Saltar a: navegación, buscar

Arqueología bíblica

(Redirigido desde «Arqueología Bíblica»)
Arqueología Bíblica
Información sobre la plantilla
Arqueología Bíblica1.jpeg
Concepto:Rama de la Arqueología, que se dedica a investigar datos arqueológicos relacionados con la Biblia.

Arqueología Bíblica. Rama de la Arqueología, que se dedica a investigar datos arqueológicos relacionados con la Biblia. Desde mitad del siglo XIX y todo el XX, la Biblia ha sido acreditada por cuantiosos descubrimientos arqueológicos, que han demostrado su confiabilidad histórica. En palabras del afamado arqueólogo Nelson Glueck: "Puede declararse categóricamente que ningún descubrimiento arqueológico ha contradicho alguna referencia bíblica".

Las escuelas históricas como Tubingen, han tenido que replantear varias veces sus cuestionamientos al registro histórico Bíblico. Temas que eran considerados “mitos” en la Biblia, han sido confirmados históricamente por la arqueología. Como registra el arqueólogo W.F. Albright: “El excesivo escepticismo manifestado hacia la Biblia por importantes escuela históricas de los siglos XVIII y XIX, ciertas fases del cual todavía aparecen periódicamente, ha sido progresivamente desacreditado. Descubrimiento tras descubrimiento han establecido la exactitud de numerosos detalles, y han hecho crecer el reconocimiento del valor de la Biblia como fuente histórica.”

Antiguo Testamento

Diluvio Universal

Durante las excavaciones de Ur, en 1929, Sir Leonard Woolley tropezó con una capa de arcilla cubierta de agua, de 2,4-3,3 m. de espesor. Estaba convencido de que había encontrado el cieno depositado por el diluvio. Capas similares se encontraron en otros parajes, pero eran de fecha diferente. Estos hallazgos muestran que Babilonia estuvo sujeta a graves inundaciones en el pasado. Las tradiciones escritas son tan fuertes que no cabe duda de que debió de ocurrir en Babilonia una inundación catastrófica al principio de la historia del hombre.

Nuevo Testamento

El testimonio de Lucas

En otro tiempo, los eruditos desestimaron la obra de Lucas, tomándola por una historia imaginaria escrita un siglo después de la época de Pablo. Sin embargo, cuando se examinan en el libro cuestiones detalladas como los títulos oficiales, resulta que es notablemente preciso.

Títulos: Los títulos que ocurren en las inscripciones y en otros escritos antiguos con la misma referencia que en los Hechos son:

-«Procónsul» (Anthupatos) en Chipre, desde el 22 a.C. en adelante (He 13,7). Cada nueva excavación y cada nuevo descubrimiento arroja valiosísima luz sobre la Tierra Santa y las naciones vecinas, y nos permite así una mejor comprensión del mensaje eterno de Dios en el contexto histórico.

-«Autoridades de la ciudad» (politarchai) en Tesalónica, sustituido más adelante por «concejales» (He 17,6): esto se conoce por varias inscripciones, pero en ningún libro aparte de los Hechos.

-«Autoridades principales» (asiarchai) en Éfeso, capital de la provincia de Asia (He 19,31). Otras capitales de provincia tenían con frecuencia un solo hombre al frente.

-«El principal» (protos) de Malta, conocido también por una inscripción griega y otra latina (He 28,7).

Respecto a otros términos técnicos de administración y costumbres, los Hechos reflejan perfectamente el siglo I d.C. Esto mismo hacen los evangelios. Poncio Pilato era oficialmente prefecto de Judea; el título de procurador, al parecer, se aplicó a sus sucesores después del 54 d.C: Una piedra con una inscripción encontrada en el teatro romano de Cesarea da a Pilato el título de «prefecto de Judea», y los evangelios y los Hechos indican este título en griego y no el de procurador.

“Lucas es un historiador de primera categoría; no son sus declaraciones de hecho meramente dignas de confianza está poseído de verdadero sentido histórico, El fija su mente en la idea y en el plan que rige en la evolución de la historia, y adecua su tratamiento de los incidentes en proporción a la importancia que ellos tienen. A los eventos críticos importantes les da su debida proporción y muestra la verdadera naturaleza hasta con detalles mientras que toca levemente u omite enteramente mucho que no tenía valor para su propósito. En resumen, este autor debiera ser colocado junto a los más destacados historiadores.”
Arqueólogo William Ramsay

El método arqueológico

Tell-el-Hesi

La arqueología científica data de la excavación de Tell-el-Hesi por Sir Flinders Petrie en 1890. Los años transcurridos han servido para perfeccionar el método arqueológico.

Anteriormente se excavaba en busca de piezas para museo y hallazgos espectaculares. Petrie por primera vez prestó atención al método, al detalle y a la conservación de la evidencia obtenida. Hoy se excava con precisión y meticuloso cuidado porque el hallazgo arqueológico solo tiene valor si se estudia en su contexto. Como la excavación destruye ese contexto, es imprescindible mantener registros exactos, junto con planos y fotografías que permitan reconstruir la situación original de cada hallazgo.

Más que afortunado es el arqueólogo que encuentra alguna inscripción. Ya sea un ostracon (así se llama el casco de alfarería en que se ha escrito algo), una inscripción monumental, algunos trazos labrados en piedra, o un pedazo de papiro o pergamino tal como los rollos del Mar Muerto. Epigrafía es la ciencia que descifra la inscripción y estudia la evolución de la escritura.

Bibliografía

  • «Excavaciones en Palestina», EBDM. W.F. Albright,
  • Arqueología de la Palestina, Barcelona, 1962. W.F. Albright
  • De la edad de piedra al cristianismo, Santander, 1959. K.M. Kenyon
  • Arqueología en Tierra Santa, Barcelona, 1963.

Fuentes

  • Ramsay Sir William, ST. Paul The Traveler and the Roman Citizen
  • Biblia Viva, Edizioni San Paolo; Milano, Italia
  • Albright, W. F The archaeology of Palestine