Saltar a: navegación, buscar

Anastomosis portosistémicas

Anastomosis portosistémicas.
Información sobre la plantilla
Figura5.gif
Los potrillos y terneros presentan anastomosis portosistémicas.
Clasificación:Enfermedades Hepáticas.

Anastomosis portosistémicas. Los potrillos y terneros presentan anastomosis portosistémicas. A consecuencia de la disfunción hepática aparece hiperamonemia, con síntomas neurológicos, pero con escasos signos de hepatopatía en las pruebas de laboratorio o por histología.

Hallazgos clínicos y lesiones

Los signos clínicos se ven por primera vez cuando pe los potrillos afectados tienen-2 meses de edad y comienzan a consumir grandes cantidades de grano y forraje. Los signos neurológicos que aparecen son: tambaleo, deambulación, ceguera, marcha en de círculos y convulsiones.

En terneros de 2-3 meses de edad, se han descrito retraso del crecimiento y signos neurológicos de intermitentes (ataxia, debilidad, depresión, bruxismo, tenesmo). Los niveles séricos de las enzimas hepáticas son a menudo normales. El amoníaco sanguíneo y la concentración de ácidos biliares totales están elevados y el aclaramiento de la BSP está prolongado.

El hígado suele ser pequeño, con una superficie lisa y de color y textura normales. Microscópicamente, los hepatocitos son pequeños. En las tríadas (espacios 1= porta), las venas portales pueden ser pequeñas o estar ausentes. Las arterias hepáticas son a menudo prominentes y múltiples.

Diagnóstico

Se debe sospechar una anastomosis portosistémica en potrillos o (terneros que manifiestan repetidos episodios de síntomas cerebrales sín una razón obvia. Los síntomas pueden producirse o ser más más marcados, en relación con la ingesta.

La confirmación y localización de la anastomosis se pueden llevar a cabo cateterizando la vena mesentérica y efectuando un portograma o escintigrafía nuclear. En algunos casos, la anastomosis puede observarse en el examen ecográfico del hígado.

Tratamiento

En animales en los que la localización de la anastomosis sea identificable, se puede intentar la resolución quirúrgica, pero el pronóstico es reservado. En algunos potrillos, los signos clínicos pueden controlarse restringiendo la ingestión proteica y con un manejo dietético adecuado.

Para reducir la producción de amoníaco dentro del intestino se administran neomicina o lactulosa oralmente. El tratamiento de sostén con soluciones poliiónicas, potasio y dextrosa, puede ser necesario para ayudar a reducir los signos neurológicos.

Enlaces externos

Fuentes

  • Manual Merck de Veterinaria. Quinta Edición. 2000