Calle Obra Pía

Calle Obra Pía
Información sobre la plantilla
Calle de Habana Vieja, Cuba
Casa Obrapia.jpg
Casa Obra Pía, que da nombre a la calle.
TipoCalle
OrientaciónDe Este a Oeste

Calle Obra Pía. Se encuentra en la Habana Vieja de Cuba, o lo que fue la ciudad de intramuros en tiempos de la Muralla, calle estrecha al sur de la Plaza de Armas y se extiende de este a oeste, desde la Avenida del Puerto hasta la calle Monserrate. La Calle Obra Pía está atravesada por las calles Baratillo, Oficios, Mercaderes, San Ignacio, Cuba, Aguiar, Habana, Compostela, Calle Aguacate, Villegas y Bernaza. Paralela a la Calle Obra Pía, una cuadra al norte, se encuentra la Calle Obispo.

Historia

Calle de la Obrapía
Las calles habaneras no eran nombradas oficialmente por parte del Cabildo sino que los vecinos las iban llamando según algunas características de cada una en cuestión o según el nombre de algún vecino ilustre que vivía en ella. Esta es la razón por la que muchos han tenido diversas denominaciones a lo largo del tiempo y que una misma calle tuviera varios nombres simultáneamente según sus tramos.

Casa de la Obra Pía

El apelativo con el que se conoce esta casa Obra Pía y que da nombre a la calle que da acceso a su fachada principal lo debe a la instauración en 1669, por Martín Calvo de la Puerta, de una Obra Pía, con el objetivo de dar sostenimiento económico cada año a cinco jóvenes huérfanas para que pudieran formar familia.

Construida hacia 1648, esta casa, es, sin dudas, una de las de mayor distinción de todas las de la época colonial, es el producto de la fusión y reconstrucción hacia 1665 de dos propiedades colindantes, así como de remozamiento a que fue sometida hacia 1793 en el que se le introdujeron algunos elementos y formas del llamado «barroco cubano». La portada, presumiblemente concebida y ejecutada en Cádiz hacia 1686 contrasta con la desnudez y sobriedad de la monumental fachada por la calle Obrapía por lo que constituye uno de los ejemplos más significativos de la arquitectura doméstica habanera.

Tras años de hacinamiento y deterioro como casa de vecindad, a finales de la década del 60 del siglo XX inician las excavaciones arqueológicas en el inmueble, momento en que se descubre la existencia en ella de pintura mural, convirtiéndose en el primer inmueble conocido con decoraciones murales. El proceso de restauración de la vivienda se comienza en 1981, así como el de la pintura mural y no es hasta noviembre de 1983, que queda totalmente restaurada una de las más típicas casonas coloniales del centro histórico de La Habana.

Refuncionalizada como casa museo, su objetivo es exponer, conservar y promover colecciones museables, que forman parte de la historia de Cuba y enriquecen el patrimonio del país. Desde 1994 tiene su sede en la institución la Hermandad de Bordadoras y Tejedoras de Belén, manteniendo un proyecto sociocultural que propone rescatar antiguas tradiciones de la artesanía textil, que incluye todo tipo de labor artesanal desde la lencería hasta el parche.

En la casa también radica el Gabinete de Restauración de Pintura de Caballete creado en abril de 1995.

Bolsa de La Habana

Construido entre 1903 y 1904 por la compañía Purdy & Henderson, el edificio ocupó el sitio de la droguería Lobé y Torralbas. Levantado para acoger el Royal Bank of Canada, que se trasladaría así de la antigua y discreta casa que lo había acogido desde 1899, en la calle Obra Pía, su estructura se armó con acero y cemento. La piedra natural fue escogida como elemento constructivo y decorativo de su fachada, jerarquizada por una entrada que, a manera de arco de triunfo renacentista, precedía el vestíbulo. Una pequeña escalinata servía de acceso al mismo y sendos vanos enrejados cerraban la composición. Obra Pía número. 257, e/ Aguiar y Cuba.

Casa de Luis Pedroso y Echeverría

(Obra Pía 116) Se trata de una residencia de dos plantas sin entresuelo, localizada en una importante esquina de La Habana Vieja, con zaguán y patio central rodeado de galerías en tres de sus lados. Sus espacios principales fueron ubicados en dos crujías perpendiculares entre sí y paralelas a las calles. La desnudez de sus fachadas es acentuada por la falta de molduraciones alrededor de puertas y ventanas y se destacan solamente un balcón corrido por Mercaderes y otros fragmentos por el frente, uno de los cuales corona la portada. En los primeros años del siglo XX deja de ser vivienda individual y se convierte en una casa de inquilinos con servicios en planta baja. A partir de 1982 comienza su restauración, durante la cual fue preciso restituirle elementos que habían desaparecido en su totalidad, como la escalera. Son de interés en esta casa sus espaciosas galerías limitadas por arcadas de medio punto y su portada de líneas barrocas. En estos momentos acoge a la Casa del Benemérito de las Américas Benito Juárez.

Casa de Mariano Carbó

(Obra Pía 111). La primitiva casa que existió en este lugar, de la cual se tienen referencias desde 1744, era de dos plantas, mampostería y cubierta de teja y azotea. En 1796 la compró Mariano Carbó y le introdujo cambios en la fachada, portada y techos. Posteriormente en 1909 se le realizaron nuevas modificaciones en los techos y en la fachada de los altos. En la actualidad posee en la planta baja un zaguán a través del cual se accede a las galerías que flanquean el patio central, delimitado por robustas columnas. Dichas galerías ocupan los espacios útiles de este piso, exceptuando la crujía principal que se extiende a todo lo largo de la fachada, paralela a la calle Obra Pía. En planta alta se repite el mismo esquema, con la diferencia de que existen balcones corridos que dan al patio para permitir la comunicación entre los diversos aposentos. Sin duda, el componente más importante de la casa son sus pinturas murales. Según investigaciones realizadas durante la restauración, fueron ejecutadas por José Nicolás de la Escalera y José Andrés Sánchez, primeros pintores reconocidos en Cuba en el siglo XVIII. En enero de 1992, gracias al noble empeño del pintor ecuatoriano Oswaldo Guayasamín y a la gesta restauradora de la Oficina del Historiador de la Ciudad, reabrió como casa museo.

Instituciones

  • Casa de África. La institución patrimonial acomete la promoción científica y cultural de las raíces africanas en la nación cubana. Más de 2 000 piezas componen la exposición permanente. Una biblioteca especializada atesora volúmenes de importantes autores indispensables para estudios etnológicos y de antropologí­a cultural. Obra Pía número 157 e/ San Ignacio y Mercaderes.
  • Casa de la Obra Pía. Calle Obrapía No. 158 esq. a Mercaderes. Construida hacia 1648, constituye uno de los ejemplos más importantes de la arquitectura doméstica habanera. Refuncionalizada como casa museo, su objetivo es exponer, conservar, fomentar y promover importantes colecciones museables, que forman parte de la historia de Cuba. Teléfono: (07) 861 3097
  • Casa Benito Juárez. Desde 1988 el principal centro difusor de la cultura mexicana en Cuba. En sus salones y galerías los visitantes pueden acercarse a la historia, el arte, las tradiciones y costumbres de México. En sus cuatro galerías, donde exponen consagrados y noveles valores de la plástica y del arte popular, y a través de espacios habituales dedicados a la promoción de diversas manifestaciones artísticas, se privilegian la historia y la cultura de la nación azteca.

En los patios interiores tienen lugar espectáculos artísticos, en tanto una sala de conferencias equipada con moderna tecnología acoge importantes eventos de la Oficina del Historiador y de otras entidades cubanas.

  • Biblioteca Alfonso Reyes. Ubicada en la Casa Benito Juárez, cuenta con unos cinco mil ejemplares de historia, arte y literatura. Recorre gran parte de las letras mexicanas en todos los géneros, con obras de Sor Juana Inés de la Cruz, Salvador Díaz Mirón, Carlos Fuentes, Octavio Paz, Juan José Arreola, entre otros prestigiosos escritores. Posee lecturas clásicas, líricas y juegos mexicanos dedicados a los niños. Obrapía número 116 e/Mercaderes y Oficios, La Habana Vieja

En la crujía, una vez atravesado el zaguán de la Casa, se muestra el mural portátil Traición y muerte de Zapata, de Arnold Belkin, pieza de 1982 que obtuvo el Gran Premio de la 1ra. Bienal de Artes Plásticas de La Habana en el año 1984. Obra Pía número 116 e/ Mercaderes y Oficios.

  • Casa Oswaldo Guayasamín. Esta casa museo se inauguró el 8 de enero de 1993, por el noble empeño del pintor ecuatoriano Oswaldo Guayasamín, y de la Oficina del Historiador de la Ciudad. La restauración del importante inmueble, ubicado en el Centro Histórico de La Habana, devolvió su esplendor a la casona erigida en el siglo XVIII, perteneciente a la familia Peñalver.

La Casa museo Oswaldo Guayasamín posee tres salas de exposición permanente donde se honra y salvaguarda la memoria del pintor de Iberoamérica. En ellas se exhiben objetos personales del creador y obras originales donadas a la nación cubana. En los espacios de la prestigiosa institución se pueden apreciar también piezas del arte popular latinoamericano y objetos que datan del siglo XIX.

Una de las salas, ubicadas en la planta alta, se considera como de usos múltiples, pues se realizan exposiciones transitorias de artistas de la plástica cubanos y extranjeros; conferencias y exhibición de vídeos acerca de la vida y obra del pintor ecuatoriano, así como celebraciones de importantes fechas relacionadas con la historia de Ecuador.

Otras tres galerías acogen muestras transitorias de las diferentes manifestaciones del arte de Cuba y el mundo. Obra Pía número. 111 e/ Oficios y Mercaderes.

  • Casa del capitán Rivero Vasconcelos (Obra Pía 172). Considerada una de las más antiguas entre las que aún existen en la ciudad, ofrece como su característica más notable el hermoso balcón corrido esquinero que corresponde en la planta alta con la torre o cuarto mirador. El patio, que en esta residencia comienza ya a adquirir dimensiones notables, se ubica al centro de la edificación. El trabajo en madera de los techos, así como el de los balaustres torneados de las cancelas voladas de la planta alta y el de los barandajes y puertas, le otorgan un valor adicional a esta obra que, restaurada en 1985 para acoger el Centro de Desarrollo Artesanal, su Taller de Confecciones Quitrín y galería de arte, constituye uno de los ejemplos más significativos de una temprana época en la que los elementos definitorios de la casa cubana aún estaban en formación. Obra Pía, esq. a San Ignacio, La Habana Vieja

Enlaces relacionados

Fuentes