Saltar a: navegación, buscar

Antoine Watteau

Jean Antoine Watteau
Información sobre la plantilla
Antoine Watteau.PNG
Nacimiento10 de octubre de 1684
Valenciennes, Bandera de Francia Francia
Fallecimiento18 de julio de 1721
Nogent-sur-Marne, Bandera de Francia Francia
OcupaciónPintor

Jean Antoine Watteau. Pintor francés considerado uno de los principales artistas del período rococó y precursor del impresionismo del siglo XIX.

Síntesis biográfica

Nació el 10 de octubre de 1684 en Valenciennes, Francia, hijo de un maestro pizarrero. Luego de una infancia muy pobre e infeliz en el hogar paterno, el talentoso joven entró como aprendiz en el taller del pintor, Jacques-Albert Gérin, con quien solo aprendería los fundamentos del artístico oficio. Por esta época ya dibujaba escenas cotidianas de su villa natal, aunque no se ha podido demostrar la autenticidad de ninguna de esas obras.

"Por su nacimiento y sus inicios" el artista era "flamenco aunténtico", como observaron atinadamente los hermanos Goncourt, los primero en reconocer un siglo después la gran trascendencia del maestro, y haberlo demostrado con poética sensibilidad.

Trayectoria

A la muerte de Gerín, como nada lo ata a la casa paterna, totalmente desprovisto de patrimonio material, con 18 años cumplidos y lleno de esperanzas, decide encaminar sus pasos hacia París, la ciudad del arte.

Al principio fue alumno del pintor Métayer, de poca relevancia y quien no dejó influencias sobre él. Pronto fue a parar a un mísero taller ubicado sobre el famoso puente de Notre-Dame, y llevó allí una existencia deplorable: por unas monedas semanal y un plato de sopa diario tenía que copiar una y otra vez imágenes de santos y domeñar su vasta fantasía creadora. Mientras, pintaba la naturaleza en cada minuto, incluso por la noche. En esa época conoció a Claude Gillot, uno de los primeros artistas franceses que pintó cuadros de la sociedad y escenas de teatros. Según sus conocidas expresiones al respecto, Gillot ejerció una influencia determinante en el desarrollo artístico de Watteau, en cuyo taller se desempeñó entre 1704-1708. Claude Audran fue su siguiente maestro, quien le proporcionó la entrada a aposentos del castillo.

Su mayor deseo en la primera década del siglo XVIII, viajar a Italia, solo podría realizarlo si ganaba el Premio Roma de la Academia, por lo que en 1709, a los 25 años, se presentó por primera vez al certamen. El segundo lugar que le otorgaron no cubrió sus expectativas y decepcionado marchó por un tiempo a Valenciennes, su natal ciudad.

De regreso a París, hacia el 1713 establece una crucial relación para su desarrollo artístico con el tesorero real Pierre Crozat, el mayor coleccionista de arte de aquella época, quien le dio acceso a su residencia y a una incomprable colección de más de 400 pinturas y 19 000 bocetos de casi todos los maestros importantes de la escuela italiana y flamenca.

Enfermedad

Irremediablemente enfermo de tuberculosis, era Wateau de una personalidad compleja: tímido, frío y poco accesible, siempre insatisfecho consigo mismo, susceptible y en constante sufrimiento, por sus padecimientos, un amigo fiel pero difícil.

Después de un breve viaje a Inglaterra que afectó más su precaria salud, retorna a París en 1720 y se hospeda en la residencia de su amigo Gersaint. El artista le propone pintar un cuadro que debía colocar luego en el frontispicio de su casa sobre el puente de Notre-Dame, justo encima de la entrada hacia un comercio de objetos de artes situado en la planta baja.

Muerte

El 18 de julio de 1721 a la joven edad de 36 años falleció, acompañado de su fiel amigo Gersaint, quien acudió presuroso a su lecho de enfermo en una casa de campo la cual se había trasladado en busca de un ambiente más sano a sus pulmones.

Características de sus obras

Fundamentalmente en esta etapa y durante los pocos años que aun le quedaron de vida a Watteau surgieron las obras que figuran entre las creaciones más acabadas de su pintura. Desarrolló el artista escenas galantes en paisajes idílicos sin que a los personajes los dominen pasiones o ambiciones en una total despreocupación, aunque no representen precisamente las condiciones de vida de la capa más adinerada de la población. Sin embargo, está presente un ligera melancolía y a veces un personaje solitario que aparece aquí o allá fuera de grupo, ensimismado y pensativo que pudiera reflejar la propia existencia de Watteau, aislada y exenta de felicidad.

Fuentes