Saltar a: navegación, buscar

Chupete

Chupete
Información sobre la plantilla
Chupete.JPG
Pezón de goma o plástico que se le da a los bebés y niños pequeños para que chupen.

Chupete. También conocido como "chupón","chupeta", "tete", "bobo" o "pipo" es un pezón de goma o plástico que se le da a los bebés y niños pequeños para que chupen.

La palabra Chupete en inglés quiere decir Pacifier, o sea pacificador, conocido en Cuba como teto, lo que tranquiliza y calma. Es justamente con ese propósito que la mayoría de los padres empiezan a introducir el chupete al cotidiano de los bebés. Lo que no se puede ignorar es que todo proceso artificial que se introduzca para modificar el comportamiento de los niños tiene ventajas y desventajas, siendo necesario conocerlas antes de tomar la decisión de utilizarlo.

Los chupetes no suelen ser necesarios en los primeros días de vida, ya que el menor se pasa la mayor parte del tiempo durmiendo o mamando, con lo que satisface sus necesidades de chupar.

Diseño

Los diseños de los chupetes son básicamente similares, pero hay algunos que están hechos de un solo material, y por ende de una sola pieza; mientras que otros están conformados por dos o más materiales y su diseño se basa en la asociación de dos o más piezas. La razón más importante del diseño del chupete de una sola pieza es la de prevenir que la parte que se chupa pudiera desprenderse de su soporte y llegue a la tráquea del bebé, por el riesgo que esto implica.

Utilización del chupete

Está muy discutida la conveniencia sobre la utilización del chupete en los bebés. No obstante aún prevalece un mayor porcentaje de padres que optan por emplearlo con sus niños.

La razón de estar científicamente comprobado que los bebés desarrollan el reflejo de succión desde dentro del vientre de la madre y siendo éste un acto que luego le permitirá alimentarse en los primeros años de vida, hace que muchos estimen útil su empleo, ya que de otra forma es común ver a las criaturas succionando su dedo pulgar. Por lo tanto en su primer año (estimativamente) suele ser una solución para calmar la ansiedad y otras molestias que pueden afectar al bebé, como también angustias que suelen relativizarse por la sensación que produce en el niño el simulado efecto de reemplazar el pecho materno.

Los especialistas aconsejan que no se extienda su uso durante mucho más tiempo que el antes mencionado, por todas las complicaciones que puede acarrear su utilización -en exceso- a la futura formación dentaria, la aparición de llagas en las mucosas de la boca y el paladar, la mordida invertida, etcétera.

También existe el riesgo de contaminación con bacterias patógenas que les pueden provocar enfermedades a los bebés, entre ellas la Salmonella y los estafilococos.

Seguridad e higiene del chupete

  • Los chupetes que cumplen con las normativas son de una sola pieza, tienen una base lo suficientemente grande para impedir que todo el chupete pueda entrar en la boca del niño y llevan una anillo o tirador que permite sacarlo de ella.
  • Los collares pueden causar lesiones mortales, por lo que el chupete nunca debe colgar ni del cuello, ni de la muñeca, ni de la cuna del bebé, ni tampoco fijarse a su ropa con imperdibles.
  • El chupete del biberón no debe usarse como chupete, pues una succión muy vigorosa podría hacerla salir a través del aro que la retiene y asfixiar al niño.
  • Cuando el caucho se ve desgastado por el uso, puede liberar sustancias capaces de causar problemas alérgicos, por lo que conviene renovar el chupete.
  • Durante los primeros meses, es muy prudente esterilizarlo o hervirlo una vez al día.
  • No se debe embetunar el chupete con azúcar, miel o leche condensada, ni mojarlo con agua azucarada. Aunque todavía no tengan dientes, este hábito puede llevarles a padecer una forma de caries dental.

Fuente