Saltar a: navegación, buscar

Bazo

Bazo
Información sobre la plantilla
Bazo 9 (Medium).jpg
GrayTema #278 1282
TAA13.2.01.001
VenaVena esplénica
NervioPlexo esplénico
Enlaces externos
MeSHBazo
Bazo. Del latín badius, que significa rojizo, también llamado lien o esplen (del latín y griego respectivamente), es un órgano linfoide intercalado en el trayecto de la circulación sanguínea, que tiene varias funciones, entre las que se destacan las de defensa, hemopoyesis, hemocateresis y de reservorio de sangre. Sin embargo, a pesar de estas funciones, el baso no es esencial para la vida, porque en caso de extirparse (explenectomía), su funciones son desempeñadas por los otros órganos hemopoyéticos y el hígado.

Localización en el cuerpo humano

El bazo es un órgano generalmente único y el de mayor tamaño entre los órganos linfoides. Tiene una consistencia blanda y friable por lo que es lesionado con relativa frecuencia en los traumatismos abdominales y provoca hemorragias profusas. Esta situado en la parte superior o izquierda de la cavidad abdominal, al nivel de la parte posterior de la décima costilla de ese lado. Tiene la forma comparada a un grano de café, en el que distingue las porciones siguientes: dos extremidades (anterior y posterior), dos bordes (superior e inferior) y dos caras (diafragmática y visceral). El borde inferior es grueso, el borde superior es delgado e irregular (dentado). La cara diafragmática es convexa y la cara visceral es cóncava. En esta última se encuentran el hilio esplénico por donde pasan los elementos basculas nerviosos de este órgano (pedículo esplénico) y además, presenta una serie de impresiones que indican sus relaciones con los órganos vecinos (caras gástricas, renal y cólica). El bazo esta cubierto totalmente por peritoneo, por lo que se le considera un órgano intraperitoneal.

Función

Realiza la función de defensa al actuar como un filtro de la sangre que elimina las partículas y sustancias extrañas que circulan disueltas en estas, gracias a la acción fagocítica de los macrófagos y la función inmunológica de los linfocitos que se acumulan en este órgano.

La función de hemopoyesis o formación de los elementos formes de la sangre la realiza en la etapa fetal y en determinados estados patológicos del adulto con alteración de la médula ósea.

La función de hemocateresis consiste en la destrucción de los elementos formes de la sangre degenerados, principalmente de los eritrocitos por lo que es considerado como el “cementerio de estas células”, con la consiguiente desintegración de la hemoglobina cuyos elementos se metabolizan, de manera que su grupo prostético (hem) se transporta al hígado y se transforma en pigmento biliar (bilirrubina) y el hierro liberado se acumula en la médula ósea y es utilizado de nuevo en la formación de hemoglobina por los eritrocitos.

La función de reservorio de sangre es posible por la propiedad que tiene el bazo de contraerse y dilatarse, lo que contribuye a regular el volumen de sangre circulante según las necesidades fisiológicas del organismo, por lo que es considerado como un “banco de sangre automático”. Por ejemplo: el bazo se contrae en los estados de alarmas (estrés) y en caso de hemorragia aguda. 

Esplenectomía

La esplenectomía, que es el término médico usado para referise a la extirpación quirúrgica total o parcial del bazo cuando este se encuentra dañado por diversos motivos, puede realizarse por medio de dos técnicas quirúrgicas diferentes: por medio de la extirpación abierta o por medio de la extirpación laparoscópica.

En la primera de ellas, el cirujano procede a la realización de una incisión en el medio o en el lado izquierdo del abdomen, concretamente debajo de las costillas. Tras localizar el órgano, el cirujano lo extirpará (en el supuesto caso de que la persona intervenida se encuentre recibiendo tratamiento para el cáncer, cabe la posibilidad de que los ganglios linfáticos abdominales sean extipados también). Una vez que el equipo médico al cargo de la operación certifica que no existe ningún tipo de sangrado en el abdomen, se sutura la incisión.

Fuente

  • Libro de morfología humana II