Saltar a: navegación, buscar

Comisión Nacional de Boxeo y Luchas

Comisión Nacional de Boxeo y Luchas
Información sobre la plantilla
Institución con sede en Bandera de Cuba Cuba
Fundación:13 de diciembre de 1921
Estadio de:Boxeo
País:Bandera de Cuba Cuba
Dirección:La Habana

Comisión Nacional de Boxeo y Luchas. Institución creada en Cuba en 1921 por decreto de la secretaría de Gobernación con el objetivo de regular todo lo concerniente a la práctica del boxeo y la lucha en todas sus modalidades en la Isla.

La Comisión proclamó los primeros campeones nacionales en las nueve divisiones, así como el establecimiento de los límites de peso entre las mismas y estableció que todo boxeador que ostentara un título debía defenderlo dentro de un período de seis meses, a partir de la fecha de la obtención o última defensa.

Decretó que las fajas de las distintas divisiones eran propiedad de la Comisión y sólo podían ser usadas por los campeones, quienes estaban obligados a presentarlas ante la institución cuantas veces esta lo requiriese o devolverla en caso de pérdida del campeonato. Obligó a los boxeadores a renovar su licencia periódicamente y decretó que el incumplimiento de este compromiso los invalidaba para pelar en el territorio cubano.

Historia

En 1919, tras la muerte en un combate de boxeo del púgil cubano Joe Marroquín, el alcalde de [[La Habana]+ prohibió la práctica del boxeo en la ciudad; pero un año después, gracias a la intervención del secretario de Gobernación, coronel Charles Hernández se pudo reanudar su práctica.

La secretaría de Gobernación se propuso entonces regular todo lo concerniente a la práctica del boxeo y la lucha en Cuba y el 13 de diciembre de 1921 creó por decreto la Comisión Nacional de Boxeo y Luchas.

Prestigiosas figuras de la época, de reconocida afición boxística fueron escogidas para integrar la institución. La primera Comisión quedó integrada por coronel Rosendo Collazo (Presidente), Juan O´Naghten (vicepresidente) y comandantes Augusto York y Ramón Fonst junto a Mario Mendoza (vocales).

La Comisión proclamó los primeros campeones nacionales en las nueve divisiones, así como el establecimiento de los límites de peso entre las mismas. Estableció que todo boxeador que ostentara un título debía defenderlo dentro de un período de seis meses, a partir de la fecha de la obtención o última defensa. El que no lo hiciese así era sancionado por la Comisión con la pérdida del título.

Las fajas de las distintas divisiones eran propiedad de la Comisión y sólo podían ser usadas por los campeones, quienes estaban obligados a presentarlas ante la institución cuantas veces esta lo requiriese o devolverla en caso de pérdida del campeonato. Los boxeadores estaban obligados también a renovar su licencia de boxeador profesional periódicamente. El incumplimiento de este compromiso los invalidaba para pelar en el territorio cubano.

El coronel Rosendo Collazo se mantuvo al frente de la Comisión hasta 1925, año en que viajó al extranjero y fue sustituido por el general Pablo Mendieta Montefur. Al ser nombrado éste jefe de la policía quedó como presidente el comandante Enrique Recio.

Con la caída del presidente Gerardo Machado en agosto de 1933 concluyó el mandato de los militares de la secretaría de Gobernación al frente de la Comisión y en septiembre fue nombrado al frente de la misma el doctor Benigno Souza.

En 1938 se creó por Decreto Gubernamental la Dirección General de Deportes que a partir de ese momento controló la práctica del boxeo en Cuba.

Fuente

  • Alfonso, Jorge. Puños dorados: Apuntes para la historia del boxeo en Cuba. Editorial Oriente. Santiago de Cuba. 1988.