Saltar a: navegación, buscar

Carotenoides

Carotenoides
Información sobre la plantilla
Carotenoides.jpg
Concepto:Los carotenoides son un grupo de pigmentos vegetales liposolubles de color intenso (rojo, anaranjado y amarillo).

Carotenoides. Los carotenoides son los responsables de la gran mayoría de los colores amarillos, anaranjados o rojos presentes en los alimentos vegetales, y también de los colores anaranjados de varios alimentos animales. Desde el punto de vista químico, pertenecen a la familia de los terpenos, es decir están formados por unidades de isopreno (ocho unidades, es decir, cuarenta átomos de carbono), y su biosíntesis se produce a partir de isopentenil pirofosfato. Esto produce sus rasgos estructurales más evidentes, la presencia de un muchos dobles enlaces conjugados y de un buen número de ramificaciones de grupos metilo, situados en posiciones constantes. Se conocen alrededor de 600 compuestos de esta familia, que se dividen en dos tipos básicos: los carotenos, que son hidrocarburos, y las xantofilas, sus derivados oxigenados. A estos tipos hay que unir los apocarotenoides, de tamaño menor, formados por ruptura de los carotenoides típicos.

Localización

Los carotenoides se encuentran en todos los alimentos de origen vegetal. En general, mientras mayor sea la intensidad del color, mayor será el contenido de carotenoides. En las hortalizas de hoja, el beta caroteno es el carotenoide predominante. Las frutas y hortalizas anaranjadas, como las zanahorias, los chabacanos, los mangos, el ñame o la calabaza, tienen concentraciones elevadas de beta caroteno, pero predominan otros carotenoides precursores de la vitamina A. Las hortalizas amarillas tienen una mayor concentración de carotenoides amarillos (xantofilas) y por lo tanto, menor actividad como precursores de la vitamina A; sin embargo, algunos de estos compuestos, como la luteína, pueden tener beneficios importantes para la salud debido a sus posibles efectos antioxidantes. Las frutas y hortalizas rojas y moradas, como el tomate rojo (jitomate), la col morada, las bayas rojas y las ciruelas, contienen en su mayoría carotenoides que no están relacionados con la vitamina A. Las legumbres, los cereales y las semillas son también fuentes importantes de carotenoides. Los carotenoides se encuentran también en varios alimentos de origen animal, como el salmón, la yema de huevo, los mariscos, la leche y el pollo. El jugo de zanahoria y las “bebidas verdes” preparadas con verduras, hojas de cebada deshidratada o pasto de trigo, contienen también distintos carotenoides. El beta caroteno sintético está disponible como suplemento. También existen suplementos de mezclas de carotenos (que incluyen la forma natural de beta caroteno), derivados de aceite de palma, algas o aceite de zanahoria.

Efectos secundarios

Los carotenos se consideran seguros, basándose principalmente en los estudios sobre el Beta caroteno. Un mayor consumo de carotenos puede hacer que la piel adquiera un tono anaranjado o amarillo, lo que se conoce como "carotenodermia". Esto no tiene ningún efecto perjudicial ni ninguna relación con la ictericia, la coloración amarilla de la piel causada por un daño hepático. Mientras no exista más información al respecto, no es conveniente, y sobre todo en el caso de los fumadores, utilizar suplementos de beta caroteno sintético. Dos estudios doble ciego demuestran que los suplementos de beta caroteno sintético pueden aumentar el riesgo de cáncer de pulmón en los fumadores. Además, tres de cuatro estudios observaron pequeños aumentos en el riesgo de enfermedad cardiaca en las personas que tomaron beta caroteno sintético en comparación con las que tomaron un placebo.

Dosis usual

Se desconoce si las personas que consumen una dieta rica en frutas y verduras pueden obtener algún beneficio adicional con un suplemento que contenga una mezcla de carotenos. Aunque se sabe que los fumadores no deben tomar suplementos de beta caroteno sintético solo, no se conoce claramente el efecto del beta caroteno natural o las mezclas de carotenos en los fumadores. Algunos médicos recomiendan a la mayoría de las personas un suplemento máximo de 25,000 UI (15 mg) al día de beta caroteno natural y aproximadamente 6 mg al día de alfa caroteno, luteína y licopeno, ya que estudios preliminares indican que estos niveles de ingesta podrían favorecer un mejor estado de salud.

Importancia de los carotenoides

Además de la contribución de los carotenoides al color atractivo de las frutas y verduras, destaca, por su importancia a nivel fisiológico y dietético, la propiedad de algunos de ellos de tener actividad como provitamina A (8,9) . La vitamina A es esencial para la visión nocturna y necesaria para mantener sanos la piel y los tejidos superficiales. Puede aportarse como tal vitamina, llamada retinol, como algunos análogos menos activos, o como sus precursores, los carotenoides. El retinol es un alcohol cíclico, insaturado, de veinte átomos de carbono, compuesto por un núcleo de b-ionona y una cadena lateral insaturada. En la molécula de retinol (Figura 2) existen cinco dobles enlaces conjugados, incluido el doble enlace del anillo de β-ionona que está conjugado con los de la cadena lateral.

Fuentes

Información consultada en las páginas web:

  • Bioquímica
  • Puritan
  • Salud para ti

Enlaces externos