Saltar a: navegación, buscar

Antonio Rogelio Borrego Aguilera

Antonio Rogelio Borrego Aguilera
Información sobre la plantilla
Tony5.jpg
Nacimiento1962
Las Tunas, Bandera de Cuba Cuba
NacionalidadCubana
OcupaciónEscritor
Obras destacadasDoy gracias a Dios de ser ateo, Terrenal, Diapositivas, Juegos lunares, Juanillo, Ovejas y demonios
Antonio Rogelio Borrego Aguilera. Escritor tunero, muy reconocido por sus obras, donde ha obtenido varios premios durante su trayectoria laboral.

Biografía

Nació en la provincia Las Tunas, Cuba en 1962. Es Licenciado en Dirección Artística de los Medios Audiovisuales, en el Instituto Superior de Arte de La Habana y miembro de la Unión Nacional de Escritores y Artistas de Cuba. (UNEAC). Tiene publicado varios libros como Doy gracias a Dios de ser ateo, Terrenal, Diapositivas, Juegos lunares, Juanillo, Ovejas y demonios.

Libros Publicados

  • Doy gracias a Dios de ser ateo (1991).
  • Terrenal (1993).
  • Diapositivas (1997).
  • Juegos lunares (1998).
  • Juanillo (2004).
  • Ovejas y demonios (2007).

Revistas en la que ha publicado

  • Revistas Letras Cubanas
  • Caimán Barbudo
  • Alma Mater
  • Diéresis
  • Quehacer
  • Punto de Vista

Además en revistas de: México, Estados Unidos, Argentina, Uruguay, España, Brasil. Varias antologías incluyen poemas suyos: Poetas del Seminario, Poetas del mediodía, Diez de Espada, Poesía Tunera. Siglo XIX y Siglo XX, Ebria de sol y trino, Poetas de la isla y Poesía Cubana Hoy (Madrid).

Premios obtenidos

Ha obtenido premios y menciones en concursos nacionales y extranjeros:

  • Premio de Poesía Manuel Navarro Luna 1987.
  • Ostenta las medallas: Cucalambé, Vicente García y Raúl Gómez García.
  • Premio Nacional de Poesía Regino Boti 1990 y 1997.
  • Primera Mención Nacional de Poesía de Amor. Varadero 1990.
  • Premio de Talleres Literarios Nacionales 1990. Décimas.
  • Primera Mención Nacional en Décima. Concurso Cucalambé 1992.
  • Premio Provincial de Poesía: Gilberto E Rodríguez 1994.
  • Gran Premio Provincial de Poesía: Portus Patris 1993 y 1995.
  • Premio Provincial de la Ciudad 1994 y 1995. Décimas.
  • Primera Mención. Fiesta de la Joven Décima Cubana. 1995.
  • Primera Mención Nacional en Décima Joven de Amor. 1995.
  • Premio Nacional de Poesía: La arboleda perdida 1996.
  • Premio de Décima Tandil Argentina. 1997 y 1999.
  • Premio Nacional de Poesía Erótica: Farraluque 1999 y 2001.
  • Premio Nacional Regino Pedroso de la UNEAC 2000.
  • Beca de Poesía: Lince. Perú 2000–2005.
  • Beca Narrativa: Gilberto E. Rodríguez 2003.
  • Premio de Décima: Villa Azul 2003.
  • Premio de Décima Casa Iberoamericana 2003.
  • Premio de Poesía y Cuento Principito 2003.
  • Premio Nacional de Décima Ala Décima 2005.
  • Premio Iberoamericano de Décima: Cucalambé 2005.
  • Mención Concurso Iberoamericano de Décima Úrsula Céspedes 2005.

Características de su obra

Doy gracias a Dios de ser ateo, primer poemario de Antonio Borrego, donde está llamado a ser, ya lo es, el poeta más popular de su generación en Las Tunas. Aceptación dada al escribir y decir sin atuendos de grandeza una poesía que goza de franca espontaneidad. Borrego logra tomar, a contra luz, frases hechas de nuestra espontaneidad, connotándolas del contexto común a las dimensiones recurrentes de su obra. Como poeta, en buena medida intuitiva nos brinda textos que distan de la academia aunque demuestran dominio en el difícil oficio de la creación poética.

Terrenal, Premio Cucalambé 1992, Primera Mención, constituye el segundo poemario de este autor tunero. Utilizando rimas asonantes y hasta el metro bisílabo. Terrenal entrega versos que se apartan del tradicional canto a la vegetación para ofrecerle espacio al amor, la familia, el temor, la posteridad y la vejez, logrando un recorrido hacia el interior de un hombre que confiesa, puede “ser la quemadura”; pero que “el agua de buenos ríos surca (su) voz”.

Ovejas y demonios es un poemario de versos libres y sonetos estructurado en cuatro secciones: la primera “Ovejas” el poeta obcecados por el futuro recoge las preocupaciones de “los elegidos” que “comercian con los muertos”, zona para el canto a los amigos, la madre, la esposa y la hija, al tiempo que se abre hacia zonas más universales de la vida, la segunda ”Abrojos del pan”, transitada por el hombre que “ya no sabe si derrumbar las paredes o soportar el fuego”, la tercera “Poemas de palacio” en la cual trata el amor tocado desde la ironía y la cuarta “Demonios” estremecida por los latidos y desgarramientos del alma. En general, un libro muy bien equilibrado con un discurso poético alto, poesía limpia que busca la perfección formal. Al terminar de leer estas páginas resultarás, sin dudas, enriquecido espiritualmente.

Fuente