Saltar a: navegación, buscar

Anexo:Historia de Varadero

Lucha insurreccional en Varadero
Información sobre la plantilla
Bandera de cuba grande.png
Fecha:Año 1958
Lugar:Varadero, Matanzas
País(es) involucrado(s)
Bandera de Cuba Cuba

Lucha insurreccional en Varadero. Continúa la lucha por alcanzar la liberación nacional y Varadero constituye un escenario importante para los revolucionarios.

Historia

Era frecuente que en Varadero se realizaran reuniones importantísimas y se utilizara como cobertura la playa y las actividades de vacacionistas. Esa era una de las posibilidades de ese lugar, que propiciaba una relativa seguridad para los cuadros y militantes que ya estaban ¨quemados¨

Mediados de 1958

A mediados de 1958 el grueso de los compañeros de la Dirección del Movimiento en la provincia y de varios de sus regiones tienen que abandonar Matanzas, debido a la persecución a que eran objeto, lo que dificultaba en grado sumo la labor de los mismos, obstaculizando la realización de las actividades. Entre las detenciones se había producido la de Caridad Díaz (Nenita) el 29 de junio.

Nueva dirección

Por este motivo al final del último cuatrimestre de ese año, fue enviada a la provincia una nueva dirección, en su mayoría compuesta por compañeros de otras provincias. Este grupo de compañeros al llegar a Matanzas enseguida se dirigió a Varadero a la casa de mamá Juana, lugar que se convirtió de nuevo en centro de operaciones. Allí coordinaron su primera reunión en la provincia, con los dirigentes de las regiones y municipios. Esta se realizó en una casa de la calle 21 y Avenida 1ra con la participación aproximada de doce compañeros.

Tareas fundamentales

En estos meses finales del 58 una de las tareas fundamentales en la zona fue la ayuda al Destacamento ¨Enrique Hart¨. Vivian Abreu, contactaba Orlaida Velasco y con Estupiñán, iban en la máquina de éste a llevarle el avituallamiento a dicha guerrilla. Los grupos de militantes del MR- 26- 7 que aquí operaban, tenían entre sus funciones la búsqueda de comida y la encontraban frecuentemente, en la bodega de Sotero Maceiras y con el dueño del Bar Pullman, que contribuían así a la lucha. También en Las Morlas, los pescadores que allí residian, daban pescado para los alzados, que era llevado hacia Cárdenas por Gerardo Pérez, frito en su casa y después trasladado hacia Valle de Guamacaro donde era recogido y llevado a la guerrilla.

Represión de la dictadura en el deporte

Hasta frente a las actividades deportivas la dictadura era represiva; para las regatas del año 1958 la directiva del Club Náutico, decidió no preparar a sus remeros para las regatas del Mariel ni las de Cienfuegos, a las que no mandó representantes y no pensaba hacerlo tampoco en las de Varadero por la copa Cuba.

El día antes de la misma, escondieron al grupo de remeros en el Reparto Alturas de Varadero para no presentarlos. Ese domingo, a los directores del club los amenazaron con poner a remar marineros por el bote de Varadero si no presentaba a sus remeros. Lo tuvieron que hacer y cogieron el 1er lugar pero el oficial de la Marina que estaba en representación del Presidente exigió se le diera el triunfo al bote del Círculo Militar y naval de La Habana, que había entrado en 2do lugar ya que, entre otras cosas, el premio era un viaje a Méjico.

Otras actividades

Desembarco de armas

En 1958 fue desembarcado un cargamento de armas por el Francés, las cuales se guardaron en dos cajas en una casa del reparto Kawama conocida por La Pulga y entregada posteriormente a Fernando Rodríguez que fue el que las envió a su lugar de destino.

Traslado de armas

Se enviaron también unas armas, al principio del 1958, que fueron recogidas en la bodega ¨La Mía¨ propiedad de Fernando Rodríguez y trasladadas hasta la loma de Phinney y entregada a los allí alzados.

Llegaron otros dos cargamentos más por la zona de Marín, en el Francés donde venían pistolas Star y ametralladoras Thompson. Se recogieron, se llevaron primero a la casa de Manolo Quizar y después se trasladaron para Cárdenas, donde se le entregaron a Enrique Sáez. Estas armas fueron enviadas al Destacamento Enrique Hart, según se conoció posteriormente.

Destino de las armas

Destacamento Enrique Hart

Otro desembarco de armas ocurrió entre las zonas de Villa Cuba y los Taínos y llegó a nuestras costas en noviembre de 1958 traído por José Garcerán de Valls y trasladadas hasta Matanzas en dos viajes; parte de este cargamento de armas también fue destinado al Destacamento Enrique Hart.

Roberto Hernández (El hueso)

Otro traslado de armas que llegó a Varadero, fue el fusil proveniente de La Habana en noviembre de 1958, enviado por sus padres a Roberto Hernández (El hueso), que se encontraba alzado en la guerrilla del norte de Matanzas. Esta arma fue llevada a la zona del alzamiento donde se encontraba Roberto desde la Escuela de Bachiche en Santa Marta, por el chofer ¨El zurdo¨.

Residencia de la última dirección del Movimiento

La última dirección provincial del Movimiento también residió en Varadero durante un tiempo, en la casa cita en calle 24 # 204 % 1ra y 2da. Ahí vivieron Francisco Chavarry, Manuel Yepe, Felipe Quintana y Verena Pino. Cuando la abandonaron, al otro día, fue ocupada por la policía.

Verena Pino

Verena Pino en una ocasión, logró la cifra de 3 000. 00 del dueño de las salinas de Varadero en venta de bonos en La Habana. Al ir a verlo le dijo que su propiedad en Varadero estaba rodeada de alzados y que él debía cooperar. Al otro día fue a recoger el dinero y se lo entregó. Le dio los bonos, tres de mil pesos, aunque este no quería cogerlos.

Fin de la dictadura

Entre la labor de propaganda se destacó por su originalidad el quitarle las letras a las vitrolas traganíqueles marca Haig Fidelity y dejarles sólo el nombre de Fidel.

El 31 de diciembre de 1958 hasta la burguesía se sentía inquieta por el avance y logros de la insurrección, por lo que el Club Náutico de Varadero suspendió las charangas y el baile tradicional de fin de año.

Los secarios batistianos se encontraban activos, así en la noche del 31 fueron apresados unos pescadores de Caibarien que se encontraban comiendo en el Bar Pullman, lo que no sólo demostraba el carácter represivo del régimen, sino su miedo que los llevaba a actuar así.

Acciones

Dentro de la población no se hicieron sabotajes, pues no había centros de producción importantes, lo que prevalecían eran las casas de la burguesía y personas del régimen, y de los presidentes, ya que casi todos tenían una, así como los grandes políticos y estas fueron utilizadas, en ocasiones, para esconder a revolucionarios, debido a que permanecían desocupadas la mayor parte del año y eran lugares seguros como refugios.

En Varadero no era difícil pasar inadvertido como un veraneante más y realizar, bajo esa cobertura, reuniones para establecer contactos y trasmitir orientaciones, así como para alojarse.

Apoyo

Los sectores humildes compuestos por obreros gastronómicos, obreros de la construcción y los pescadores, así como parte de la pequeña burguesía, dueña de casas y hoteles pequeños, se puede afirmar, jugaron su papel en esta etapa de lucha contra la tiranía.

Véase también

Fuente

  • Equipo de Investigación Histórica del CM-PCC. (1987). Lucha Insurreccional y clandestina en Varadero.