Saltar a: navegación, buscar

Central San Ignacio

Para otros usos de este término, véase San Ignacio (desambiguación).
Central San Ignacio
Información sobre la plantilla
Institución con sede en Cuba Bandera de Cuba
Error al crear miniatura: Falta archivo

Primeramente conocido como Central Asturias, fue fundado en la zafra de 1859 en el entonces municipio de Agramonte.
Fundación:1859
Tipo de unidad:Central Azucarero
País:Cuba Bandera de Cuba
Dirección:Agramonte, Jagüey Grande

Central San Ignacio: Primeramente conocido como Central Asturias, fue fundado en la zafra de 1859 en el entonces municipio de Agramonte, más tarde Consejo Popular de Agramonte. Molió por un período de 104 años.

Orígenes

Como era costumbre de la época los ingenios molían durante las 12 horas del día y cocían el guarapo durante las 12 horas de la noche. Por su parte el central Asturias con la nueva tecnología adquirida implementó dos turnos de molida con su correspondiente cocido, logrando la implantación de 24 horas de trabajo durante el período zafrero.

En 1899 fallece el dueño del mismo, Don Joaquín, que en esos momentos tenía un capital sólido, sus hijos no conociendo con exactitud los negocios del padre deciden vender todas sus propiedades para marchar a Asturias, lugar de origen del padre.

En 1905 se realiza la venta del central y pasa todo a manos de Don Aurelio Fernández de Castro, quien cambiaría el nombre de Asturias, por San Ignacio en 1907, remozando la vivienda para sus períodos de estadía en la misma y construyó nuevas viviendas para trabajadores en el nuevo siglo.

El nombre de San Ignacio lo adquiere el Central por la devoción que sentía Don Aurelio por el Padre Ignacio de Loyola, fundador de la orden Jesuita.

Arrendamiento

En 1910 Don Aurelio, de profesión abogado, decide arrendar su ingenio a la Cia Sugar Cane la cual nombró como administradores a los señores Sectimio y Anastasio Segrera Sardinas, dicha compañía, llegada a la quiebra en 1922, entregó la industria a su propietario y éste, viejo ya y sin fuerza, tuvo la idea de demoler la industria.

Los colonos encabezados por Martín del Castillo le arriendan la industria y ponen como administrador a don Felipe Sotolongo, quién dignamente la presidió y administró, un cubano amante de simpatía y desposeído de toda política partidista, hizo del central que dirigió el centro de reunión de todas las actividades necesarias para triunfar en la empresa. San Ignacio llegó a producir más de 80 mil sacos de azúcar.

Quiebra

En el período de 1922 a 1928, debido a los bajos costos del azúcar, vuelve el central a caer en la quiebra por lo que se disuelve la directiva y entregan la industria con el fin de ser demolida por pérdidas financieras.

Para ese tiempo el maestro de azúcar que había llegado al central en 1923, el Señor Manuel García se comprometió a levantarlo nuevamente, y así lo hizo.

El 27 de agosto de 1958, fallece el Sr. Manuel García Herrera dejando un capital de 2 ingenios, caña y ganado, calculado esto en 16 millones de pesos no obstante de haber llegado a ser un millonario creó la costumbre de dar un estipendio de 30 pesos mensuales a las esposas e hijos incapacitados de los hombres que lo ayudaron y a los pocos ancianos ex-esclavos del antiguo Central Asturias.

Demolido

Posteriormente a esto el central San Ignacio estuvo moliendo hasta la zafra de octubre de 1962, llegó a moler por un espacio de 104 años. Pero fue demolido en octubre de 1962.

Fuentes