Saltar a: navegación, buscar

Catedral de Magdeburgo

Catedral de Magdeburgo
Información sobre la plantilla
Obra Arquitectónica  |  (Catedral)
Catedral-de-magdeburgo.jpg
Catedral de Magdeburgo
Descripción
Tipo:Catedral
Estilo:Gótico
Localización:Magdeburgo, Bandera de Alemania Alemania
Uso inicial:Abadía de San Mauricio
Uso actual:Iglesia protestante

Catedral de Magdeburgo (Magdeburger Dom). Templo protestante, una de las catedrales del estilo gótico más antiguas de Alemania, dedicada a los santos Catalina y Mauricio, es donde se encuentra enterrado Otón I (912/973), el primer gran emperador del Imperio Germánico.

Historia

En el lugar donde se encuentra emplazada la actual catedral, en el año 937, se construyó la Abadía de San Mauricio (St Moritz), financiada por Otón I y, para demostrar su poder, después de la Batalla de Lechfeld en 955, hizo ampliar su iglesia, convirtiéndola en catedral, promoviendo así lo que más tarde se llamaría Arte Otoniano.

Ya en el año 946, a la muerte de su esposa, la reina Editha, ésta había sido enterrada en la iglesia.

Para consolidar su estrategia de expansión hacia el este, trasladó la diócesis a Magdeburgo, nombrando arzobispo a Adalberto von Trier. Sin embargo sus planes no se llevarían a término pues el emperador fallecería en el 973, siendo enterrado en la iglesia, junto a su esposa. En el año 1207, a causa de un incendio, el día de viernes santo, quedó prácticamente destruida, salvándose solo el ala sur del claustro.

Fue el arzobispo Albrecht II von Kefernburg quién, a pesar de la oposición popular, decidió derribar lo que quedaba para construir una nueva catedral. Solamente se respetó el muro sur del claustro que, todavía hoy, sigue formando parte de la nueva edificación.

La nueva catedral se iniciaba dos años después, en 1209, con la construcción del coro, en estilo románico con bóvedas de arista, combinado con algunos elementos góticos. De hecho, el arzobispo, que había estado en Francia e Italia, había conocido las primeras construcciones góticas cuyo estilo no había llegado aun a Alemania.

Este hecho influenció en el arzobispo, pero debido al desconocimiento que tenían del gótico los trabajadores, no pudo iniciar las obras por compelto en ese estilo. De todas formas, poco a poco se iban desarrollando los nuevos sistemas de construcción y se incrementó la influencia del arte gótico, sobre todo entre 1235 y 1260, bajo la dirección del arzobispo Wilbrand.

En 1274 los trabajos de construcción se interrumpieron y hasta el 1325 no se reiniciaron. En ese año hubo una revuelta popular, por los excesivos impuestos que recaudaba la iglesia, terminando con el asesinato del arzobispo Burchard III von Schraplau.


La tradición cuenta que lo que provocó la revuelta fue un incremento del impuesto sobre la cerveza. Sea como fuere, el nuevo arzobispo, Otto von Hesse, castigó la revuelta con la obligación de donar cinco altares como expiación. Las obras continuaron hasta 1363, año en el cual el arzobispo organizó unas fiestas que duraron una semana para “abrir” la catedral. A la nueva catedral, además de dedicarla a San Mauricio, como la anterior, se le añadió la dedicatoria a Santa Catalina, llmándose oficialmente desde entonces “Catedral de San Mauricio y Santa Catalina” (Der Dom zu Magdeburg St. Mauritius und Katharina)

La construcción

La construcción, se prolongó por espacio de 300 años, durante los cuales se realizaron diversos cambios sobre el proyecto original. Después de su apertura, las partes inacabadas se cubrieron provisionalmente.

No sería hasta el año 1477 que se reemprendería su construcción, esta vez bajo la dirección del arzobispo Ernst von Sachsen, quién ordenaría añadir las dos torres que, actualmente, conforman la silueta más espectacular de la catedral. Las torres fueron construidas por el maestro Bastian Binder, el único maestro de la catedral del que se conoce su nombre. Finalmente en el año 1520, con la colocación de la cruz que corona la torre norte, se daban por finalizadas las obras.

Con la llegada a la ciudad de Martín Lutero en 1524, numerosas iglesias se convirtieron al protestantismo, a lo que contribuyó notablemente la impopularidad del entonces arzobispo Albrecht von Brandenburg y cuando éste falleció en Maguncia en 1545, nadie le sucedió en la sede, convirtiéndose, Magdeburgo, en una de las ciudades que lideraron la reforma.

Este hecho hizo que el Emperador Carlos V la declarase proscrita. Finalmente los sacerdotes de la catedral se convirtieron también a la nueva corriente religiosa y el primer domingo de Adviento de 1567 se celebró el primer culto protestante en la catedral.

La guerra de los Treinta años

El peor desastre, sin embargo se produjo durante la esta etapa (1618/1648). Magdeburgo fue literalmente arrasada por las tropas católicas del conde de Tilly, Johan Tzerclaes, consiguiendo sobrevivir solamente 4000 ciudadanos que se habían refugiado en la catedral y por cuya vida suplicó el pastor principal, Reinhard Bakes. El edificio de la catedral sobrevivió, finalmente, a los incendios que arrasaron la ciudad y fue convertida a templo católico nuevamente.

Sin embargo, cuando las tropas del conde se retiraron, la ciudad sufrió un nuevo asalto, esta vez de los protestantes, quedando solo 400 supervivientes. La catedral, esta vez, si sufrió importantes daños y la ciudad sería incorporada a Brandeburgo, convirtiéndose en una simple fortaleza. En 1806, Napoleón tomaba Magdeburgo y convertía su catedral en almacén, establo de caballos y corral de ovejas. Aunque los franceses se retiraron en 1814, no sería hasta el 1826 que se iniciarían las obras de reconstrucción y rehabilitación de la catedral, financiada, en esta ocasión, por Federico Guillermo III de Prusia, terminándose las obras en el 1900, con la colocación de las vidrieras que se habían destruido hacía más de 250 años.

La primera guerra mundial

Durante la I guerra mundial la catedral salió ilesa, pero no tuvo igual fortuna en la II, cuando sufrió las consecuencias del intensísimo bombardeo del 16 de enero de 1945. Afortunadamente la estructura principal no resultó dañada, aunque si de nuevo las vidrieras y también el órgano.

Finalmente la catedral fue abierta de nuevo en 1955 y en el 1969 se instaló en un lugar distinto al anterior el nuevo órgano, de menores dimensiones.

A partir de 1949, debido a que Magdeburgo formaba parte de la Alemania del Este, estaban prohibidos los ritos en la catedral, sin embargo la religión no pudo ser del todo erradicada y a partir de 1983 se recitaban semanalmente oraciones por la paz frente del Magdeburger Ehrenmal, una escultura de Ernst Barlach. Esto condujo a las famosas Manifestaciones de los Lunes en 1989 en Leipzig y Magdeburgo, que jugaron un importante rol en la posterior unificación de Alemania.

Actualidad

A pesar de los pillajes y saqueos a los que fue sometida, la Catedral de Magdeburgo es rica en representaciones artísticas, abarcando un amplio abanico de objetos y elementos que van desde la antigüedad hasta el arte contemporáneo.

Otras curiosidades son que es la primera catedral de Alemania donde se instaló un sistema de energía solar fotovoltaica para proporcionar energía a la misma catedral o incluso a la red general.

En 2004 terminó una recolecta de fondos que empezó en 1997 para un nuevo órgano, habiéndose recaudado 2 millones de euros. La construcción del nuevo órgano de 37 toneladas de peso se encargó a una empresa de Potsdam, llamada Alexander Schuke Potsdam Orgelbau GmbH, y cuenta con 93 registros y 6193 tubos y se puede oir desde mayo del 2008.

Fuentes