Saltar a: navegación, buscar

Bartolomeu de Gusmão

Bartolomeu de Gusmão
Información sobre la plantilla
Retrato de Bartolomeu Lourenço de Gusmão realizado por Benedito Calixto
Sacerdote Jesuita e Inventor. Considerado un pionero de la aviación.
NombreBartolomeu de Gusmão
Nacimientodiciembre de 1685
Santos, colonia de Brasil
Fallecimiento18 de noviembre de 1724
Toledo España
NacionalidadPortuguesa y brasileña
OcupaciónSacerdote Secular
Conocido porComo “El padre volador”
PadresFrancisco Lourenço y Maria Álvares.

Bartolomeu de Gusmão Sacerdote secular, científico e inventor del primero aeróstato operacional. Conocido como el padre volador, figura destacada de la historia de la aeronáutica mundial.

Síntesis biográfica

Bautizado en 19 de Diciembre de 1685 en la Iglesia Parroquial de la villa de Santos por el padre Antonio Correa Pérez. Era el cuarto hijo de Francisco Lourenço y Maria Álvares. El niño curso las primeras letras probablemente en la propia Capitanía de Son Vicente, en el Colegio Son Miguel, entonces el único establecimiento educacional de la región. Prosiguió los estudios en la Capitanía de la Bahía. Ahí ingresó en el Seminario de Belén, en Cascada, donde tendría inicio su carrera de inventor.

Terminado el curso en el Seminario de Belén en 1699, Bartolomeu se transfirió para Salvador, capital del Brasil a la época, e ingresó en la Compañía de Jesús, de donde salió antes de ser ordenado, en 1701. Viajó para Portugal, donde llegó ya famoso por la memoria extraordinaria, quedando hospedado en Lisboa, en la casa del 3º Marqués de Fuentes, que se hube impresionado con los dotes intelectuales del joven. Contaba él entonces sólo 16 años. En 1702 Bartolomeu retornó al Brasil y dio inicio al proceso de su ordenación sacerdotal. Tres años después él requirió a la Cámara de la Bahía la patente para su aparato inventado años antes - lo “invento para hacer subir agua a toda la distancia y altura que se quiera llevar”. La patente fue expedida en 23 de marzo de 1707 por el rey Don Joao V. Fue esa la primera patente de invención otorgada a un brasileño. En 1708, ya ordenado padre, Bartolomeu embarcó más una vez para Portugal. Luego después de su llegada, en 1º de Diciembre matriculo-si en la Facultad de Cánones de la Universidad de Coímbra. Pasados algunos meses, pero, abandonó la facultad para instalarse en Lisboa, adónde fue recibido con sumo agrado por el Rey Don João V y por la Reina María Ana de Austria, presentado que fuera a los soberanos por uno de los mayores hidalgos de la Corte, D. Rodrigo Anes de Sá Almeida y Menezes. Ese hombre era nadie menos que lo 3º Marqués de Fuentes, lo aunque lo había recogido a su casa en Portugal.

En la capital portuguesa el padre Bartolomeu Lourenço pidió patente para un “instrumento para andarse por el aire” – que se revelaría ser, más tarde, lo que hoy se conoce por aeróstato o globo –, la cual fue concedida el día 19 de Abril de 1709 . Lo invento, divulgado por media Europa en estampas fantasiosas que, en general, barca con formato de pájaro, quedó conocido como “Passarola”.

== Invenciones == .

La Passarola

La Passarola Las primeras ilustraciones de la Passarola habían sido en la verdad elaboradas por el hijo primogénito del 3º Marqués de Fuentes, D. Joaquim Francisco de Sá Almeida y Menezes, con el consentimiento de Bartolomeu. Como el muchacho viviera asediado por curiosos, que constantemente le hacían indagacioness acerca de la invención, resolvió él, para dejar de ser importunado, elaborar el exótico dibujo de la Passarola, en que todo era falseado. Y para preservar el verdadero principio de la invención al Principio de Arquimedes . La Passarola, inspirada al parecer en la fauna fabulosa de algunas leyendas del Brasil, acabó siendo rápidamente copiada, luego esparciéndose por la Europa en varias versiones. Toda esa trama sería descubierta años después por un poeta italiano, Pier Jacopo Martello (16251727), y revelada por él en la edición de 1723 del libro Versi y prose, en que hacía un largo y meticuloso histórico de las tentativas del hombre para volar, de las más antiguas a la más recientes de aquel tiempo.




Una ascensión pública de globo

Los globos

En cinco experiencias con globos de pequeñas dimensiones construidos por él:

  • En en la primera, realizada el día 3 en la Casa del Fuerte (Palacio Real), el prototipo utilizado cogió fuego antes de subir.
  • En la segunda, hecha el día 5 nuestra dependencia del palacio, la Casa Real, el aeróstato, provenido en el fondo de una tijera con alcohol en combustión, se elevó a 4 metros, cuando comenzó a arder aún en el aire, siendo inmediatamente derrumbado a palos, recelosos de un incendio a los cortinados del recinto.
  • En la tercera, hecha el día 6 nuevamente en la Casa del Fuerte, el globo, conteniendo en el interior una vela, logrou hacer un vuelo corto, pero se quemó en el pouso.
  • En la cuarta, hecha el día 7 en el Terreiro del Paço (hoy Plaza del Comercio), el balonete se elevó la gran altura, pousando lentamente minutos después.
  • En la quinta, hecha el día 8 en la Sala de las Audiencias, en el interior del Palacio Real, el globo subió hasta el techo del aposento, ahí tardándose, cuando finalmente descendió con suavidad.

En 3 de Octubre de 1709, en el puente de la Casa de la India, el padre hizo nueva demostración del invento. El aparato utilizado era mayor que los anteriores, pero aún incapaz de cargar un hombre. La experiencia tuvo éxito absoluto: el aeróstato subió alto, flotó por un tiempo no medido y callo sin estrépito. Lamentablemente, todas esas experiencias, aunque asistidas por ilustres personalidades de la sociedad portuguesa de la época, no fueron suficientes para la popularización de los invento. Los pequeños globos exhibidos, además de no haber sido encarados como innovación importante o útil, por ser desproveídos de cualquier tipo de control eran llevados por el viento, fueron considerados peligrosos, pues podían, como se vuelca, provocar incendios.

La Inquisición

El padre Bartolomeu de Gusmão volvió Portugal, pero fue víctima de insidiosa campaña de difamación. Acusado por la Inquisición de simpatizar con cristianos-nuevos, fue gracias a huir para España, a finales de Septiembre de 1724, con un su hermano más nuevo, Frei João Álvarez, pretendiendo llegar a la Inglaterra. Según el testimonio que, más tarde, Joao Álvares daría a la Inquisición española, Bartolomeu de Gusmão se habría convertido al judaísmo, en 1722, tras atravesar una crisis religiosa. El relato de Joao Álvarez al Santo Oficio, aunque deba ser considerado con cautela, muestra, según Joaquim Fernández, aspectos místicos, mesiánicos y megalómanos del "padre volador".

Muerte

Adolece gravemente, recogiéndose al Hospital de la Misericordia de aquella ciudad, donde vino a fallecer en 18 de noviembre de 1724, a los 38 años. Antes de morir, sin embargo, se confesó y recibió la comuna, conforme el rito católico, y así fue sepultado en la Iglesia de San Romeo, en Toledo.

Fueron hechas, al largo de décadas, varias tentativas para localizar su tumba, lo que sólo ocurrió en 1856. Parte de los restos mortales fue transportada para el Brasil y se encuentra, desde 2004, en la Catedral Metropolitana de Sao Paulo.

Curiosidades

El hermano Alexandre llegó a ocupar el cargo de secretario del rey D. Joao V y se hizo conocido como el negociador que consolidó las fronteras brasileñas expandidas para oeste por los banderines. Figura como una de los personajes céntricos de Memorial del Convento, romance de José Saramago.


Fuentes