Saltar a: navegación, buscar

Bitter Pit

Bitter Pit
Información sobre la plantilla
BitterPit.jpg
Nombre Científico:Bitter Pit
Reino:Fungi

Bitter Pit. Consiste en áreas deprimidas del fruto, generalmente en la zona calicinal. El fruto se deforma y puede agrietarse.

Otros nombres

  • Hoyo amargo
  • Mancha corchosa

Sintomatología

El Bitter Pit, se presenta bajo la forma de pequeñas manchas redondeadas, de consistencia esponjosa, deprimidas, de color marrón y localizadas generalmente, bajo la epidermis, pudiendo en algunos casos, tener una localización más profunda.

La dimensión de las manchas suele ser entre 2-4 mm de diámetro, pudiendo alcanzar 1 cm. como máximo. El número de manchas es variable y es frecuente la aparición en mayor cantidad, alrededor de la zona calicina del fruto.

Debajo de cada mancha, normalmente poco profundas, la carne del fruto se hace esponjosa, amarga y a veces insípida.

Causas de aparición

El Bitter Pit, se produce en los frutos por una anomalía nutricional , cuyos orígenes no son bien conocidos. Esta alteración, está ligada a la nutrición del árbol y la cantidad de calcio en el fruto, calcio por el que compiten las hojas y los frutos.

La inducción de esta fisiopatía, se efectúa en dos épocas concretas:

  • En el estado fenológico (I).
  • Posteriormente, por condiciones extrañas de carácter climatológico o desorden fisiológico.

Hay que tener en cuenta, que el calcio, no es en todas las ocasiones , el elemento que sólo él provoca el Bitter Pit, su acción, depende de otros elementos minerales presentes en los frutos, como el potasio (K) y el magnesio (Mg), que se comportan como antagonistas del calcio (Ca).

De todas las formas, el papel que juega el calcio en los frutos, no se reduce sólo al Bitter Pit, ya que entre otros beneficios:

  • Aumenta la coloración de los frutos.
  • Reduce las enfermedades producidas por hongos.
  • Anula el acorchado y las manchas lenticelares.

La falta de calcio en los frutos, puede explicarse por la poca movilidad de este ion en el conjunto del árbol y la competencia por él, de hojas y partes leñosas, con el fruto.

La deficiencia de calcio, no significa que el suelo sea pobre en dicho elemento, ya que suelos con elevado contenido en Oxido de Calcio (CaO), pueden dar frutos, con altos problemas de Bitter Pit.

Existe un período del desarrollo del fruto, en el que es necesario asimilar suficiente calcio, para poder tener una buena conservación, este tiempo se sitúa, en la fase de multiplicación celular y su duración se cifra, entre 4-6 semanas después del cuajado.

Basándose en diferentes conceptos, se han establecido una serie de relaciones, para determinar, la posibilidad de la aparición de esta fisiopatía.

  1. Si la relación, Ca en hojas / Ca en frutos, calculada en el mes de agosto, es menor que 20 (veinte) no hay B.P.., y si es mayor que 50 (cincuenta), puede asegurarse, que habrá B.P.. en los frutos durante la conservación.
  2. Si la relación K+Mg/Ca es igual a 10 (diez), es muy poco probable la aparición de B.P., si la relación es 20 (veinte), es prácticamente segura su aparición.
  3. Si la relación, Mg/Ca es menor de 0.2 no existe B.P..
  4. Si la concentración media de Ca en el fruto fresco, se sitúa próxima a 5.5mgr/100 grs., se consigue una buena conservación y por debajo de 4 grs./100grs, es segura la aparición de B.P.

Factores de aparición

  • En general las aplicaciones en exceso de potasio (K), magnesio (Mg), fósforo (P) y nitrógeno (N).
  • El N aplicado en forma de nitrato al suelo, o la urea aplicada en pulverización foliar, si estas aplicaciones se hacen en junio o julio.
  • El N por sí mismo, no es causa suficiente para la citada aparición de B.P., pero es condición necesaria.
  • Las dosis elevadas de K aplicadas en junio y septiembre. Si la aplicación se hace entre octubre y noviembre, no tiene ninguna incidencia respecto a la aparición de B.P..
  • La recolección muy precoz (los niveles de Ca en el fruto, aumentan, cuando este está próximo a la cosecha).
  • Árboles con poca fruta.
  • Árboles jóvenes o poco cargados.
  • Podas muy severas en invierno.
  • Frutos muy gruesos.
  • Aclareo excesivo.
  • La utilización de algunos plaguicidas (TMTD).
  • Patrones vigorosos.
  • Aportaciones irregulares de agua.

Medidas para evitar su aparición

En el campo

  • La búsqueda de un buen equilibrio, entre las hojas y los frutos.
  • La aplicación racional de fertilizantes, teniendo en cuenta la nutrición correcta de los árboles (análisis foliares). No abonar con N, al final del ciclo vegetativo.
  • La aplicación de Ca al suelo, es factible solamente, en ciertos tipos de suelos (ligeros, arenosos con pH ácido).
  • El aporte de calcio al suelo, es con frecuencia irregular y con poco efecto. Por otra parte, la presencia de Ca en cantidad suficiente, no garantiza siempre la ausencia de B.P..
  • Las pulverizaciones a base de Cl2Ca (Cloruro cálcico) al 0.5-0.8% a nivel foliar, dan normalmente buenos resultados.
  • Suelen efectuarse, de 4 a 6 tratamientos durante el verano, hasta septiembre. No tratar con temperaturas superiores a 25º C y se recomienda, la utilización de mojantes.
  • Realizar podas suaves.
  • Racionalizar los riegos.
  • Reducir todo lo posible, el tiempo entre la recolección y la entrada en la cámara de los frutos.

En la central

  • Una rápida pre refrigeración, permite reducir el B.P. después de la conservación.
  • Humedad de conservación alta.
  • La aplicación mediante “drencher”, de Cl2Ca del 40%, a dosis del 2%, reduce la aparición de B.P., ya que enriquece con calcio, las paredes celulares y aumenta la resistencia de los frutos, a algunas enfermedades.
  • La conservación en atmósfera controlada, ralentiza la evolución de los frutos hacia la senescencia, y disminuye, la incidencia de desórdenes, ligados a déficits de Ca en los frutos y el particular el B.P.

Predicción de riesgo

  • Los riesgos de desarrollo de B.P., se pueden en cierta medida evaluar, madurando artificialmente una muestra representativa, (Técnica preconizada por Eksteen, 1977).
  • Se selecciona la muestra, dos semanas antes, de la recolección prevista de la parcela.
  • Se mojan los frutos, en una solución de agua con 2000 ppm de Etephon.
  • Situar la muestra en un ambiente de 20-22º C y una humedad relativa del 90%.
  • Aproximadamente dos semanas después del inicio del test, se pueden evaluar los riesgos de B.P., como altos, medios, bajos o nulos.
  • Es muy importante no confundir las manifestaciones de B.P. con una carencia de Boro, ya que algunos frutos presentan ambos problemas.

Fuentes