Biogeografía

Biogeografía
Información sobre la plantilla
Biogeog5.jpg
Concepto:La biogeografía comprende el estudio de las distribuciones presentes y pasadas de los organismos, con un contexto evolutivo.

Biogeografía. Comprende el estudio de las distribuciones presentes y pasadas de los organismos, con un contexto evolutivo. Como parte del estudio se incluyen no solo delimitar y caracterizar zonas de flora y fauna, sino también intentar trazar su historia. El biogeográfo trata de resolver preguntas específicas y buscar patrones de distribución más amplios que nos provea, construir un patrón generalizado que permita hacer predicciones. La biogeografía pretende además utilizar esta información para incrementar el conocimiento sobre el curso de la evolución.

Objeto de estudio

Los seres vivos ocupan en el planeta una parte de la corteza

Zonas biogeográficas

terrestre denominada biosfera. En la biosfera, los seres vivos se distribuyen en virtud de factores determinados: estos factores y la distribución de la vida en el planeta constituyen el objeto de estudio de la biogeografía.

La biogeografía es una ciencia. Es una ciencia transdisciplinaria porque convergen en ella y dan pautas integradoras y novedosas otras disciplinas científicas como la botánica, la zoología, la pedalogía, la climatología y la geografía, entre otras.

Tiene por objeto de estudio la distribución de los seres vivos en las distintas regiones del planeta y las evidencias de las causas que determinan esta distribución.

Aspectos fundamentales de la biogeografía

El estudio de la distribución de los seres vivos es situado por la biogeografía en dos niveles diferentes: la distribución de una especie y sus poblaciones, y, la distribución de comunidades o agrupaciones de diferentes especies (de animales y plantas) en un lugar común. Estos dos aspectos fundamentales de la biogeografía se corresponden a las llamadas corología, y a la biocenología.

La corología

La corología es un perfil científico de la biogeografía que estudia la delimitación de las áreas de distribución geográfica de cada especie y el resto de las categorías taxonómicas: división, clase, orden, familia, tribu, género, especie. Las áreas de distribución de una especie no son inmutables en el tiempo y precisamente la corología implica buscar las causas de la limitación actual y pasada, pero también, prever en lo posible su evolución futura.

Las causas de la distribución actual de los seres vivos, son resultado de la influencia de factores internos, que son los propios del organismo, y externos, propios del medio en que viven.

Los factores internos están relacionados con la constitución genética de cada especie y se expresan en su: capacidad de propagación, amplitud ecológica, y, posibilidades evolutivas.

Los factores externos expresan de alguna manera las limitaciones que impiden que los grupos de organismos se muevan de un lugar a otro. Los principales factores externos son de orden: geográfico (como la interposición de una cadena de montañas, de un oceáno, o de un río); climático (como la aparición de condiciones térmicas o hídricas desfavorables); edáfica (como la presencia de un sustrato que impide la implantación de una especie); biótico (como la aparición de parásitos, o depredadores, de fenómenos de competencia con otros taxones por el agua, el alimento, la luz, o, la intervención humana.

La biocenología

En la naturaleza se encuentran a menudo en un mismo tipo de vegetación, las mismas especies de plantas. Pero además, en cada una de estas comunidades de plantas, se alberga por lo general un grupo de especies de animales.

A estas comunidades de seres vivos: plantas y animales, que comparten en un lugar determinado las mismas condiciones generales de vida, se da el nombre de biocenosis. Del estudio de las biocenosis se ocupa la biocenología.

La biocenología puede desarrollarse a partir de diferentes criterios y propósitos. Según el criterio elegido el estudio será: fisionómico, taxonómico, o, ecológico.

Grandes biocenosis terrestres

Tal como es fácil de observar, localmente se produce una correlación estrecha ente los conjuntos de organismos vivos, los suelos y el clima o microclima específico de la localidad observada.

A nivel de todo el planeta, tal correlación existe por supuesto que también existe: una zonación de los principales tipos de suelos y de las grandes biocenosis, se va a corresponder a una de los climas generales.

Así, se distinguen grandes zonas en la Tierra que constituyen clímax en el que las correlaciones mencionadas se expresan. Los biogeógrafos las distinguen como:

I. Zonas extratropicales A. Zonas polares y templadas frías (zonas sub polares). B. Zonas templadas propiamente dichas y zonas templadas cálidas.

II. Regiones áridas

III. Zona intertropical A. Zonas tropicales B. Zona ecuatorial

Fuente

  • Lacoste, Alaín y Robert Salanon. 1973. Biogeografía. Oikus-tau, S.A. – Ediciones. Barcelona. España.