Saltar a: navegación, buscar

Célula de Schwann

Célula de Schwann
Información sobre la plantilla
Celula-Schwann.jpg


Célula de Schwann. Las células de Schwann (actualmente llamadas neurolemocitos) (TA: Gliocytus periphericus) son células gliales que se encuentran en el sistema nervioso periférico que acompañan a las neuronas durante su crecimiento y desarrollo de su función. Recubren a las prolongaciones (axones) de las neuronas formándoles una vaina aislante de mielina. A diferencia de los oligodendrocitos que se encuentran en el sistema nervioso central recubren los axones con su citoplasma y tienen origen embrionario en las células de la cresta neural.

Las células de Schwann se caracterizan por recubrir las prolongaciones de las neuronas. Es decir, se localizan alrededor de los axones formando una vaina aislante de mielina en la capa exterior de las neuronas. Las células de Schwann presentan su análogo dentro del sistema nervioso central, los oligodendrocitos. Es decir, mientras las células de Schwann forman parte del sistema nervioso periférico y se ubican en el exterior de los axones, los ligodendrocitos pertenecen al sistema nervioso centran y recubren los axones con su citoplasma. En la actualidad se han descrito múltiples afecciones que pueden alterar el funcionamiento de este tipo de células, siendo la más conocida la esclerosis múltiple.

Características

Estas células constituyen la glia del sistema nervioso periférico y se caracterizan por rodear los axones del nervio. En algunos casos, esta acción es llevada a cabo envolviendo los axones a través de su propio citoplasma, y en otros casos se desarrolla a través de la elaboración de una vaina de mielina. Las células de Schwann cumplen múltiples funciones dentro del sistema nervioso periférico y resultan sustancias altamente importantes para la consecución de un óptimo funcionamiento cerebral. Su principal función radica en la protección y el soporte metabólico axonal. Así mismo, también contribuyen en los procesos de conducción nerviosa. El desarrollo de las células de Schwann, tal y como sucede con la mayoría de células del sistema nervioso periférico, deriva de una estructura embrionaria transitoria de la cresta neural. No obstante, hoy en día se desconoce en qué estado embrionario las células de la cresta neural empiezan a diferenciarse y a constituir lo que se conoce como células de Schwann.

Estructura

La principal propiedad de las células de Schwann es que estas contienen mielina (una estructura multilaminar que está formada por las membranas plasmáticas que rodean los axones). En función del diámetro del axón en el que se acoplan las células de Schwann, estas pueden desarrollar funciones y actividades distintas. Por ejemplo, cuando este tipo de células acompañan a los axones nerviosos de pequeño diámetro (estrechos), se desarrolla una capa de mielina que puede alojarse en distintos axones. En cambio, cuando las células de Schwann recubren axones de mayor diámetro, se observan unas bandas circulares sin mielina conocidas como nodos de Ranvier. En este caso, la mielina se compone de capas concéntricas de la membrana de las células que rodean de manera espiral el axón de la diferencia. Finalmente, cabe destacar que las células de Schwann pueden encontrarse en los terminales axónicos y los botones sinápticos de las uniones neuromusculares, donde aportan un soporte fisiológico para el mantenimiento de la homeostasis iónica de la sinapsis.

Proliferación

La proliferación de las células de Schwann durante el desarrollo del sistema nervioso periférico es intensa. Ciertos estudios apuntan a que dicha proliferación es dependiente de una señal mitogénica provista por el axón en crecimiento. En este sentido, la proliferación de estas sustancias del sistema nervioso periférico se lleva a cabo en tres contextos principales.

  • Durante el desarrollo normal del sistema nervioso periférico.
  • Después de una lesión del nervio debido a un traumatismo mecánico por neuro-toxinas o enfermedades desmielinizantes.
  • En los casos de tumores de células de Schwann como los observados en el caso de las neurofibromatosis y los fibromas acústicos.

Enfermedades relacionadas

La vitalidad y la funcionalidad de las células Schwann puede verse afecta a través de múltiples factores de origen diverso. De hecho, problemáticas infecciosas, inmunes, traumáticas, tóxicas o tumorales pueden afectar a la actividad de este tipo de células del sistema nervioso periférico. Dentro de los factores infecciosos destacan el Mycobacterium leprae y el Cornynebacterium diphtheriae, unos microorganismos que originan alteraciones en las células de Schwann. Entre las alteraciones metabólicas destaca la neuropatía diabética. Las patologías tumorales que afecta a este tipo de células son

  • Durante el desarrollo normal del sistema periférico.
  • Después de una lesión del nervio debido a un traumatismo mecánico por neuro-toxinas o enfermedades desmielinizantes.
  • Fibromas plexiformes.
  • Fibromas malignos.

Finalmente, la pérdida o desmielinización de la neurona puede generar patologías que afectan al sistema nervioso central, tal y como sucede con la esclerosis múltiple.

Fuente

http://conceptodefinicion.de/celulas-de-schwann/

https://www.lifeder.com/celulas-de-schwann/

https://biologia.laguia2000.com/citologia/celula-de-schwann

http://www.iqb.es/neurologia/atlas/celulas/celula06.htm