lleva los huevos de esta manera hasta la eclosión y primera muda de las crías. Las crías se encaraman al abdomen de la madre hasta la muda siguiente, a continuación de la cual bajan una tras otra y se van por el extremo posterior. Toda cría que cae del lomo de la madre es devorada por ésta.

Fuente

Barnes, Robert D. Zoología de los Invertebrados II. Editorial Revolucionaria, Cuarta edición. 1985. pp. 653 – 655, il