Saltar a: navegación, buscar

Cohesión

Coherencia formal o cohesión
Información sobre la plantilla
Concepto:La coherencia es el conjunto de elementos lingüísticos cuyas funciones revelan sus relaciones mutuas.

Cohesión o coherencia formal. Va siempre unida a la coherencia que es el conjunto de elementos lingüísticos cuyas funciones revelan sus relaciones mutuas: se relaciona, pues, de modo directo con la morfosintaxis. No obstante, la cohesión garantiza la gramaticalidad de un texto y ello no da certeza de su coherencia o incoherencia: El picaporte bilingüe descifraba su tristeza, es desde el punto de vista normativo incoherente, aunque cohesionado.

Características

La cohesión se expresa en la estructura externa de un texto. Es el resultado de las relaciones entre los elementos que lo componen, a saber: palabras, sintagmas, y oraciones. Se manifiesta en la forma exterior del mensaje: en su codificación. En esta estructuración están presentes las relaciones del cómo. Coherencia y cohesión no pueden separase.

Un texto coherente solo puede ser expresado a través de una buena cohesión. La cohesión de un texto viene dada precisamente por las estrategias comunicativas de un emisor: en términos generativitas, la estructura profunda, con sujeto y predicado lógicos, guarda la intención comunicativa primaria. El emisor tiene que cerciorarse de que el receptor la capte. En pro de esa intención, cohesionará la estructura superficial. En última instancia, el oyente percibirá analíticamente la coherencia de esa intención a través de la cohesión de texto.

Por eso la coherencia y la cohesión se relacionan directamente con la competencia comunicativa de los integrantes de la comunicación, o lo que es lo mismo: con la capacidad que tienen emisor y receptor para emitir y comprender secuencias inéditas y adecuadas de la norma de su lengua y los contextos en que tales emisores pueden realizarse.

Los medios de cohesión textual

Para lograr la cohesión textual es necesario saber elegir los medios lingüísticos adecuados, estos son:

  1. Recurrencia: repetición de un elemento del texto en el mismo texto. Puede ser:
  • Mera recurrencia léxica. Cuando con valor enfático se repite la misma palabra en el discurso.
  • Repetición léxica a través de sinónimos y antónimos léxicos o contextuales.
  • Repetición sintáctica de lo designado: repetición enfática de una estructura sintáctica.
  1. Sustitución: consiste en la repetición de una determinada unidad de texto mediante:
  • El empleo de palabras de contenido muy general como cosa, persona, hecho.
  • Pronominalización con reflexivos, recíprocos, relativos, indefinidos, posesivos, demostrativos. Se sustituye un elemento del texto por un pronombre.
  1. Elipsis: ausencia o supresiones del elemento lingüístico de un texto. Supone elidir un segmento de una oración que es necesario para su construcción gramatical, pero no para su entendimiento. Puede ser telegráfica o contextual.

La elipsis telegráfica ha sido definida como aquella que carece de contexto lingüístico, de modo que se hace imprescindible conocer el marco de comunicación para entender el elemento omitido: depende, por tanto, del contexto extralingüístico y de la competencia textual de un hablante, si por ella entenderemos su capacidad de entender y emitir oraciones inéditas para él:

La elipsis contextual, por el contrario, no depende del contexto extralinguístico, sino del texto mismo, de ahí su importancia como elemento cohesionante en un discurso:

  • La elipsis nominal: omite principalmente un núcleo de este tipo, aunque sus modificadores y adyacentes, y otros elementos que aparecen en el mismo contexto también pueden ser elididos con él.
  • La elipsis comparativa: consiste en omitir algunas de las partes de los términos de comparación en las estructuras comparativas, por estar presentes en el contexto verbal.
  • La elipsis verbal: implica la elisión de una forma verbal, y aun, como en la elipsis nominal, de algunos de sus adyacentes sintagmáticos.
  • Las perífrasis verbales cuyo auxiliar se une de modo directo a un infinitivo pueden elidir este, a veces con un pronombre personal átomo que remite a lo omitido.
  1. Marcadores transoracionales: hay elementos, como las conjunciones, que no son meros enlaces con funcionalidad sintáctica, sino que expresan transiciones y conexiones mentales relacionando la oración en que se hallan con el sentido general de lo que se viene diciendo. Otra vez hacen referencia al contexto extralingüístico.

A ellos se les ha llamado enlaces ocasionales, o partículas, llamadas marcadores de función transoracional. El hecho de que su funcionalidad sintáctica sea mínima en comparación con su rendimiento pragmático y retórico queda de manifiesto en que en ocasiones se puedan elidir.

El hecho que no responda a una sola categoría gramatical y de que estén lexicalizados o fosilizados como sintagma delata que son un hecho de norma, no de sistema, y, por tanto, están acuñada por el uso por una comunidad lingüística que trata de marcar muchos aspectos de índoles retórica y pragmático. Ahora bien, no cabe duda de que tienen un enorme valor como conectores interoracionales de las sucesivas proposiciones de un texto, incluyendo a esta en un mismo marco significativo.

Los adverbios modificadores oracionales no son complementos obligatorios ni optativos del verbo, sencillamente quedan fuera de su rección; de ahí que vayan separados por pausas. Ello se explica porque estos marcadores se limitan a introducir comentarios relativos al contexto estralingüístico de la oración contextualizando el texto de una determinada situación comunicativa.

  1. Orden de los elementos: se refiere a la propiedad que se le dé a la información de los elementos que la integran. Por ejemplo, el valor que puede tener un complemento directo o un circunstancial al parecer como primer elemento de la frase, en el lugar del sujeto. Este orden puede ser lógico o psicológico. En español, por ejemplo el orden lógico de la sintaxis es: sujeto + verbo + complemento directo + complemento indirecto + complemento circunstancial.
  2. Efecto catafórico y anafórico: se refiere a la posibilidad que brindan algunos elementos del discurso de iniciar hacia delante (lo prospectivo) y volver hacia atrás (lo retrospectivo) en el mensaje. Ej:
  • Catafórico: elemento propulsor que anuncia o inicia algo que tiene su completo desarrollo posteriormente. Incita hacia delante.
  • Anafórico: elemento retrospectivo que conduce a un certificado anterior. Es, por tanto, recurrente. También se conoce como eco. Estos elementos ejercen su acción unificadora en el mensaje estableciendo una relación entre dos puntos: lo que se lee en un momento dado o lo que se escucha, y lo que ya se ha leído o escuchado y, por tanto, se conoce como: el carácter anafórico de "entonces" se expresa en su referencia a un tipo que no puede determinarse sin el mensaje anterior.

"Otros" nos lleva a "versos" que una información anterior, de ahí su carácter anafórico.

La importancia de los medios de cohesión radica en que permite el logro del carácter unitario que debe tener el texto. "Todo texto tiene una intensión centrípeta, pues todo confluye hacia un centro del contenido temático" este es uno de los saberes de la competencia lingüística que se manifiestan en la competencia discursiva.

Fuentes

  • Domínguez García, Ileana. Comunicación y texto. La Habana, Pueblo y Educación, 2010