Cena en Emaús (cuadro de Rembrandt)

Cena en Emaús
Información sobre la plantilla
Cena de Emaus.jpg
Datos Generales
Autor(es):Rembrandt
Año:1648
País:Bandera de Holanda Holanda
Estilo pictórico:Barroco
Técnica:Óleo sobre tabla
Dimensiones:68 X 65 cm
Localización:Museo del Louvre

Cena en Emaús. o los Discípulos de Emaús es el nombre con que se identifica un relato del Evangelio de Lucas (Lucas 24:13-35) que no guarda paralelismo con ningún otro del Nuevo Testamento.

Historia

La devota población holandesa del Barroco solicitaba una importante cantidad de obras con temática bíblica, ya fuera del Nuevo o del Antiguo Testamento. Rembrandt, aunque especialista en retratos, no despreciará la oportunidad que le brindan estos encargos para demostrar su elevada cualificación a la hora de representar escenas sagradas, poniendo el acento en el dramatismo que caracterizará a este tipo de composiciones.

El tema de la Cena de Emaús ha sido representado por infinidad de artistas: Jules Robert Auguste, Francesco Bassano el Joven, Jacopo Bassano, Duccio di Buoninsegna, Benedetto Gennari el Viejo, Vittore Carpaccio, Vincenzo Catena, Philippe de Champaigne, Albrecht Dürer, Mateo Gilarte, Jacob Jordaens, Giuseppe Marullo, Marco Marziale, Pedro Orrente, Mathias Stomer, Tintoretto, Tiziano, Velázquez, Paolo Veronese, Francisco de Zurbarán.

La obra

Recoge el momento en que Cristo se aparece a dos de sus discípulos que iban camino de Emaús; estos discípulos reconocen a su maestro en el momento de bendecir la mesa y el pan. Esta es la razón por la cual la escena se desarrolla alrededor de la mesa en cuyo centro contemplamos a Cristo; a ambos lados del Salvador se sitúan los discípulos que miran impresionados mientras que al fondo contemplamos al posadero que, ajeno a lo que está ocurriendo, se dispone a depositar el plato de comida. Al situarse en una posada, en el fondo se encuentra una referencia arquitectónica, observándose un arco de medio punto y una puerta.

Como buen conocedor del arte de Caravaggio, Rembrandt ha querido iluminar la figura de Cristo al ser la más importante, dejando a las demás en una zona de menor iluminación mientras que en el resto de la composición abunda la sombra. Los detalles, aunque están presentes, ya interesan algo menos al maestro, iniciándose en estos momentos esa "manera áspera" que le hará famoso al final de su vida, caracterizada por la pincelada espesa, pastosa y suelta, "áspera" en definitiva.

Fuente